Viajar es algo que, por una extraña razón, gusta a todo el mundo. Conocer nuevos lugares, empaparse de nuevas culturas, disfrutar de un paisaje completamente diferente y de las gentes de ese destino. Son cosas que nos atraen a todos irremediablemente, y que nos llevan a buscar destino cada vez que se avecinan unas vacaciones.

Pero, para la mayoría de viajes hay que volar, y no todo el mundo sabe exactamente qué hace falta cumplir a la hora de coger un vuelo. Es importante estar al tanto de las cinco cosas fundamentales que debes saber antes de viajar en avión ya que, de lo contrario, te puedes llegar alguna que otra desagradable sorpresa.

Probablemente te hayas preparado bien, tengas tus buenas tarjetas para viajar y tu planning totalmente ideado. No obstante, te recomendamos que eches un vistazo a continuación, ya que esto te va a venir bien si no has cogido nunca antes un vuelo.

5 aspectos clave de los vuelos en avión

¿No has volado nunca antes? En ese caso, presta atención y toma nota. Te vamos a explicar los cinco aspectos clave que debes saber sobre los vuelos en avión para no pagar luego la novatada.

Escoger asiento no es gratuito

Aunque antes era un servicio disponible para cualquiera, como el que escoge en un autobús, ahora elegir asiento en un vuelo es algo que implica pagar. En efecto, las principales aerolíneas ahora cobran a todo aquel pasajero que quiera escoger pasillo, ventana o zona intermedia, asignando de forma aleatoria en caso de no tener preferencias.

Si quieres viajar más barato, lo mejor es que dejes que la compañía escoja por ti y te amoldes a lo que te asignen. Si, por el contrario, no te importa pagar un poco más para disfrutar de las increíbles vistas que puede haber durante el vuelo, tendrás que rascarte un poco más el bolsillo.

¡No te olvides del check-in!

Muchas personas, sobre todo aquellas que vuelan por primera vez, piensan que con hacer la reserva del vuelo es suficiente. El problema es que, cuando llegan al aeropuerto y tienen que pasar por el control de seguridad, se topan de bruces con la cruda realidad. No pueden pasar porque no han sacado la tarjeta de embarque.

Para poder tener esta tarjeta, hay que realizar un proceso que se llama check-in y que, por lo general, solo puede hacerse en las 24 horas previas al vuelo. Consulta las condiciones en la web de la compañía con la que vayas a volar y no lo olvides. Además, siempre es buena idea descargar su app, ya que podrás llevar la tarjeta para embarcar en tu teléfono, y hacer el trámite al momento.

No tienes que facturar si es un viaje corto

Muchas compañías de vuelos insisten en lo necesario que es facturar tu maleta para que vaya en la bodega de carga; no obstante, este proceso es solo necesario si vas a hacer un viaje que implique una larga estancia, o si sois varias personas que tenéis que llevar muchas cosas.

Por lo general, puedes llevar contigo una maleta de cabina que cumpla unas condiciones determinadas tanto de peso como de dimensiones, generalmente que no pese más de 10 kilogramos. Además de eso, también puedes llevar una mochila o bolsa, que irá bajo el asiento delantero. No es necesario que factures tu equipaje.

Cuidado con los líquidos y tu equipaje de mano

Viajes a donde viajes y el tiempo que sea, necesitarás una bolsa de aseo para llevar pasta de dientes, perfume o incluso geles o gomina para peinarte. Si vas a llevar algo de esto en tu equipaje de mano, recuerda que hay unas importantes restricciones al respecto, de hecho, pueden traerte problemas si no las sigues a rajatabla.

Deben llevarse en una bolsa de cierre hermético de aproximadamente 20×20 centímetros que sea transparente. Ahí, cada líquido diferente debe estar en un envase individual que no supere los 100 mililitros. Por supuesto, hay que recordar que esto es solo con el equipo de mano, el que vaya facturado no se ciñe a esto.

Cada país tiene sus propias normativas

Debes saber que no es lo mismo viajar dentro de España que, por ejemplo, cruzar el océano para visitar Estados Unidos. Ten muy claro el destino al que te diriges, porque te puede traer más o menos complicaciones en función de las reglas que tenga.

Por ejemplo, siguiendo con el país americano, no se pueden introducir en él alimentos frescos. De hecho, antes de ir, tienes que rellenar un completo formulario para que tu identidad quede totalmente controlada por la ley estadounidense. Si miramos a Europa, sin ir más lejos, tampoco se pueden introducir alimentos como carne o leche, ni nada de origen animal que provenga de fuera de la Comunidad Europea.

¿Has tomado nota? Si te has quedado con todo, no tendrás problemas a la hora de hacer el que esperamos sea el primero de muchos más viajes en avión.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre