Alguien nos la está colando doblada. Y no es que recele, quién sabe por dónde circula el placer no conocido, pero sin permiso me da un qué sé yo. Está claro que esto del virus monárquico va a ir a más geométricamente, y no parece que sea excesivamente grave… aunque tampoco debe ser una tontería, quiero decir que si Cody te coge de frente, como cualquier chorrada, te llevará por delante… o sea: que es peligroso en cuanto que supone un riesgo más de entregar la papeleta.

Pero veamos cosas tristes, ¿de verdad están nuestras autoridades preocupadas por la salud… o por la interpretación de su gestión (también conocida como voto)? Si supieran que hay un peligro real ¿se van a atrever a prohibir el ejercicio pasional-callejero de la Semana Santa este año? ¿El aluvión de romerías del mes mariano? Y ya no lo digo por lo económico, sino por la revolución que supondría esto en la calle, ¿no se celebra el Rocío?: no me lo creo, nadie se va apuntar el tanto incluso siendo consciente de las consecuencias, suponiendo que fueran malas…

¿O sí? ¿O comprar conservas y congelar animales variados? Mi hijo me dice que vamos necesitar una escopeta de cañones recortados y una katana… no debemos olvidar que las series de zombies han servido para naturalizar el aislamiento y la sensación de peligro ante lo exterior, hasta el extremo de banalizar el asesinato brutal entendido como autodefensa justificada. Ahora, de repente, ¿la pesadilla se hace realidad?

No sé si sería conveniente no prevenir, quiero decir que se deben tratar y aislar los casos, seguir los protocolos establecidos como con cualquier enfermedad contagiosa; la cuestión es que hemos creado con las decisiones preventivas, aparentemente útiles, problemas nuevos: apestados, rechazo, xenofobias, inseguridad económica, aislamientos forzados, clasismo, negocios efímeros… ¿No parece todo diseñado para una película cutre de serie B con un malvado estúpido creado para la victoria del Superagente 86?

Lo repito, la prensa hoy es un problema. La falta de formación, evidente en lo literario, en lo retórico o en lo discursivo, y la necesidad de conseguir audiencia (aunque sea disimulando que no interesa conseguir audiencia), han destruido un oficio antes vinculado al compromiso ético, político, artístico… sin romanticismos, coño, es que se nota demasiado que la prensa aspira a ser una red social, y no podrá serla, ese territorio ya está ocupado. Digo: los medios han construido un problema magnificándolo que ya nadie puede controlar.

Fíjense, no afirmo conspiración alguna ni mente maquiavélica que haya diseñado nada. Lo que digo es que hemos entrado en una espiral de la que ya es imposible salir, porque si no hacemos nada y pasa algo: pagaremos; y esto nos lleva a la sobreactuación y a una realidad cambiante en la que ya hay intereses creados nuevos: empresariales, familiares, políticos, farmacéuticos, mediáticos, turísticos, de movimientos internacionales… yo qué sé, ya todo está manchado de miedo a la pandemia que casi no mata.

Es una buena ocasión para observar cómo funciona la locura humana, cómo se alteran los sistemas inestables, cómo un simple empujón puede generar una posible catástrofe mundial incontrolable, y lo contrario, cómo puede quedar todo en nada, y volver a la casilla de salida.

Loco humano, que en vez de pasar por aquí sin que se note demasiado y exprimiendo lo que de espectáculo emocional tiene el mundo, placer y dolor, vive engañado en una burbuja de supuesta libertad que no es más que el campo de trabajo de las matemáticas caóticas. Idiotas que explotarán toda esta miseria y de los que no quedará (no legaremos) piedra sobre piedra… polvo al polvo.

Las consecuencias de todo esto ¿será el enfriamiento de la economía mundial?, ¿el regreso a la economía productiva local? Ojalá, antes pagarán, me temo, los movimientos migratorios: ¿quién mueve los hilos? Permítanme cantar: “Es el final del mundo como lo conocemos, pero me siento bien…”, no nos queda otra.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPor las hijas del mañana
Artículo siguienteCaso Popular: Linde tendrá que ratificar las conclusiones del Banco de España respecto al informe de Deloitte
Francisco Silvera. Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -Libro de los silencios (2018) -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es. Libro de los silencios ha sido galardonado por el jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 en la modalidad de relatos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre