La Unión General de Trabajadores denuncia que 52 trabajadores perdieron la vida en el mes de enero por el simple hecho de ejercer su trabajo, diez más que los fallecidos en enero de 2017 (un incremento del 23,8%). Esto significa que, durante ese mes, han fallecido la escalofriante cifra de cinco trabajadores cada tres días.

Además, se han registrado un total de 97.841 accidentes laborales, un 6,6% respecto al mismo periodo de 2017, de los cuales 45.907 causaron baja y 51.934 fueron sin baja, según el avance del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de los accidentes de trabajo ocurridos en España en enero de 2018.

Para UGT, estos datos son inasumibles. El pasado jueves en Cataluña fallecieron 2 trabajadores sepultados por un alud, resultando otro gravemente herido, en Extremadura hubo que lamentar otro accidente mortal en el sector de la construcción y en Zamora falleció un trabajador al volcar el tractor que conducía. El miércoles, en Murcia, la causa del accidente mortal fue la caída por un desnivel en una cantera. El martes, en Euskadi, un trabajador caía al vacío. Así podríamos seguir enumerando accidentes mortales y estos datos sólo en apenas 4 días laborables, triste balance que no vamos a consentir.

En todo el año 2017 fallecieron un total de 618 personas por el hecho de ir a trabajar, tres cada día laborable, triste paradoja que tiene una clara y contundente explicación y que podríamos resumir en que la precariedad laboral mata.

Los accidentes de trabajo no paran de crecer, tanto los de con baja como los de sin baja, pero continúan notificándose más accidentes sin baja, lo que sin duda está relacionado con la presión que sufren los trabajadores y trabajadoras a diario en su puesto de trabajo, con condiciones cada vez más precarias y con el miedo a denunciarlo por no perder su puesto de trabajo.

Recientemente, el informe “Benchmarking Working Europe 2018”, de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), de la que UGT forma parte, señalaba que la situación de los trabajadores y trabajadoras de nueve países de Europa es aún peor que antes de la crisis, entre ellos España, a pesar de que llevamos ya varios años de recuperación económica. Los trabajadores de muchos países siguen estando peor que antes de la crisis y su situación sigue empeorando. No es de extrañar que incluso la Comisión Europea y el Banco Central Europeo reclamen un mayor crecimiento de los salarios. Esto es fundamental no sólo para la justicia social, sino también para impulsar el crecimiento y crear empleos de calidad.

Para UGT, los trabajadores y trabajadoras tenemos derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo, por lo que el sindicato reclama un mayor control del cumplimiento, por parte de las empresas, de la normativa de prevención de riesgos laborales en las mismas por parte de la Inspección de Trabajo.

Además, UGT exige un cambio en la política de empleo, que genere puestos de trabajo de calidad y con derechos. Las precarias condiciones de trabajo que las empleadas y empleados de este país se ven obligados a desarrollar, y las condiciones peligrosas para su seguridad y salud que se ven obligados a aceptar, con la única finalidad de mantener su puesto de trabajo, a costa de su salud, resulta inaceptable. Por ello, el sindicato reclama la derogación de la reforma laboral de 2012 y un plan de choque por el empleo que combata la precariedad laboral, cree empleos dignos y genere las condiciones favorables para preservar la seguridad y salud de todas y todos los trabajadores.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre