El Comité de la Asamblea General de las Naciones Unidas para el ejercicio de los derechos inalienables del pueblo palestino (CEIRPP) ha instado de manera firme al Gobierno de los Estados Unidos a anular sus decisiones de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y transferir la Embajada de los Estados Unidos en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén.

En un comunicado el comité ha afirmado que estas acciones «unilaterales constituyen una violación flagrante de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad, incluidas las resoluciones 476 (1980) y 478 (1980) y la resolución 2334 (2016), así como varias Asambleas Generales resoluciones, incluida la resolución 181 (II) y, más recientemente, la resolución A / 72/15».

El Comité palestino denunció la decisión y añadió que «sólo envalentonará aún más a Israel, la potencia ocupante, en la prosecución de sus acciones ilegales, incluida su anexión ilegal de Jerusalén Este, y aumentará las tensiones, con repercusiones de largo alcance y consecuencias inimaginables en el más amplio Región del Medio Oriente y en todo el mundo. Jerusalén, un punto de apoyo de la Cuestión de Palestina, es de especial importancia para israelíes y palestinos y posee dimensiones y herencia espiritual, religiosa y cultural únicas como ciudad sagrada para los seguidores de las tres religiones monoteístas. La comunidad internacional, a través de las Naciones Unidas, ha condenado todas las medidas destinadas a alterar la composición demográfica, el carácter y la situación del territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, y declaró que no reconocerá cambios en las líneas de 1967, incluidos con respecto a Jerusalén, aparte de los acordados por las partes mediante negociaciones».

La comunidad internacional ha subrayado en repetidas ocasiones que una solución amplia, justa y duradera a la cuestión de la ciudad de Jerusalén debería tener en cuenta las preocupaciones legítimas de las partes palestina e israelí y debería incluir disposiciones internacionalmente garantizadas para garantizar la libertad de religión y de conciencia de sus habitantes, así como el acceso permanente, libre y sin obstáculos a los lugares sagrados por personas de todas las religiones y nacionalidades.

Subrayando la necesidad de esfuerzos colectivos urgentes para promover la paz y la seguridad a través del fin de la ocupación israelí que comenzó en 1967, el Comité pidió la intensificación de todos los compromisos internacionales y regionales hacia este objetivo, incluidos los relacionados con:

  • Solución del Estado, basada en las líneas anteriores a 1967
  • Jerusalén Oriental como la capital del Estado de Palestina independiente.

Por otro lado, las protestas a la decisión de Donald Trump continúan, protestas que están siendo reprimidas con extrema dureza por parte de las fuerzas de ocupación israelíes. Miles de palestinos en Cisjordania y Jerusalén oriental marcharon en protesta por la reciente decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y el traslado la embajada de Estados Unidos.

Los manifestantes se dirigieron a los puestos de control israelíes en varios distritos para expresar la condena y el rechazo de una decisión ilegal que va en contra de las resoluciones de la ONU y del derecho internacional. En Ramallah, cientos se reunieron después de la oración del viernes y marcharon a la entrada norte de al-Bireh, donde se produjeron enfrentamientos con soldados israelíes.

En la aldea de Nabi Saleh, varios palestinos sufrieron asfixia como resultado de los enfrentamientos que estallaron con los soldados en la aldea. El activista Nariman Tamimi dijo a WAFA que los soldados israelíes allanaron la aldea y dispararon gases lacrimógenos y balas de goma contra los jóvenes que a su vez arrojaron piedras contra los soldados armados.

En Belén, las fuerzas israelíes reprimieron una protesta y utilizaron gas mostaza, latas de gas lacrimógeno y balas de goma contra los manifestantes desarmados, mientras que en Hebrón, un joven fue golpeado por un cartucho de gas lacrimógeno en la pierna sufriendo lesiones leves.

Varios jóvenes resultaron heridos en los enfrentamientos que estallaron en la zona de Bab al-Amoud en la Ciudad Vieja de Jerusalén, mientras que otros fueron detenidos para ser interrogados a medida que aumentaban las tensiones en la ciudad.

Según ha informado la Media Luna Roja Palestina, decenas de palestinos sufrieron asfixia durante los enfrentamientos en la ciudad de Nablus y las aldeas vecinas, así como en la ciudad de Tulkarm.

Por otro lado, las condenas internacionales a la decisión de Donald Trump continúan. El presidente de Pakistán, Mamnoon Hussain, condenó el viernes la decisión de los Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y sus planes de trasladar la embajada: «Esta decisión tendrá efectos negativos sobre la paz y la estabilidad en la región».

Hussain ha alentado a todos los musulmanes del mundo a que se ocupen seriamente de este peligroso desarrollo, afirmando que es inaceptable reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

Asimismo, acogió con agrado los llamamientos del presidente turco, Recep Erdogan, para celebrar una reunión urgente con la Organización de Cooperación Islámica (OCI) para discutir este delicado tema.

Mientras tanto, el Parlamento paquistaní consideró la decisión de Trump como un ataque contra la nación islámica.

Por su parte, el Gobierno de Sudáfrica afirmó que está profundamente preocupado por la acción unilateral de los EEUU, una decisión que socavará el progreso que se ha registrado en el contexto del Proceso de paz de Medio Oriente (MEPP).

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores sudafricano afirmó que el MEPP «busca garantizar una paz duradera y sostenible entre el Estado de Israel y el Estado de Palestina. La decisión de trasladar la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén Este es lamentable y no es constructiva para avanzar en una solución sostenible en el MEPP».

Para los sudafricanos el unilateralismo amenaza el equilibrio global del poder, la seguridad y la estabilidad en un entorno relativamente volátil, manteniendo que la cooperación, el diálogo y la consulta internacionales son, por lo tanto, fundamentales para garantizar la interacción pacífica entre los Estados.

Sudáfrica pidió al gobierno de los Estados Unidos de América que reconsidere su decisión de trasladar su Embajada a Israel a Jerusalén Este, ya que esa medida compromete y socava los principios de una solución de dos Estados basada en la coexistencia pacífica entre los pueblos de Israel y Palestina.

Además de la represión, Israel continúa con su provocación a la comunidad internacional con planes de construcción de más de 14.000 viviendas para colonos israelíes, colonias que ya han sido declaradas ilegales por Naciones Unidas. 6.000 de estas viviendas serán construidas en Jerusalén Este.

Según fuentes de medios israelíes, el ministro de Vivienda y Construcción, Yoav Galant, propuso un plan para construir 5.000 viviendas ilegales en Atarot, al norte de Jerusalén, cerca de Ramallah, y otras 1.000 para el barrio ilegal de Pisgat Zeev, en Jerusalén Este.

El anuncio se produjo después de que Trump reconociera a Jerusalén y la capital de Israel y dijo que planea trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, violando la ley internacional y generando críticas de los líderes mundiales y los aliados de Estados Unidos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre