WWF celebra que hace 50 años contribuyó decisivamente a la creación del Parque Nacional de Doñana. Luchó en especial contra las principales amenazas que hoy lo cercan, como es robo del agua, el robo de tierras o los nuevos proyectos de carreteras.

Sin embargo, la reciente decisión del Tribunal Supremo de enterrar definitivamente el dragado del Guadalquivir y el cierre de 77 pozos ilegales, permiten entrever un futuro más esperanzador para este Patrimonio de la Humanidad.

La singular belleza de Doñana, considerada como una de las últimas maravillas salvajes de Europa y el mayor refugio para las aves migratorias de todo el continente, atrajo la atención de un grupo de científicos y de amantes de la naturaleza. Liderados por José Antonio Valverde y con el apoyo de personalidades como Luc Hoffmann, trabajaron durante casi dos décadas para salvarla de los proyectos de desecación y de plantación de millones de eucaliptos.

La creación de WWF en 1961 marcó un punto de inflexión en la lucha por salvar Doñana, ya que conscientes de la importancia vital para la conservación de las aves europeas, la organización tomó la defensa de las marismas de Doñana como uno de sus principales proyectos a nivel mundial y movilizó sus contactos al más alto nivel para convencer a Franco de frenar su destrucción.

En coordinación con José Antonio Valverde y Luc Hoffmann, WWF lanzó una gran campaña pública en toda Europa y puso en marcha de uno de los primeros crowfunding de la historia de la conservación de la naturaleza, lo que permitió −junto con los fondos aportados por el CSIC− comprar 6.671 hectáreas de dunas, pinares y marismas en 1963 para crear la Estación Biológica de Doñana y otras 3.214 de marismas salvajes en 1969 para frenar los proyectos de desecación por el norte y dando lugar a la declaración del Parque Nacional. WWF España sigue siendo propietaria de estas tierras en el corazón de Doñana que son gestionadas por el CSIC.

Fue un gran logro de los ecologistas y una de las historias de conservación de la naturaleza más apasionantes del siglo XX

Gracias a esta última compra y a la intervención de diferentes personalidades, solo tres meses después, el 14 de agosto de 1969 el Consejo de Ministros, presidido por Franco y reunido en La Coruña, declaró el Parque Nacional de Doñana. Aunque, no fue hasta el 16 de octubre de ese mismo año, cuando se materializó legalmente la iniciativa de agosto para su creación y se delimitaron las 35.000 hectáreas que forman el corazón de Doñana.

Hoy el mayor reto para el futuro de Doñana es terminar con el robo de agua y la ocupación ilegal de tierras. El crecimiento descontrolado del regadío y los pozos ilegales están secando uno de los humedales más importantes del mundo, poniendo en peligro su riqueza natural. Organismos como la UNESCO, la UICN, el Parlamento Europeo o los Defensores del Pueblo español y andaluz han expresado su preocupación por el crítico estado del acuífero.

Finalmente, tras varios años de pleitos y la denuncia de WWF España ante la Comisión Europea contra España, la Confederación del Guadalquivir ejecutó durante la primera semana de agosto una de las mayores clausuras de pozos ilegales en Doñana. El cierre de 77 pozos ilegales ha supuesto un primer gran golpe para luchar contra el robo del agua, sin embargo, aún quedan cientos de ellos que extraen ilegalmente el agua de este espacio y miles de hectáreas que ocupan ilegalmente los montes al oeste de Doñana para producir fresas y frutos rojos.

Doñana es el hogar de millones de aves migratorias y de especies en peligro como el lince ibérico. La reciente decisión del Tribunal Supremo de enterrar el dragado del Guadalquivir ha supuesto el golpe definitivo para uno de los proyectos más dañinos que amenazan Doñana y ha sentado un precedente muy importante para la conservación de los ríos de España. Doñana es un símbolo de la conservación, y su destino marcará el rumbo del futuro de la conservación de la biodiversidad en España y para millones de aves europeas.

Es un momento para celebrar que la maravilla que sigue siendo Doñana haya llegado hasta nuestros días y agradecer su esfuerzo a todos los que hacen posible su conservación cada día”, afirma Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España. Y añade: “pero también es necesario honrar a los pioneros que lucharon por su conservación, afrontando con decisión la nuevas amenazas y nuevos retos y exigir a las administraciones responsables que hagan cumplir las leyes para proteger Doñana de una vez por todas”.

Espacio Natural de Doñana

Doñana es un ámbito de extraordinaria diversidad ecológica y paisajística. La arena y la arcilla configuran un territorio heterogéneo de dunas fósiles y móviles, bosque y matorral mediterráneo, densos pinares, playas abiertas a la acción del Atlántico, zonas ecotonales como la Vera, y sobre todo, la marisma, una de las zonas húmedas más valiosas e importantes de Europa Occidental.

Doñana es un territorio de confluencias, un lugar marcado por infinidad de contactos e interrelaciones. Su condición costera y atlántica y su proximidad al continente africano, determina una serie de características biológicas con influencias que se extienden desde los países nórdicos hasta el sur de África.

El agua es el elemento esencial para comprender la singularidad de Doñana. Se distinguen dos sistemas diferenciados, aunque interconectados, representados por el de aguas subterráneas (el denominado acuífero 27) y por el de aguas superficiales (los principales cursos de aguas del área son el Río Guadalquivir, el Río Guadiamar, el Arroyo de la Rocina y del Partido).

Lo más destacable en el paisaje de Doñana es la casi total ausencia de relieves acusados, dominando claramente la prevalencia de la horizontalidad. En lo que fue Bosque o Coto de Doñana, se asientan los “Cotos”, antiguas dunas que han sido colonizadas por el matorral de tipo mediterráneo.

El Parque Nacional de Doñana se extiende sobre una superficie de 54.252 ha en los términos municipales de Almonte e Hinojos, en la provincia de Huelva, y de Aznalcázar y La Puebla del Río, en la provincia de Sevilla. En su territorio incluye un mosaico de ecosistemas de gran valor ecológico; marismas, dunas móviles, cotos o arenas estabilizadas, pinares, playas y un espacio ecotonal o de transición entre las arenas y la arcilla denominado “La Vera”.

La relevancia internacional del Parque Nacional de Doñana, uno de los Parques Nacionales más importantes de Europa, se constata por importantes reconocimientos internacionales y por su pertenecía a redes supranacionales de extraordinario prestigio.

1981, el Parque Nacional de Doñana fue declarado Reserva de la Biosfera del Programa de la Unesco “Hombre y Biosfera”.

1982, queda incluido en la lista de zonas húmedas de importancia internacional como hábitat de aves acuáticas del Convenio de Ramsar.

1985, recibe el Diploma del Consejo de Europa a la Gestión y Conservación, que ha ido renovando cada cuatro años hasta la actualidad.

1988, fue declarado Zona de Especial Importancia para las Aves (ZEPA).

1994, coincidiendo con el XXV aniversario de su creación, la UNESCO lo inscribió en la lista de lugares considerados Patrimonio de la Humanidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 7 =