La Audiencia Nacional ha condenado a 50 años de cárcel al miembro de ETA Gorka Lupiañez por el secuestro de una pareja y su hijo en agosto de 2007 en Francia y el robo su caravana, que fue cargada con explosivos y otros miembros de la banda hicieron estallar junto a una torre eléctrica en Castellón.

En una sentencia, los magistrados de la Sección Cuarta imponen a Lupiañez una pena de siete años por delito de robo con intimidación, 36 años por tres delitos de detención ilegal y otros siete por tenencia o depósito de explosivos. Además, deberá indemnizar a la familia con más de cien mil euros por las lesiones y daños causados.

Por estos hechos se inició un procedimiento en Francia, si bien el acusado no puedo ser incluido en él al aparecer sus huellas, que le relacionaban con los hechos, una vez cerrada la investigación que se dirigía contra otros miembros de ETA, por lo que fue enjuiciado en España.

Presunción de inocencia

La sentencia señala que el conjunto de las pruebas practicadas en el juicio “ha resultado suficiente no sólo para anular la presunción de inocencia que protege al acusado Gorka Joseba Lupiañez Mintegui, permitiendo desmontar y dejar sin efecto la declaración exculpatoria prestada en el plenario, sino también para dejar sin efecto la existencia de una hipotética duda acerca de su participación”.

Lupiañez fue condenado en abril de 2009 por la Sección Primera de la Sala de lo Penal por delitos de pertenencia a banda armada, tenencia ilícita de armas y delito continuado de falsedad de documento oficial tras aceptar los hechos del escrito de acusación de la Fiscalía.

Compartir
Artículo anteriorLa amenaza de la razón de Estado
Artículo siguienteCuando Sonríe Un Ángel
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. ok pero el frabquismo ,
    qe es el maxiterror y el provocador d ls dedemas incluso en la transicion
    aun sin condenar y cn Vx a ls elecciones =
    Vx golpistas antidemocratas y anti-cosntitucionales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 13 =