Ante la suspensión de las clases presenciales a causa de la crisis sanitaria desencadenada por el coronavirus (COVID-19), en el Colegio Internacional Alminar de Sevilla, se plantearon el reto de desarrollar 100% su actividad docente de forma no presencial con los mismos estándares de calidad del modo presencial: impartir clases, realizar las tutorías, las reuniones de tutores, las diversas coordinaciones, el seguimiento de los alumnos que presentan dificultades de aprendizaje o de los de altas capacidades, etc. Siempre respetando el horario semanal completo tal cual lo desarrollan en el modo presencial.

Para cumplir ese reto era imprescindible que respondiera a la perfección su Proyecto Digital. El coordinador del mismo ha tenido un protagonismo esencial en la puesta en funcionamiento de medidas y recursos para el logro del objetivo propuesto.

La base de todo lo constituye la creación de aulas virtuales, que son el centro neurálgico a través del cual el profesorado realiza la gestión de su actividad docente: comparte temas, actividades, tareas, se comunica de forma directa con el alumno y también lo evalúa de forma directa.

HERRAMIENTAS DE DIGITALIZACIÓN. CALIDAD E INNOVACIÓN A LA ALTURA DE NUESTROS TIEMPOS.

En Alminar han optado principalmente por Google Classroom, que permite un seguimiento exhaustivo del progreso del alumnado y una relación muy directa con el mismo. Además, en aquellos cursos en que se utilizaba Showbie como aula digital se ha preferido que se continúe con ella al ser un entorno ya conocido por los alumnos de esos cursos. 

El haber tenido implementado un modelo one to one con el uso de iPads desde 4º de Primaria ha facilitado la transición hacia el modelo no presencial, ya que en estos cursos se utilizan de forma habitual herramientas on line.

En los cursos de Infantil y 1º a 3º de Primaria, la gran profesionalidad de su experimentado equipo docente ha permitido una implementación muy rápida de Google Classroom.

Asimismo, se apoya el desarrollo de las clases con diferentes herramientas que están dando una profundidad y calidad a la enseñanza on line pareja a la presencial. El uso de ZOOM para videoconferencias, en las que bien se imparte clase, bien se resuelven dudas o se realizan ejercicios concretos, además de su uso para consultas directas de alumnos junto con herramientas de mensajería rápida como la app Mensajes, acercan de forma significativa a sus profesores y alumnos. La combinación de ZOOM con pizarras digitales como Miro Dashboard, presentaciones realizadas con Keynote, Genially o Canva y otros, ahondan en esa calidad que adquieren las clases no presenciales del Colegio Alminar.

Mención aparte merece la acción tutorial. El equipo de tutores mantiene un contacto permanente con padres y madres utilizando, entre otros medios, correo electrónico corporativo, Classdojo y FaceTime.

Un sinfín de actividades adaptadas a la excepcional situación en la que nos encontramos, con el uso de diferentes herramientas adaptadas y en apoyo de lo que siempre ha sido la seña de identidad del Colegio Alminar: una educación de calidad contrastada, personalizada, tutorial, cerca de los alumnos y de las familias.

Todo este entramado no sería posible sin la implementación de un sistema de comunicación interna, fluido y de calidad, que permita una respuesta rápida y acorde a las necesidades. La gran ventaja del Colegio Alminar era contar ya con un sistema de comunicación interna sobradamente trabajado, con el uso de la plataforma Alexia, correo corporativo y el trabajo cooperativo de las diferentes coordinaciones a través de Google Drive.

Además, se ha potenciado la comunicación incorporando el uso de Google Hangouts y la continuidad del uso de Alexia Aulapara el seguimiento de alumnos.

Todas estas actividades relacionadas con la comunicación digital interactiva entre alumnado, profesorado y familias, hacen del colegio privado de Sevilla Alminar sea un colegio puntero tanto a nivel Nacional como a nivel europeo, situándose entre los mejores colegios de España. 

LA CRISIS COMO OPORTUNIDAD DE MEJORA

La tecnología era necesaria, pero no suficiente. Se necesitaba el decisivo factor humano: el esfuerzo, la entrega, la dedicación, el deseo de hacer bien las cosas, la profesionalidad, la experiencia, el amor a su trabajo, de todo el profesorado para poner en funcionamiento esa compleja maquinaria.

Y la importante colaboración de nuestras familias, ese punto de complicidad para mantener la disciplina de la clase y del horario en el espacio de los hogares.

La crisis que vivimos, aunque es prioritariamente de orden sanitario porque afecta a la salud de cientos de miles de seres humanos, involucra todos los aspectos de nuestras vidas y estoy convencido de que supone un punto de inflexión importante en la forma que tenemos de entender la vida, el mundo, las relaciones y, cómo no, la educación.

Pasar del modo presencial al no presencial de la manera en que lo han tenido que hacer en los centros educativos no es asunto que se pueda tratar a la ligera como un mero proceso pasajero que desaparecerá y se olvidará en cuanto regresemos a las aulas.

Y podríamos decir algo más contundente: no solo no se va a olvidar, sino que, cuando retornemos a las aulas, nada va a ser igual. El haber vivido 100% el modo no presencial de desarrollar la actividad docente va a modificar esencialmente nuestro modo de entender y de atender la educación, la forma de evaluar, la manera de relacionarnos con las familias, con nuestros alumnos y con nuestros compañeros de equipo, las metodologías, los recursos, en fin todo lo que involucra la vivencia educativa.

El cambio que las TIC estaban desencadenando antes de la actual crisis en las relaciones personales y sociales, en el mundo laboral y en el educativo va a acelerarse como consecuencia de esta crisis global y el sector educativo no puede quedarse ni atrás ni al margen. Tendrá que adaptarse a las nuevas exigencias, a los nuevos contextos. Sin duda, estamos en la línea de salida de un modelo educativo diferente en el que la presencialidad física va a dejar paso a otro modo de presencialidad y habrá que reestructurar con carácter de urgencia las infraestrucutras educativas, las estrategias, la forma de evaluar, en definitiva, desprenderse definitivamente de los restos de un modelo que hundía sus raíces aún en el siglo XIX…

En Alminar también están preparados para afrontar este reto de un futuro que ya es presente.

Actualmente el Colegio Internacional Alminar tiene abierto su proceso de admisión para el próximo curso. Para más información, pueden visitar su web www.colegioalminar.es

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre