Chakir El Homrani Lesfar (Barcelona, 1979) acude a las elecciones catalanas del 14-F como número 7 en las listas de ERC por Barcelona. Chakir es sociólogo, político y sindicalista; pero en este caso conviene incluir otro rasgo identificativo: sus padres son de origen marroquí. En un momento de plena campaña electoral y en el que en los debates políticos Vox interpela, continuamente, a la ciudadanía de los peligros de una presunta islamización, de la inmigración ilegal y de los menores tutelados por la Generalitat, conviene destacar la función que desempeñan ciudadanos como Chakir.

Luchar contra la estigmatización

El político habla a la perfección el dariya –un dialecto del árabe que se habla en Marruecos- y explicaba en una entrevista al diario Ara que cuando conversa con los menores que llegan del norte de Marruecos prácticamente la totalidad le cuenta lo mismo: “vengo a ayudar a mi familia y a ganarme la vida”, otro de los datos que aportaba este sindicalista y político es que “el porcentaje de casos problemáticos que aportan estos jóvenes es menor que el del resto de jóvenes tutelados por la Generalitat”.

Sindicalista

El Homrani, licenciado en sociología por la Universidad Autónoma de Barcelona, lleva 15 años en política; desde que en 2004 empezase a militar en las filas de ERC. Desde entonces, ha desempeñado cargos en el mundo del sindicalismo: Con 23 años fue escogido para desempeñar el puesto de secretario de Organización de Avalot, la rama juvenil del sindicato UGT en Cataluña, y acabó siendo portavoz nacional de la organización sindical en 2007. Chakir entró en el Parlamento catalán como diputado en 2015 y desde 2018 es Conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat de Cataluña.

La Renda Garantida

El complicado ministerio que heredó El Homrani de Dolors Bassa -una de las líderes catalanas que cumple condena por el ‘Procés’- aunaba dos componentes clave del estado del bienestar: el social y el laboral. Fruto de esta unión se materializó una iniciativa que pretendía dotar de un subsidio a las personas que no cobrasen ningún tipo de prestación. Antes de que se hablase, y aprobase, el Ingreso Mínimo Vital, en Cataluña se creó la Renda Garantida. Un proyecto en el que Chakir El Homrani jugó un papel clave en su desarrollo. Tres años después son más de 130.000 las personas que se benefician de esta ayuda según los datos de agosto del año pasado presentados por la Generalitat.

Buen negociador

La negociación entre la empresa Nissan y la Generalitat le hizo ganarse algunos elogios; algo muy difícil en política. “No podemos bajar los brazos. Son muchos años de apoyo y soporte local por parte de la Generalitat. Tiene que haber un compromiso de la empresa con los territorios que trabajan con ella”, así mostraba su talante de sindicalista en una entrevista en Catalunya Ràdio. El conseller ayudó a evitar el cierre de la empresa. Pero sobre El Homrani también planea la cuestionable gestión de la pandemia que culminó con la solicitud de dimisión por parte de la oposición.

La reconstrucción

Parece que ERC tiene muchas opciones de ganar en las elecciones del 14-F y de que El Homrani consiga su escaño. El gobierno que se haga cargo de la Generalitat afrontará el difícil reto de la reconstrucción social y laboral de Cataluña; y para esta última, siempre va bien tener a un sindicalista que vigile los abusos de la patronal tan propios en las situaciones de vulnerabilidad. Sobre todo si una formación se anuncia de izquierdas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre