Hace ya casi tres meses que el país quedó prácticamente paralizado como consecuencia de la epidemia de un nuevo coronavirus, entonces casi desconocido, al que se ha llamado Sars Cov 2. Desde mediados de marzo, dejamos de realizar nuestro trabajo con normalidad y también alteramos otras rutinas, como los encuentros con amigos o familiares, o el deporte. Puede que hayas aprovechado estas semanas de confinamiento para seguir haciendo deporte en casa, pero si estabas habituado a acudir al gimnasio, te darías cuenta pronto de que hacer deporte en el salón no es lo mismo que hacerlo en un lugar con todo el equipamiento necesario.

En la fase 2 de la llamada «desescalada» ya es posible abrir los gimnasios, si bien el aforo debe reducirse al 30% y los centros deben incorporar estrictas medidas sanitarias para minimizar el riesgo de contagio. Por ejemplo, deben desinfectar todos los aparatos antes y después de su uso y no pueden abrir los vestuarios. Esto ha hecho que muchos gimnasios hayan esperado a la fase 3 para reabrir en mejores condiciones, ya sin cita previa siempre que el aforo no supere el 50% del previsto para el local.

Es momento, por tanto, de volver a hacer deporte, y quizá de incorporar nuevas rutinas a tu entrenamiento. Así que, si estás pensando volver al gimnasio, una buena opción es empezar a realizar la rutina full body.

¿Por qué la rutina full body es una buena idea para retomar los entrenamientos?

La rutina full body es una buena forma de volver al deporte porque puedes realizar una rutina completa con solo tres días de entrenamiento a la semana. Esto te permitirá optimizar el tiempo que pasas en el gimnasio. Dicho con otras palabras, te permitirá ponerte en forma más rápido.

La rutina se basa en un esquema de entrenamiento híbrido, con una frecuencia 3. ¿Qué quiere decir? Que se trabaja de la siguiente forma:

  • un día fuerte o de intensidad alta: bajas repeticiones, enfocado a conseguir tensión mecánica. Es decir, un entrenamiento de fuerza.
  • un día de intensidad baja: altas repeticiones, enfocado al estrés metabólico. Dicho de otro modo, es un día para trabajar la resistencia muscular.
  • un día de intensidad media: medias repeticiones, mezcla de tensión mecánica y estrés metabólico, para lograr hipertrofia.

Este esquema permite evitar la linealidad en los entrenamientos, lo que los hace mucho más amenos. Además, es una rutina adaptable, de modo que se pueden aumentar o reducir los ejercicios o series por grupo muscular en caso de que se quiera potenciar algunas zonas.

Se trata de una rutina que pueden realizar hombres y mujeres de todas las edades, siempre y cuando no sufran de alguna patología que implique contraindicaciones y no sufran alguna lesión.

Además, es un esquema muy apropiado para principiantes de gimnasio, para quienes quieren realizar un entrenamiento funcional o combinar el gimnasio con otros deportes y para quienes no quieran dedicar demasiado tiempo al gimnasio. Es decir, es el tipo entrenamiento ideal para iniciarte o retomar la rutina ahora que salimos del confinamiento. Por eso, si aún no lo has probado, te lo recomendamos. ¡Verás que muy pronto recuperas o mejoras el tono que tenías antes del confinamiento!

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre