El filósofo de la música ha paseado su prosa, sobre el cuerpo pecaminoso de la 3aita[1], en nombre de los dioses de lo mahometano. ¡Bendito sea el dios del profeta, Allah! ¡Bendita sea la belleza, y con ella José! El filósofo, heredero de Ibn Arabi y Al-Kindi, rezaba en nombre de las huríes de la música y el placer: Chija. Las chijat- el plural se hace con una t, final- representan la poesía social; la angustia existencial de la mujer ante la traición del esposo; la mezquita de la sociología sometida a la voluntad del burdel carnívoro (¡un tigre rojo!, se prolonga el lloro de mi hijo); el asesino de su hermano, ignora el grito seco- skti[2], amenaza el blanco ocular- de su cuñada; el burdel natural, cuyo cráter cubre las botellas de whisky o el falo del caíd acosador. ¿Acaso no recordáis la historia de Khaboucha, aniquilada por cantar en contra de la tiranía de su caíd? La 3aita es universal al igual que Sherezade; o los morabitos (¡Auxilio, Sidi Bennour!, golpean las paredes del santo) predecesores de Freud, y médicos de la histeria: para los dos géneros.

El filósofo continúa su TFG sobre la música: y sin pretenderlo, sobre el poema cantado en 3aita que alivia el dolor; mueve los suelos del alma; retrata los fantasmas del compás musical de la existencia. El trabajo del filósofo, este joven filósofo: enemigo de la filosofía de los licenciados, y ciervo de lo autodidacta: muestra la influencia directa de la música del XVII o el XVIII, magrebí, en nuestra sociedad:

– Escuchan, a la santa Fatna Bent Hussein, cantar las miserias del pasado, y sus miserias se construyen con esa melodía; esas historias; ese lenguaje de determinantes humillados.

¿Acaso la 3aita no es el burdel marroquí de portugueses, andalusíes, españoles, franceses? El burdel musical, las jarchas y las coplas y el poema de Al- Mutanabbi. ¡Bendita sea la 3aita, y con ella la generosidad del filósofo! El filósofo ideal e idealista, lector de las disonancias de Adorno; o los tratados árabes que crearán la legislación vital de Fatna Bent Hussein, Hajja Halima.

 

 

 

 

[1] Estilo musical, reflejo sociológico del Marruecos primitivo.

[2] Cállate, en el Magreb.

Compartir
Artículo anterior“Te quedan pocos años buenos”
Artículo siguienteContinúa la huelga en el aeropuerto de Barcelona
Lector. Filósofo. Cuentista. Poeta. Dramaturgo. Estudioso de literatura judeo-islámica; especializado en Al-Ghazali, Maimónides o Ibn Arabi. Autor de “Saturno y el barro”, “Introducción a la cuestión mesiánica en el pensamiento judío”, “Sherezade constitucional” o “El ciervo de Dios y el psicoanálisis”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 19 =