La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció que cinco estados miembros de la Unión Europea: Francia, Portugal, Luxemburgo, Finlandia y Alemania, respondieron positivamente a la solicitud de ayuda inmediata para alojar a menores no acompañados (MENA) que se encuentran en campos de refugiados en las islas griegas.

Se espera que este grupo de países anuncie en los próximos días cuál es su capacidad de recepción, dijo von der Leyen, quien también espera que las autoridades griegas identifiquen qué menores podrían ser reubicados bajo esta urgente “solidaridad”. Se estima que el número de menores en los campos de refugiados griegos ronda los 5.500.

La presidenta de la Comisión dijo que el jueves volverá a Grecia para supervisar sobre el terreno el desarrollo de este proceso especial de reasentamiento, y también para reevaluar la situación en los campos de refugiados, cuya capacidad ya estaba muy por encima del límite antes de la llegada de una nueva ola de migrantes de Turquía.

La Comisión brindó un apoyo inmediato de 350 millones de euros para mejorar la situación de los centros de recepción en las islas, pero está muy claro que la solución es comenzar a traer personas al continente”, instó Ursula von der Leyen.

Reanudar el diálogo

El presidente de la Comisión y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se reunieron este lunes en Bruselas con el presidente de Turquía, en una iniciativa cuyo objetivo era “reanudar el diálogo” y encontrar soluciones que “redujeran la tensión” y mitigar problemas “en la frontera entre Grecia y Turquía.

Como señaló el Presidente del Consejo Europeo, cuando viajó a Ankara hace unos días para hablar con Recep Tayyip Erdogan, “tenemos diferentes opiniones sobre diferentes cosas, y es por eso que es importante tener un diálogo franco para ver si es posible superar los problemas”.

La reunión del lunes sirvió para que la UE insistiera en que “todos deben cumplir sus compromisos” en la implementación del acuerdo para la gestión de los flujos migratorios que firmó con Turquía en 2016, “pero también para discutir otros temas, a saber, cómo podemos contribuir a la estabilidad en la región y especialmente en Siria”, reveló Charles Michel.

Antes de la reunión, el Presidente de la Comisión se refirió a la situación actual en la frontera como “una crisis políticamente motivada”, que coloca a la Unión Europea en un profundo “dilema” entre la obligación de proteger sus fronteras exteriores y al mismo tiempo respetar los derechos fundamentales, que según a su juicio incluye el derecho a solicitar protección en virtud del derecho internacional.

Ursula von der Leyen no criticó abiertamente el comportamiento del Gobierno de Grecia, que decidió suspender unilateralmente el examen de todas las solicitudes de asilo durante un mes y que recurrió a la fuerza (usando gases lacrimógenos y balas de goma) para “disuadir a los inmigrantes que buscan entrar en territorio europeo. Pero enfatizó que la violencia nunca está justificada y que “todos los incidentes en la frontera deben ser investigados”. “El uso excesivo de la fuerza es inaceptable”, dijo.

Al mismo tiempo, Von der Leyen también consideró la acción del Gobierno turco de “inadmisible” al alentar el movimiento de miles de migrantes a la zona fronteriza, basándose en falsas promesas de acceso al territorio europeo. “Las fronteras de la Unión Europea no están abiertas, en contra de lo que dijo el presidente Erdogan”, dijo.

Erdogan calla

A la entrada de la reunión, el líder turco optó no hablar. Erdogan había hablado minutos antes, al final de una reunión con el secretario general de la OTAN, en las instalaciones de la Representación Permanente de Turquía ante la UE, donde reiteró la petición de solidaridad y también “apoyo concreto” de los aliados, ambos para enfrentar los ataques contra las fuerzas turcas activas en Siria, así como para satisfacer las necesidades de los 3,7 millones de refugiados sirios en el país.

Turquía es el aliado más afectado por la inestabilidad y la violencia en Siria. Ningún aliado ha sufrido tantos ataques terroristas y ningún aliado ha acogido a más refugiados “, dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien aseguró que la organización continuará ” apoyando a Turquía con diversas medidas”. Al mismo tiempo, Stoltenberg expresó su preocupación por “los recientes acontecimientos en la frontera de Grecia y Turquía”, elogiando la disposición de Turquía y la Unión Europea para iniciar un diálogo político.

El presidente de la Comisión admitió que Turquía puede estar experimentando “dificultades” para apoyar a los millones de refugiados que se han establecido en el país huyendo de la guerra siria y, garantizó la disposición de la UE para “desarrollar una nueva hoja de ruta” para reducir la presión en la región fronteriza, sobre todo porque “estas escaladas no pueden volver a ocurrir”, advirtió.

Pero Von der Leyen descartó la idea de renegociar un nuevo acuerdo con Turquía, señalando que la parte europea sigue respetando los términos del documento conjunto que se firmó en 2016 y que facilita con seis mil millones de euros el apoyo a los refugiados sirios que actualmente están en Turquía. “El acuerdo sigue siendo válido”, dijo el presidente de la Comisión. “El documento ha compartido responsabilidades y también un mecanismo para la inmigración irregular. Estos son principios generales que me parecen positivos, pero que por supuesto pueden discutirse de una manera más integral “, consideró.

“Lo importante es comenzar el diálogo nuevamente, porque lo que sucedió es inaceptable y no se puede repetir”, subrayó von der Leyen. En los próximos días, la UE y Turquía celebrarán reuniones de nivel técnico para “aclarar” todos los elementos y llegar a una base común para interpretar los diversos temas del acuerdo. “Hoy no será el final de la discusión”, dijo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre