La consejera andaluza de Educación, Sonia Gaya, tampoco convenció a la oposición parlamentaria.

Ni siquiera Ciudadanos, socio del Gobierno socialista de Susana Díaz, se ha creído una palabra del anunciado plan de climatización de los colegios públicos andaluces. Todos los partidos de la oposición en el Parlamento de Andalucía (PP, Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida) han acusado a la consejera de Educación, Sonia Gaya, de haber anunciado un proyecto nunca planteado hasta ahora después de verse obligada por el incremento del descontento generalizado de la comunidad educativa en general, como así evidencia que las movilizaciones de padres y alumnos se hayan incrementado en los últimos meses y exista una nueva manifestación convocada para el próximo 30 de septiembre en Sevilla.

La titular andaluza de Educación ha asegurado en la Cámara autonómica, en comparecencia a petición de todos los grupos en relación con el tema de la climatización de las aulas andaluzas, que “el Gobierno andaluz actúa a corto, medio y largo plazo para posibilitar una mejor climatización en los centros educativos”. Gaya ha confirmado asimismo que el plan de choque de verano en 51 centros educativos de Andalucía –apenas el 1% del total– ha finalizado, aunque las Ampas de los colegios directamente afectados han denunciado numerosas irregularidades y desperfectos en las obras ejecutadas por los técnicos enviados por la Administración.

A estas 51 actuaciones veraniegas, que han tenido un coste total de 2,5 millones de euros, se sumarán otras seis ya programadas, según ha adelantado en el Parlamento la consejera de Educación. Estas obras se han basado fundamentalmente en la instalación de ventiladores de techo y toldos en los patios de los colegios.

La diputada de Ciudadanos, Marta Escrivá, teme no sólo que no se haya cumplido con la totalidad del plan de choque de verano sino que tampoco ve muy clara la financiación del plan a medio y largo plazo, tal y como ha planteado la consejera de Educación. Escrivá asegura que “la solución es muy compleja y muy costosa” y la ha elevado a una cantidad de entre 40 y 100 millones de euros anuales.

La diputada de Podemos Libertad Benítez, por su parte, ha recordado a Gaya que la ausencia de climatización de las aulas andaluzas “no es un problema excepcional y puntual debido a una ola de calor como nos han intentado vender” en la Junta de Andalucía, “porque viene denunciándose por la comunidad educativa desde 2014”. Desde Podemos también se ha recriminado a la Consejería de Educación su “falta absoluta de rigor” mientras “ha primado la opacidad y el oscurantismo”, porque sigue sin saberse por qué se han elegido estos 51 centros escolares entre más de 6.000, aunque la consejera ha especificado que la prioridad eran los centros de Infantil y Primaria.

La realidad es bien distinta ya que existen alas enteras de Infantil en centros seleccionados entre los 51 colegios del plan de choque que han sido descartadas arbitrariamente por los técnicos asegurando que en estas aulas “no hace calor” y sí en las que están a su lado.

La diputada de Podemos subraya que sólo el “impacto mediático” de las movilizaciones de padres y alumnos ha logrado que hoy por hoy se esté debatiendo en el Parlamento de Andalucía este tema que debe ser una prioridad para una educación que se precia de ser uno de los pilares de cualquier gobierno. “Han dedicado todo el verano a vender la moto de su plan de choque. ¿Cuánto se han gastado en publicidad?”, recrimina Benítez a la titular de Educación. “No han tomado conciencia del problema, y esto es justamente lo contrario de lo que las familias pedían”, añadió.

La diputada del PP Francisca Carazo ha culpado a la Consejería de Educación de haber actuado de “manera improvisada” en un plan “sin criterios ni transparencia” y además “actuando solo en el 1% de los centros. “Estamos hablando de una situación altamente preocupante que necesita presupuesto”, añadió Carazo.

El presupuesto global de este plan no ha sido concretado por la consejera durante su comparecencia ni tampoco las actuaciones que se realizarán a medio y largo plazo para climatizar el 99% de las aulas restantes que durante buena parte del curso escolar soportan temperaturas no permitidas por la legislación vigente. “Duele ver que la climatización anunciada es poner un toldo en el patio, porque esto se viene haciendo por los ayuntamientos desde hace años”, apunta la diputada popular.

Por último, la diputada del Grupo Socialista Adela Segura ha recriminado a todos los partidos de la oposición sus “discursos electoralistas” y les conmina a realizar “aportaciones constructivas porque el cambio climático ya está aquí”. Segura asegura que este problema estructural de la educación en Andalucía no se soluciona “poniéndose detrás de una pancarta”.

En este mismo sentido, la consejera ha reconocido que el Gobierno de Susana Díaz “tiene mucho trabajo por delante” para climatizar las aulas andaluzas “a pesar del alarmismo y la demagogia” y ha negado que el ejecutivo autonómico haya intentado “desmovilizar” a la comunidad educativa.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre