El presidente andaluz y el consejero de Educación, durante la visita a un colegio onubense. Foto: Junta de Andalucía.

El consejero andaluz de Educación, Javier Imbroda, ha querido fijar definitivamente la postura de Ciudadanos sobre la censura parental, pese a que su partido ha acordado implantarla en Andalucía junto al PP a propuesta de Vox, y ha asegurado que “no es necesario un pin parental”, en un supuesto intento de marcar distancias con la propuesta de la ultraderecha de implantar la censura parental en la enseñanza, iniciativa asumida como propia por el PP, su socio de gobierno.

Imbroda reclama a Vox que no sea “prisionero de ese término” y que entienda que no aplicarlo no significa “una derrota política”

Imbroda se alinea de este modo con el mismo mensaje dado por Escuelas Católicas, marca de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza, que actualmente integra en España a más de 2.000 centros educativos católicos, la mayoría colegios concertados con las administraciones públicas. Esta entidad emitió el pasado lunes un comunicado en el que se posiciona contra la iniciativa de Vox y el PP únicamente por considerarla “innecesaria” siempre y cuando los padres conozcan y acepten el proyecto educativo “e ideario” del centro donde matriculan a sus hijos.

Escuelas Católicas asegura que “el pin parental promovido por Vox no es en sí mismo ilegal, pero resulta innecesaria su exigencia con carácter general si los padres conocen y aceptan, en el momento en que solicitan la admisión de sus hijos en un centro, su proyecto educativo”.

No hace falta el pin parental

El consejero andaluz de Educación ha reclamado este miércoles “menos pin y más sentido común. No hace falta. Ya hay mecanismos en el sistema educativo para corregir situaciones no adecuadas. Siempre las ha habido y nunca ha ocurrido nada”. Pese a ello, Imbroda se reunió el pasado lunes en la Consejería de Educación con el portavoz de Vox en el Parlamento de Andalucía, Alejandro Hernández, para acordar “medidas para avanzar en la libertad de las familias para elegir la educación de sus hijos conforme a sus valores siempre dentro del marco normativo y del respeto a la autonomía de los centros educativos”.

Este mensaje oficial acordado por los representantes de Ciudadanos y Vox en Andalucía calza como un guante con el de Escuelas Católicas en la polémica de la censura parental. La entidad que agrupa a los colegios religiosos de España subraya que “el derecho de los alumnos a recibir una educación integral no puede desvincularse del derecho de los padres a decidir la formación religiosa y moral para sus hijos que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Imbroda ha reclamado a Vox que no sea “prisionero de ese término” y que entienda que no aplicarlo no significa “una derrota política”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro − cuatro =