La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuenets a la entrada de la Audiencia Provinvial de Madrid

Cuando el PP de Madrid empujó a dimitir a Cristina Cifuentes, tras el ‘caso Master‘, con un vídeo sobre cómo trataba de llevarse una crema sin pagar de un supermercado, probablemente ni imaginaba en sus peores sueños que la alternativa a la expresidenta de la comunidad iba a ser Isabel Díaz Ayuso. Hoy Cifuentes declara ante la Justicia.

En la Audiencia Provincial de Madrid ha comenzado este lunes el juicio contra la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que dimitió en 2018 por la falsificación del trabajo de fin de máster en la Universidad Rey Juan Carlos, en el denominado ‘Caso Máster’ y por el que la fiscalía le pide tres años y tres meses de cárcel.

El Ministerio Público acusa a Cifuentes de ser la inductora de la falsificación “del acta que acredita que había acabado y defendido su máster”, lo que nunca ocurrió.

Además, se sentarán en el banquillo tres de los supuesto cómplices en la falsificación de las notas, aunque hubo una veintena de imputados entre profesores y alumnos.

La Fiscalía pide tres años y tres meses de cárcel para Cristina Cifuentes por un presunto delito de falsedad documental y para María Teresa Feíto, exasesora de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y funcionaria de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Pide 21 meses de prisión como autora de la falsificación del acta, para Cecilia Rosado, integrante del tribunal que supuestamente examinó a Cifuentes, una pena inferior porque reconoció los hechos y colaboró en la investigación.

Cifuentes dimitió el 25 de abril de 2018, 36 días después de que se conocieran las irregularidades en su máster y TFM y tras la difusión de una información en la que se le atribuye un supuesto hurto en un supermercado en 2011, un filtración que le dio el empujón definitivo.

La Fiscalía imputaba a Enrique Álvarez Conde, catedrático de la URJC y exdirector del Instituto de Derecho Público, que falleció en abril de 2019, por ser coautor indirecto del delito y le pedía también tres años y nueve meses de prisión, aunque ya no se le puede juzgar.

En su escrito de acusación el Ministerio Público considera “que Cifuentes indujo a esa falsificación a sabiendas de que acreditaba una defensa del trabajo de fin de máster que jamás se produjo”. Además “exhibió en varios medios y redes sociales” estos documentos, “para evitar las nefastas consecuencias políticas a las que debería enfrentarse”.

Según el escrito de la fiscalía, “cuando Eldiario.es publicó que Cifuentes no tenía aprobadas todas las asignaturas del máster, la expresidenta se puso en contacto con Feíto, porque había sido profesora en la Universidad Rey Juan Carlos durante años y tenía una buena relación con profesores, el rector y el catedrático Álvarez Conde”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre