Nadie duda ya en llamar crisis a la situación que vive Ciudadanos. El estudio que hace años indicó a Albert Rivera que sus votantes estaban a la derecha, y que éstos preferirían un gobierno con el PP antes que con el PSOE, le ha llevado al conocido “trifachito” que ya ha producido las primeras bajas significativas como la sonada de Toni Roldán o la de Javier Nart.

Un estudio indicó a Rivera que su votante estaba en la derecha

En este sentido, y ya un poco a la desesperada, Inés Arrimadas insiste en que “Cs avanza en los acuerdos moderados, liberales y con medidas de regeneración democrática que tanta falta hacen en España”. La portavoz Nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha recalcado los más de 400 ayuntamientos en los que gobierna el partido naranja y el desarrollo en las negociaciones para los gobiernos de Murcia y Castilla y León.

Arrimadas ha recordado que “mientras Ciudadanos hace acuerdos con constitucionalistas y liberales, el PSOE sigue pactando con los de siempre: nacionalistas, populistas, e, incluso con separatistas”.

“Casi 100 pactos de la infamia”, ha lamentado la portavoz nacional quien ha criticado que “en muchos ayuntamientos de Cataluña, Sánchez está gobernando con Junts per Catalunya o ERC”. “Sánchez gobierna en ayuntamientos catalanes con el partido de Torra, el del 3%, que nos llaman bestias taradas y que habla de colonizadores lingüísticos”, ha añadido.

A pesar de los esfuerzos de Arrimadas por desfocalizar el problema de Ciudadanos, mientras Rivera sigue desaparecido, los medios y la opinión pública y publicada hablan de la crisis interna de un partido que nació para regenerar la Democracia y que hoy sólo quiere cerrar cuanto antes el pacto con el PP en Castilla y León, donde los populares llevan gobernando 32 años.

Compartir
Artículo anteriorLa era de las tres caídas
Artículo siguienteVeinte años de cárcel por dar agua y comida a inmigrantes
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + doce =