Cuatro días ha necesitado Silvia Clemente para dejar de ser presidenta del Parlamento de Castilla y León y participar en las Primarias de Ciudadanos para ser candidata a la Presidencia de la Junta por esta comunidad.

Mientras ante los medios el PP de Alfonso Fernández Mañueco, el candidato a presidir Castilla y León por este partido, se muerde la lengua y trata de que se hable lo menos posible de Silvia Clemente y su espantada, lo cierto es que la decisión de abandonar el Parlamento, de dejar el PP -con quien Silvia Clemente ha ostentando altos cargos desde hace 20 años- y anunciar su apuesta como independiente por Ciudadanos para ser candidata del partido que lidera Albert Rivera, ha puesto en jaque a los populares en esta región castellana.

Pero Clemente lo tiene claro: “Quiero pelear por mi comunidad y sacarla del ostracismo”, confirma a Diario16, al mismo tiempo que reconoce que anoche Ciudadanos, tras someterlo a votación, aceptó que la hasta hace cuatro días presidenta del Parlamento de Castilla y León se presente como independiente de candidata a las Primarias del partido naranja para ser candidata a la Presidencia de Castilla y León.

Pero ni dejar la presidencia del Parlamento de forma sorpresiva, ni estar dispuesta a pelear contra Fernández Mañueco para presidir la Junta de Castilla y León desde Ciudadanos, hace tanto daño al PP de esta región como las duras palabras -que son un grito silencioso de miles de ciudadanos e incluso compañeros de partido- de quien conoce de cerca al candidato del PP a presidir esta comunidad.

Así, Silvia Clemente dejó muy claro en su despedida de la vida institucional junto al PP, que “Alfonso Fernández Mañueco es una persona que no tiene palabra, que no tiene capacidad y que carece completamente de liderazgo”.

Además, la ya ex presidenta del Parlamento dejaba claro también que “todo ha empeorado de manera muy evidente y yo no soy capaz de seguir en este puesto ni un día más. No soy de las personas que dedicándose a la política estén dispuestas a seguir en ella a cualquier precio con tal de estar en un cargo público, porque necesito creer en lo que hago y ahora ya no creo en que la formación política en la que he estado, preste un buen servicio público, y lo peor es que no creo que le vaya a prestar más adelante. Estoy convencida de que no seré la única que se ve abocada a irse del Partido Popular en Castilla y León, habrá más personas que lo harán”, confirmó.

Las críticas de Silvia Clemente

Algunas de las últimas decisiones tomadas en el grupo popular ya le parecieron inasumibles a Silvia Clemente, según dejó claro en su despedida: “ en materias como la Proposición de Ley del Colectivo LGTBI+ o en el cambio de las Instituciones Propias, en estas últimas sin contar con todos los grupos parlamentarios y de espaldas al necesario diálogo y consenso para Instituciones en las que se busca el mejor servicio a la Comunidad, y que este sea independiente y profesional”.

Silvia Clemente: “Quiero pelear por mi comunidad y sacarla del ostracismo”

Tampoco ha estado de acuerdo con la falta de convocatoria de la Comisión de Investigación de las eólicas y del edificio de ADE, cuando el Tribunal Constitucional ha reprobado al Grupo Popular por no convocarla.

Pero probablemente la gota que colmó el vaso fue que, según explicó, “creí que Alfonso Fernández Mañueco podía dirigir el Partido Popular de Castilla y León y tener un buen proyecto, pero me equivoqué.”

En el proceso de renovación en Castilla y León, Mañueco pidió ayuda a Clemente y, según explica ésta, “se la di”.

Clemente, sin embargo, aclara que “ahora sé que lo único que pretendía era que yo no me presentará a ese proceso de renovación”.

La ex presidenta del Parlamento explica que “me encomendó (por Mañueco) realizar el programa electoral y aunque no era lo pactado, lo acepté, porque me pareció que me permitía trabajar en contacto con la gente, con la calle. Además, matizó que “He reivindicado el trabajo con la sociedad civil, con los colectivos a los que había que escuchar, a pie de obra. Y me he encontrado con que solo se mantenían reuniones en la sede del partido desde la dirección. Volví a confiar y me volví a equivocar. Me puse a trabajar inmediatamente en ello, me encontré con el bloqueo de la dirección del Partido Popular por respuesta”, sentencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl feminismo no es el machismo con falda
Artículo siguienteEuropa oculta si hubo información privilegiada en la resolución del Popular
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =