Da miedo, pánico me atrevería a decir, la información que publicó el diario Hispanidad en referencia al actual presidente de la CNMV, Sebastián Albella. El propio titular de la noticia ya es inquietante: «Albella sale vivo del Congreso y se asegura su reelección al frente de la CNMV». Además, nuevamente se informa de la incoherencia de algunos diputados del PSOE que, en la comparecencia de Albella llegaron a deshacerse en elogios a la gestión que ha hecho este señor de los mercados españoles, un presidente de la CNMV que llegó a alabar y defender las operaciones en corto porque aportan liquidez a los mercados y desinflan burbujas. ¿Fue el Banco Popular una burbuja que había que desinflar?, ¿en favor de quién? Tal vez el diputado socialista por Cantabria lo sepa, nosotros también y lo escribimos a diario. Transparencia, señor diputado, dispone de este medio libre e independiente para que pueda exponer sus motivos para aplaudir al presidente de la CNMV.

En este medio ya llevamos más de 3 años informando puntualmente de lo que ocurrió con la sexta entidad financiera del país y del pánico entre los clientes que se generó, precisamente, por la operación bajista que llegó a ocupar el 12% del capital bursátil y que Albella, su aplaudido,  no detuvo, como sí hizo una semana después con Liberbank a pesar de que el ataque de los cortos era infinitamente inferior.

¿Creen ustedes lectores y lectoras que es un comportamiento para aplaudir desde la ideología socialista, progresista de izquierda, desde la honestidad  y desde la la ética? Por favor, una vez mas aconsejo a los socialistas en el poder que lean la frase de Pablo Iglesia Posse inscrita en su carnet de militancia del PSOE (los que aplauden los comportamientos de Albella  conocéis de verdad el significado de esa frase). Por favor coherencia.

El PSOE no puede aguantar, desde su ideología socialista y de un mundo de igualdad real, al señor Albella (este señor no sabe lo que es ese concepto, igual que la señora Calviño, que repase la titular de economía del Gobierno de coalición de izquierda progresista la frase de su juramento al cargo que ostenta) ni un minuto más en un cargo tan importante para la economía española, mucho más en la situación actual. La solución para el relevo al frente de la CNMV, desde luego, está en el programa electoral socialista de Ferraz y no en parte del equipo de camarlengos monclovitas que, en realidad, han organizado un gobierno en la sombra que parece que han sometido la voluntad del que fue elegido por los ciudadanos y las ciudadanas españolas. Véase, por ejemplo, lo que ocurrió con el nombramiento de la presidenta de la CNMC. Todo un éxito para la triple entente neoliberal del Ejecutivo.

Desde luego, mantener a Sebastián Albella en la CNMV no es socialismo porque es una herencia recibida de Luis de Guindos y, en consecuencia, un legado bien recibido por Nadia Calviño. Al actual vicepresidente del BCE le puede interesar que lo mantengan para que no hable, por ejemplo, del Caso Banco Popular. Este es el favor que le ha podido pedir a Calviño por su amistad histórica, amigas y amigos en común, a cambio de su apoyo para la presidencia del Eurogrupo.

Si a lo anterior le añadimos algunas «maldades» de los tres (De Guindos, Calviño y Albella), con el apoyo de la banquera de llamas rojas, nada que ver, sus conexiones con algunos componentes el Ibex 35 que tienen su origen en favores por auditorías, la próxima comparecencia del presidente de la CNMV en la Audiencia Nacional, podríamos poner evidencia en lo que venimos denunciando en este medio: que en este gobierno mandan los neoliberales Calviño y Redondo. ¿Por qué?, si la estrategia que le preparo la SSS no le salió.

Y, sobre todo, ¿por qué lo permite Podemos «sin chistar» cuando su programa electoral es absolutamente contrario al nuevo capitalismo deshumanizado? ¿Puede ser el «peaje» de Redondo para convencer a los socialistas para que pactasen con Pablo Iglesias? Al menos, es lo que parece, atención lectoras y lectores, ministros y ministras, (señora vicepresidenta tercera, así se expresa el mundo de la igualdad real)  a los acontecimientos.

Es obvio que ni el Partido Popular ni Vox se van a oponer a que Albella continúe en su cargo. Recuerden las palabras de Montoro: «que se caiga España, que nosotros la levantaremos». ¿A qué políticas de connivencias con el capital se está jugando en los despachos de estos cuatro partidos? Y lo que es más inquietante, ¿estarán gobernando Soraya Sáenz de Sanamaría e Iván Redondo, los muñidores finales de la moción de censura?

Sebastián Albella parece un hombre fatuo, engreído y un ridículo figurín. Parece ser que lo pusieron el PP y Ciudadanos (Garicano), y representa lo mas preocupante de la derecha, la deshumanización. Una importante persona del Partido Popular afirmó que lo había puesto De Guindos y que era la persona con más conflictos de intereses que había pasado por la CNMV en toda su historia. Los antiguos consejeros del Banco Popular no lo pueden ver, por su falsedad y oportunismo, probablemente obedeciendo órdenes de Guindos desde el PP de la Vicepresidencia de la Moncloa de Rajoy. Por eso sorprende aún más que al diputado socialista por Cantabria (qué casualidad) se le acabaran los elogios hacia Albella y su trabajo como supervisor de los mercados. Algo así no se podría esperar ni siquiera de un representante del PP radical. Esta incoherencia ideológica la tendrá que explicar su señoría cántabra, Don Pedro, en el lugar que corresponda, es decir, ante todas y todos sus compañeros de partido y, sobre todo, a la militancia socialista más temprano que tarde.  

Eso sí, cuando Albella vaya a declarar en la Audiencia Nacional no se va a encontrar en una situación cómoda, ni con los aplausos de un diputado socialista, ni de Cantabria ni de Euskadi, no le van a poner una alfombra roja, ni cámaras ni focos para que se luzca, porque hay millones de personas arruinadas que quieren respuestas. Albella tiene mucho que decir con la obligación, nuevamente, de decir la verdad…, como le ocurrirá a la señora de la llama roja paisana del diputado. Ver y oír para creer.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Como no va a ser bien recibido en la CNMV el tal Albella si es tambien integrante de la banda de ladrones del Banco Popular,que la miseria caiga sobre ellos y sus familias lo mismo que nos hicieron a nosotros.Todos ellos se tapan unos a otros como miserables que son.Guindos, la botina, la calviño,son todos iguales unos miserables.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre