lunes, 15agosto, 2022
25 C
Seville

Cómo crear contraseñas seguras para tus cuentas online

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Aunque en los años 90 era bastante común tener contraseñas como ‘123456’ o ‘tequiero’, en la actualidad de estas claves se encuentran entre las más vulnerables del mundo. El abuso de este tipo de claves sencillas se lo ha puesto demasiado fácil a los hackers para vulnerar cientos de miles de cuentas en todo el globo, y es en parte responsable del aumento de ciberataques que está teniendo lugar en España en los últimos años.

Por eso es tan importante asegurarse de utilizar siempre contraseñas robustas para acceder a las cuentas online. Definitivamente no quieres que tu banca online o tu correo electrónico estén protegidos por algo tan endeble como el papel de estraza. En una era donde continuamente realizamos compras online y donde pasamos buena parte de nuestra vida en internet, es fundamental adoptar las siguientes medidas de seguridad para tus contraseñas:

1. Tus contraseñas deben ser aleatorias

Un informe sobre contraseñas débiles alerta sobre el uso de este tipo de claves. Por eso, la primera regla a la hora de crear contraseñas es que deben ser completamente aleatorias. Olvidate de contraseñas tan predecibles como tu fecha de aniversario o la combinación de letras ‘qwerty’. Tu contraseña tiene que ser completamente ilógica: una sucesión de caracteres sin sentido que resulten imposibles de averiguar mediante la ingeniería social o utilizando los listados de las contraseñas más populares.

Las contraseñas más comunes en España incluyen los nombres de los principales equipos de fútbol, expresiones cariñosas como ‘tequiero’ o ‘teamo’, y sucesiones numéricas como ‘12345678’. Por eso es tan importante descargar ese tipo de claves y optar por otras que resulten indescifrables para los hackers.

2. Usa una contraseña diferente para cada cuenta

No sirve de nada tomarse todo el trabajo para crear una contraseña robusta si luego la vas a utilizar en todas tus cuentas online. Si usas la misma contraseña para todo, todas tus cuentas quedarán expuestas si una de las plataformas online que utilizas sufre una filtración, como las muchas que han sufrido ya redes sociales tan populares como Facebook o Twitter.

Cuando se produce una filtración de contraseñas de este tipo, las contraseñas de millones de usuarios quedan expuestas, y normalmente pasan a estar a la venta en la dark web. Esto quiere decir que cualquier hacker puede hacerse con tu contraseña y utilizarla para vulnerar tu cuenta, pero además también podrá acceder a todas las otras plataformas online donde estabas reutilizando esta clave. Por eso es fundamental que evites este mal hábito.

3. No guardes las contraseñas en el navegador

Lo mismo ocurre si almacenas las contraseñas en el navegador. Definitivamente parece muy cómodo tener las contraseñas guardadas en el Chrome o el Safari, porque de esta forma no tenemos que recordar las claves que utilizamos para acceder a cada plataforma online. Pero lo cierto es que hacer esto se lo pone todavía más fácil a los hackers, ya que ni siquiera tienen que esperar a que se produzca una filtración: les basta con vulnerar tu navegador.

Visitar una página de phishing o descargar accidentalmente un archivo infectado puede ser suficiente para que tus contraseñas de Chrome, Firefox o Safari caigan en las manos equivocadas y faciliten un hackeo en tus cuentas. Por esto es tan importante que no almacenes nunca las contraseñas en los navegadores, y lo mismo puede decirse de los números de tu tarjeta de crédito.

4. Cambia las contraseñas cada 6 meses

Incluso siguiendo todos los pasos anteriores puede que sus contraseñas estén seguras por el momento, pero no lo estarán eternamente. Internet evoluciona muy rápido, y a cada rato aparecen nuevas amenazas o se producen nuevas filtraciones que ponen en peligro los datos de los usuarios. Como prevención frente a lo desconocido, tu mejor herramienta es cambiar continuamente tus claves para hacer que sea cada vez más difícil vulnerarlas.

Por supuesto, es impráctico cambiar de contraseña cada día o cada semana, pero lo que no puedes hacer es no cambiarla en 5 años. Muchos de especialistas en ciberseguridad recomiendan cambiar las contraseñas cada 6 meses aproximadamente, ya que esto reduce de forma considerable las posibilidades de sufrir un hackeo.

5. Comprueba si tus contraseñas han sido vulneradas

La regla de los 6 meses tiene sus excepciones, como toda regla. Por ejemplo, si una de tus contraseñas se filtra en internet, definitivamente deberías cambiarla de inmediato. La cuestión es saber cuándo se ha producido una vulnerabilidad en tus claves. Para esto dispones de diferentes herramientas que te pueden ayudar a detectar este tipo de filtraciones, incluyendo los gestores de contraseñas y algunas páginas web especializadas.

Es muy buena idea que compruebes tus contraseñas cada dos semanas aproximadamente para verificar que todas se mantengan intactas. Si se descubre que alguna de tus contraseñas figura en una filtración en la dark web, este tipo de herramientas pueden notificarte para que la cambies cuanto antes y te asegures de que tus cuentas vuelvan a estar protegidas al 100%.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído