Sevilla, la capital de Andalucía y donde, año tras año, muchas familias buscan un colegio en el que escolarizar a sus hijos; un colegio de calidad, con un proyecto educativo interesante y en el que, además de aprender, sus hijos incorporen valores como el respeto en su vida diaria.

 

El Colegio Internacional Alminar cumple con todos estos requisitos desde sus inicios como institución educativa. Y es que la tradición del saber hacer siguen presentes en el día a día y con la mirada siempre puesta en el futuro para evolucionar con los propios alumnos.

Colegio sinónimo de calidad

El Colegio Alminar es todo un sinónimo de calidad. Éste es un centro educativo privado, mixto laico e ideológicamente independiente, cuyo principal objetivo es la formación integral de sus alumnos. Una formación que esté basada, esencialmente, en los valores de la tolerancia, el respeto, la excelencia académica y la capacitación para incorporarse al mundo global.

Así, la meta de este colegio con cada uno de sus alumnos en prepararlos a través de una formación humana que les garantice el ejercicio de la actividad profesional y cívica. El Colegio Alminar entiende que, actualmente, vivimos en una sociedad global y pluralista que requiere de personas capaces de participar activamente en ella, entendiendo la diversidad de la misma.

Por tanto, los alumnos que pretende formar este colegio privado de Sevilla serán ciudadanos críticos, reflexivos, creativos, participativos y comprometidos con los Derechos Humanos.

Proyecto educativo y metodología de formación

El Colegio Alminar tiene una amplia oferta educativa, pues atiende a prácticamente todos los niveles: desde Educación Infantil a Bachillerato, ofreciendo siempre una formación bilingüe.

Teniendo en cuenta esto, su proyecto educativo parte de un contexto de convivencia, justamente algo que transmiten a los alumnos desde sus primeros días en las aulas. Así, les trasladan a los mismos la necesidad e importancia de una convivencia sana, que se base en el respeto, la tolerancia y la cooperación. De este modo, el proyecto educativo del Colegio Alminar potencia y apoya el crecimiento de las capacidades personales de cada uno de sus alumnos, fortaleciéndolas con valores esenciales.

Con ello, entienden que cada alumno tiene unas capacidades diferentes y, por tanto, se potencia a todos ellos por igual, buscando siempre que cada uno logre su máximo. Esto se consigue enseñando cada día el valor del trabajo diario y regular.

Esto les permite también ser un colegio internacional; un colegio que trasciende los límites geográficos de los pueblos formando a alumnos como ciudadanos del mundo.

La metodología del colegio también es muy clara: a los alumnos se les propondrán situaciones concretas que les permitan prepararse para elegir opciones, siempre de manera libre y responsable, adquiriendo a su vez los criterios adecuados.

Se basa, por tanto, en un modelo de enseñanza abierto y flexible, que aboga siempre por la innovación, incorporando y alentando a los alumnos a descubrir e interiorizar los progresos que van teniendo lugar en la sociedad.

Pero no sólo eso, y es que tanto los alumnos como los profesores se someterán a una evaluación contínua, que permite identificar los progresos de cada uno y detectar conflictos en caso de que sucedan. Siempre con una atención tutorizada y personalizada, con la que se pueda tratar a los alumnos adecuadamente, entendiendo sus problemas y necesidades.

La figura de los tutores, pues, es primordial: acompañarán al alumno durante todo su periodo escolar, así como durante su proceso de maduración personal, favoreciendo un clima de confianza y comunicabilidad.

La excelencia como objetivo

El Colegio Alminar tiene una identidad muy clara, y es que entienden que el mundo académico es un espacio cada vez más colaborativo y que, como todo, la manera de estudiar también ha cambiado y evolucionado. Por tanto, el proyecto educativo de este colegio pretende potenciar las habilidades de los alumnos, buscando siempre la máxima excelencia de cada uno de ellos en todas las facetas.

Este colegio privado de Sevilla, que aúna tradición, presente y futuro en cada una de sus acciones y proyectos, es una de las mejores opciones a valorar. El plazo de matriculación ya está abierto de cara al curso académico que viene, esperando recibir padres y alumnos que compartan la filosofía del centro escolar.

Un centro educativo que se ha postulado como todo un referente en Andalucía por sus prácticas innovadora; unas prácticas que junto a la enseñanza de competencias, valores y aptitudes básicas en el día a día, permiten formar alumnos totalmente capaces y preparados para enfrentarse a la sociedad actual.

El mundo digital y la globalización tienen cabida dentro del Colegio Alminar.

20 años de un Proyecto Internacional

En el curso 98-99, hace 20 años, Alminar inició una nueva etapa que se plasmó en el nombre con la introducción del adjetivo “internacional”. Se amplió el edificio, se mejoraron notablemente sus instalaciones, crecieron los servicios y se actualizó el Proyecto Educativo. En 2012 se añadieron 15.000 m2 . más a la parcela original. Estos nuevos terrenos se dedicaron exclusivamente a espacios deportivos y de recreo. La evolución de la sociedad y de los conocimientos sobre cómo aprendemos exigía una renovación pedagógica profunda. Actualmente el Proyecto Educativo de Alminar, conservando algunos de los elementos básicos de sus orígenes (la proximidad a las familias y al alumnado, la formación en valores, la preparación para los estudios universitarios, entre otros), se propone capacitar a nuestro alumnado para afrontar con responsabilidad y preparación los retos de una sociedad en permanente cambio, desde la motivación, el pensamiento crítico y la inteligencia emocional, en el contexto de un mundo globalizado. La vocación internacional de nuestro proyecto se dirige a preparar personas que se sientan cosmopolitas, formadas en la tolerancia y el respeto, y que entiendan que ese sentimiento no excluye el amor a lo próximo, a la tierra natal. No hay por qué perder las señas de identidad.

En los últimos años, el equipo educativo ha realizado un estimable esfuerzo formativo para incorporar estos elementos imprescindibles para la tarea docente. De manera que nos encontramos en pleno desarrollo de un proyecto que se sustenta sobre cuatro pilares (bilingüismo, digitalización, internacionalización e inteligencia emocional) en absoluto estáticos, sino en continuo progreso. Esta proyección hacia el futuro configura un modelo educativo abierto permanentemente. Si queremos que nuestro alumnado sepa adaptarse al mundo cambiante en el que ha nacido, tenemos que mantenernos alerta, en continua reflexión y preparados para acoger de forma fundamentada los cambios que se avecinan, sin caer en la tentación de abrazar la novedad por la novedad. Llevamos más de medio siglo al servicio de educación. En 2065 celebraremos, sin lugar a dudas, el primer centenario del Colegio ALMINAR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 5 =