La sintonía entre cinco ministros del PSOE y cinco de Podemos demuestra que la disparidad de criterios, habitual en los consejos de ministros desde la Transición, no guarda relación con el enfrentamiento entre dos partidos, sino que en esta ocasión se debe a criterios socioeconómicos.

Algunas fuentes malintencionadas, que surgen fundamentalmente de quienes nunca quisieron que el PSOE pactase con Podemos, han tenido mucho interés en vender las discrepancias de este Gobierno de Pedro Sánchez como una diferencia insalvable entre dos partidos políticos condenados a entenderse. Nada más lejos de la realidad.

Según ha podido confirmar diario16.com, cinco ministros del PSOE –Ábalos, Celaá, Escrivá, Uribes, y Maroto– y los cinco de Podemos -el vicepresidente Iglesias, Garzón, Irene Montero, Díez y Castells- defienden que las medidas económicas que hoy se aprueben en el Consejo de Ministros para paliar la crisis del coronavirus, supongan medias contundentes y valientes en favor de los trabajadores y ayudas a las pymes.

El otro bando del Gobierno de Sánchez, que teme perjudicar los intereses de las empresas del IBEX35 y enfadar a los bancos, aboga por pedir más sacrificios a los ciudadanos.

Pedro Sánchez decide

Lo cierto es que el Consejo de Ministros propone y Pedro Sánchez dispone. Y es el presidente del Gobierno el que ha tenido la última palabra que hoy se verá reflejada en el acuerdo del Ejecutivo.

En cualquier caso, la diferencia de criterios en el Gobierno, que la oposición y muchos medios han querido vender como un gobierno desunido, no son tan intensas como las de gobiernos precedentes. Por ejemplo, la diferencia de criterios entre Rajoy y Rato en la era Aznar, entre Sáenz de Santamaría y Cospedal en los tiempos de Rajoy o, incluso, entre los mismísimos González y Guerra en el primer Ejecutivo del PSOE en España del año 82.

Un Gobierno más dividido y convulso fue el del propio Adolfo Suárez, que llevó al presidente de la Transición -que tantos añoran- a su dimisión al ser consciente de no contar con más apoyo en su Ejecutivo que con el militar Manuel Gutiérrez Mellado.

Hoy por hoy, el Gobierno de Sánchez mantiene diferentes sensibilidades, pero sin que haya llegado nunca la sangre al río y sin que haya existido -como se ha pretendido hacer creer- una división entre PSOE y Podemos.

Las cosas no siempre son como las cuentan o parecen. Ese caso es un buen ejemplo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre