incertidumbre

Los seres humanos aborrecemos la incertidumbre. Eso lo sabemos muy bien los psicólogos sociales, aunque algunos políticos parecen no entenderlo. La clave está en la autoconfianza. En un mundo sin conocimiento científico, selvático, instintivo, basado en lo sensible, lo reconocible, y lo comprobado, la especulación resultaba muy peligrosa.

Así, hace millones de años, cuando el comportamiento empezó a ser algo reconociblemente humano, hacer las cosas conforme a lo conocido significaba la vida, y aventurarse a un riesgo especulativo significaba la muerte. Necesitamos confiar en el éxito de una empresa que abordemos para poder realizarla. Así sobrevivimos en el pasado, y sobre estas claves se instaura buena parte de nuestro comportamiento en el presente.

Ciudadanos se halla inmerso una crisis terrible por el autosabotaje que Albert Rivera y sus acólitos han impuesto a este partido. Lo han desideologizado, atentando contra la confianza de sus votantes. Es decir, los votantes no saben a qué atenerse ante la ausencia de una ideología clara.

La consecuencia es que este Partido tiene una fuga de votos, nada más y nada menos, hacia el PP, hacia Vox, hacia el Psoe y la Abstención. Catastrófico. No se puede venir a la política con la aureola de querer cambiar “la vieja política”, sin conocer la vieja política. Las cosas no son nunca absolutamente buenas, o absolutamente malas.

Debes conocer en profundad aquello que quieres cambiar para poder hacerlo bien, o te arriesgas a cambiar cosas que funcionan, por cosas que no funcionan. El problema es que Albert Rivera no sabe de política, y, además, está mal aconsejado. Es un populista que se ha movido a golpe de encuestas. Ha ido dando virajes y bandazos a izquierda y derecha hasta el punto de que, a día de hoy, ya no sabe donde tiene la cabeza.

Ha desorientado a sus votantes, o lo que es lo mismo, ha sembrado la incertidumbre entre los suyos, y como hemos dicho anteriormente, los seres humanos odiamos la incertidumbre.

Por el contrario, el Psoe ha pasado por un bache ideológico del que está saliendo actualmente. La dicotomía izquierda-derecha es un espejismo político y sociológico hoy en día. Las personas, y la vida misma, es demasiado compleja para pretender adscribir visiones de organización social, es decir, ideologías, sobre parámetros culturales y simbólicos del pasado, que es lo que se esconde detrás de los conceptos izquierda o derecha.

El concepto Nuevo Psoe empieza con un planteamiento ideológico renovado, sin ser nuevo. Los ladrillos conceptuales que conforman su estructura son los mismos de siempre, pero combinados de otra manera. No es que las ideologías hayan muerto en virtud de movimientos de transversalidad, sino que las ideologías, tan necesarias como siempre ante la humana necesidad de plantear referencias claras, deben ser más transversales.

Así, en el Psoe estamos sabiendo ser algo más amplio, extensivo, ecuménico, integrador y amable que, simplemente ser de “izquierdas”: estamos sabiendo, por fin, gracias a Dios, ser Progresistas. Y lo que es más importante, ser Moderados. Efectivamente, hoy día Pedro Sánchez ha sabido dejar de hablar de “izquierdismo” (un término que solo identifica al 25% de la población, que genera rechazo, enfrentamiento y confrontación) por un término, y unos planteamientos integradores, amables, de mano tendida, modernos, simpáticos y aceptables para la mayoría de la población, como es el Progresismo Moderado.

En el “izquierdismo” cabe poca gente, pero en el Progresismo Moderado cabe muchísima. Y necesitamos ser muchos para cambiar las cosas. El “izquierdismo” es “ahora me toca a mí…”, es “te vas a enterar…” es confrontación y creencias en absurdas “superioridades morales” (cosa que también les pasa, por cierto, a los que se autodefinen de “derechas”); frente a esto, el Progresismo Moderado es “hagámoslo todos juntos…” es “esto es cosa de todos…”, es el hermanamiento y la mano tendida.

Es la búsqueda de soluciones integradoras, nuevas, para viejos problemas no resueltos. Es diálogo. Es concordia. Es el futuro de este país. El Nuevo Psoe ha encontrado su punto de apoyo ideológico. Su referencia. Su camino. Ahora debemos mejorar las estructuras. Poco a poco, y paso a paso. Un saludo a todos, y a todas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre