Foto: APDHA

El presidente de la Ciudad de Ceuta, Juan Vivas, declaraba que uno de los objetivos de su presencia en  FITUR es que “queremos contarle al mundo la joya que tiene España al otro lado del Estrecho”.  Y decía más, como, por ejemplo que tenían “el propósito de exponer la realidad de Ceuta. Tenemos la obligación de venir y contarle a todo el que pueda que al otro lado de la orilla del estrecho hay una ciudad con un corazón que palpita fuerte al ritmo de sentir profundamente a España, de defender y servir a España”.

Y tras estas primeras manifestaciones de entusiasmo, Vivas, añadió que también tenía que contar que “tenemos problemas y es bueno que también se sepan”. Problemas que para el presidente de Ceuta “nos vienen desde el exterior, desde el país vecino, a los que hay que plantar cara con la confianza que otorga saber que tenemos a una gran nación detrás y la firme determinación de los ceutíes de salir adelante”.

Quizá el primer mandatario ceutí se refería, a la hora de sacar a relucir los problemas de su ciudad autónoma, al paso denominado Tarajal II a través del cual, y desde hace decenas de años, miles de mujeres y hombres marroquíes, éstas 3.000 últimamente, y 200 menores, transportaban  en sus espaldas unos voluminosos fardos, en torno a 60 kilos  más, y que contenían todo tipo de mercancías adquiridas en los comercios de la plaza española. Desde octubre pasado Marruecos ha cerrado este paso e impide el tránsito de esta gente, sin que haya mediado explicación oficial alguna. Poco antes España solicitó su cierre para proceder a efectuar una obras en la instalación. Cuando comunicó que por su parte se podría volver a abrir el paso, Marruecos comunicó que también tenían que hacer unas obras. Hasta ahora.

Casi todo lo porteado son alimentos y productos de uso cotidiano en las casas pero que en las zonas del norte de Marruecos, aledañas a Ceuta, escasean o son más caros. La caravana de porteadoras cargadas con los bultos nos retrotrae no solo a años anteriores, sino a siglos anteriores, cuando se utilizaba a las personas como animales de carga.

Durante todos estos años se producía la misma escena cada día: formación de una cola enorme del lado marroquí cuyos integrantes, a pié, van pasando poco a poco al lado español.

Una vez allí acudían a unos almacenes en donde encontraban todo aquello que buscaban y con sus pertrechos montaban los enormes fardos que cargaban a su espalda y vuelta a su país.

Para solventar las posibles irregularidades de todo tipo que afloraba este tráfico, España dotaba a las porteadoras con el llamado “Título de viaje” una especie de pasaporte, sin serlo, pero que posibilitaba a su titular cruzar la aduana sin mayores problemas.

Aunque el Tratado de Schengen existe una exención expresa que posibilita el acceso a Ceuta sin visado, tan solo con su pasaporte, de los ciudadanos  marroquíes de la provincia de Tetuán. Esto ha provocado el que la población tetuaní se multiplique por diez en los últimos años con personas atraídas precisamente por el tráfico de mercancías con España.

Los problemas venían al llegar a la aduana de su país cuando, y según rebela un informe elaborado por el Parlamento marroquí, estas mujeres sufrían, a la ida y a la vuelta, abusos, vejaciones, robos y presiones de parte de los propios miembros de las fuerzas de seguridad mediante insultos y golpes, además del riesgo de las avalanchas. La comisión parlamentaria marroquí también tomo nota de la existencia de muertes documentadas, la última en septiembre  del pasado año. Dentro del mismo capítulo de la implicación de agentes y aduaneros del reino de Marruecos en la zona, los comisionados tuvieron conocimiento de la existencia de al menos 200 vehículos con los que agentes y aduaneros de su país practicaban el contrabando a través del paso de Bab Sebta. (Sebta, Ceuta en marroquí). Miembros de la comisión pudieron comprobar, según informó el diario Akhbar Al-Youm, que en un garaje de la zona cercana a la frontera existía un garaje en el que se encontraban por la noche cerca de 1.000 vehículos que podrían ser utilizados para el contrabando durante el día por parte de, nuevo, de los agentes.

Cierre del Tarajal II

En octubre del pasado año Marruecos decidió cerrar el acceso a su país desde el paso Tarajal II lo que ha llevado a las porteadoras a una situación de desconcierto y miedo. No hay otro recurso para ganarse la vida. Parece que el país vecino, mediando el Estrecho de Gibraltar quiere que todas estas mercaderías lleguen de manera voluminosa al nuevo Puerto Tanger-MED y enorme infraestructura que le está fastidiando al Puerto de Algeciras, dominante en la zona hasta entonces. El Reino Alauita obtendría una considerable recaudación fiscal con la llegada a este puerto de los productos que hasta ahora pasaba por la aduana de El Tarajal, mas la del Barrio Chino de Melilla que ha puesto ya sus barbas a remojar.

De esta forma se dejaría sin medio de vida a miles de familias de Castillejos, población cercana a Ceuta, y su entorno con dificultad para encontrar otra forma de conseguir dinero para su subsistencia.

Es el contraste entre el nuevo y el viejo Marruecos, el progreso, o una forma determinada de ver el progreso que se llevan por delante usos y costumbres quizá poco modernas, pero que resolvían la vida de miles de personas.

Hora se ha optado por la supresión de la esta actividad, que es lo fácil, pero sin considerar lo difícil, buscar otros medios de vida para toda esta gente. El Gobierno de Rabat anunció hace pocos días que se abriría el paso de El Tarajal II a las porteadoras pero no hay noticia de que haya ido así. Ni se espera.

Hoy en día el tráfico de mercancías se sigue produciendo por Tarajal I pero a través de vehículos, 700 al día, y a pié portando pequeños paquetes o bolsos. No parece que esos vehículos sean los que utilizan ahora las porteadoras.

Finalmente es necesario considerar otra circunstancia derivada del fin del paso de porteadores y porteadoras y que es el impacto negativo económico que tiene para la ciudad de Ceuta y que se estima en aproximadamente 700 millones de euros al año. Esto en una plaza tradicionalmente comercial y con escasas posibilidades de generación de otra economía.

Si parece tener razón el presidente de la Ciudad Autónoma, en Ceuta existen problemas y vienen del exterior y que pudieran restar brillo a la joya de España y que suponen una auténtica vergüenza para la Unión Europea.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Que vaya a solucionarlo el chepudo coletas que atiende por pablo-manuel iglesias turrón.
    Oh quizá mejor el chitaras que es primo del puñetero marroquí.
    Oh mejor felipe gonzález márquez, y así da una vuelta a sus propiedades.
    Oh el viga derecha y su mariposa.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre