lunes, 29noviembre, 2021
17.6 C
Seville

Cerca de 3.000 grandes empresas están llevando al mundo a su destrucción

La base de datos GCEL proporciona datos detallados sobre 1.030 grandes empresas y alrededor de 1.800 filiales que operan a lo largo de la cadena de valor del carbón térmico

- Publicidad -

análisis

El Repaso del 29 de noviembre: aparece la variante ómicron, ¿cómo nos están informando sobre ella?

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad. En estos momentos, la variante omicron del Covid-19 capta nuestra atención. En...

¿Qué denunciaba el exdirector general de Salud Pública, Ildefonso Hernández, sobre la industria farmacéutica y la pandemia de gripe A?: «La industria farmacéutica domina...

Han pasado años desde que Jordi Évole realizase esta entrevista al que fuera Director General de Salud Pública, Ildefonso Hernández. Sin embargo, sus declaraciones...

La patronal vuelve a tirar del freno de mano

La patronal del transporte ha preparado su Pesadilla antes de Navidad convocando un paro para finales de diciembre. Esta medida de presión se programa...

¿De qué es Vd. “corresponsable” …?

Como consultor, pregunto esto a directivos. Respuesta “Corresponsable, no. Soy responsable de mi puesto, área. ¿De qué debo serlo…?  En la actual situación sociopolítica...
- Publicidad -
- Publicidad-

Recientemente, el delegado principal de Reino Unido en la COP26 voló las chimeneas de la planta de carbón de Ferrybridge, hizo un llamamiento urgente para «consignar la energía del carbón a los libros de historia». Sin embargo, mientras los inversores, los bancos y las aseguradoras sigan apoyando a las empresas que se encuentran en la base de datos GCEL, será imposible eliminar el carbón a tiempo.

La industria del carbón sigue en expansión

Desde que se firmó el Acuerdo Climático de París, la capacidad instalada de carbón en el mundo ha crecido en 157 Gigavatios (GW), una cantidad equivalente a las flotas de plantas de carbón en funcionamiento de Alemania, Rusia, Japón y Turquía.

Si bien muchos proyectos nuevos de carbón se desecharon en 2021, todavía se están preparando hasta 480 GW de nueva capacidad de energía a carbón y 1.800 millones de toneladas por año de nueva capacidad de extracción de carbón térmico.

De las 1.030 empresas que figuran en la GCEL, 503 todavía están planeando desarrollar nuevas centrales eléctricas de carbón, explotar nuevas minas de carbón o nuevas infraestructuras de transporte.

Brindar servicios bancarios, de inversión y de seguros a estas empresas es una receta para provocar el cambio climático acelerado. Terminar con el apoyo a todos los desarrolladores de carbón debe convertirse en una prioridad inmediata para las instituciones financieras de todo el mundo.

Menos del 5% de la industria del carbón ha anunciado fechas de salida

Sin embargo, la cancelación del apoyo financiero a estas industrias no es suficiente. El informe del IPCC de 2018 advirtió que el 78% del uso mundial de carbón para energía y calor debe eliminarse gradualmente para 2030 para evitar sobrepasar el límite de 1,5 grados establecido en el Acuerdo Climático de París. Sin embargo, hasta ahora, solo 50 empresas han anunciado una fecha de salida del carbón. En un tercio de estos casos, las fechas de salida del carbón son demasiado tarde.

Algunos ejemplos son la empresa japonesa Marubeni, que anunció que su objetivo es reducir su generación de carbón a cero para 2050. También la sociedad nipona Sumitomo declaró que pondrá fin a su negocio de generación de carbón a fines de la década de 2040. Estas fechas de salida son completamente inaceptables ya que no son compatibles con la meta de 1,5 grados. Además de eso, ambas empresas todavía están construyendo nuevas centrales eléctricas de carbón en Vietnam e Indonesia. En vista de la emergencia climática, esto es realmente irresponsable.

Por otro lado, solo 32 empresas han anunciado fechas de salida del carbón que podrían considerarse alineadas con París . De estas 32 empresas, 13 son de América del Norte, 12 de Europa Occidental, 1 de Israel, 1 de Australia, 1 de Nueva Zelanda, 1 de Chile, 1 de Filipinas y 2 de China.

Vender, pero no cerrar

La gran pregunta cuando una empresa anuncia que dejará el carbón es si sus activos de carbón serán retirados o simplemente transferidos a un nuevo propietario. Un buen ejemplo es la multinacional Anglo American, que ha estado extrayendo carbón en Sudáfrica desde 1945. En lugar de retirar sus minas de carbón y abordar los inmensos problemas de contaminación y salud que han causado a las comunidades locales, Anglo American simplemente escindió su carbón contaminante de sus activos en junio de 2021 en una nueva empresa: Thungela Resources.

Según un informe de Boatman Capital Research, los costos de limpieza de las antiguas minas de Anglo American probablemente serán tres veces más altos de lo estimado y excederán el valor de la nueva compañía. Este tipo de trato es un perder-perder-perder para el clima porque las minas seguirán operando, para el medio ambiente y para las comunidades afectadas, ya que se quedarán con los problemas cuando Thungela Resources no pueda asumir la limpieza costos.

Una transición justa requiere un cierre responsable de los activos de carbón y programas de reciclaje y creación de empleo para los trabajadores.

En Colombia, BHP y Anglo American adoptaron un enfoque similar y vendieron sus acciones en la enorme mina de carbón a cielo abierto Cerrejón a Glencore, una empresa que dice estar en un camino de transición, pero que planea continuar extrayendo carbón térmico hasta después de 2050.

Glencore también es el noveno desarrollador de minas de carbón más grande del mundo y aún apunta a agregar 45 millones de toneladas de producción anual a su cartera. Empresas como Anglo y BHP se están burlando de los inversores cuando afirman que se están descarbonizando. Las instituciones financieras necesitan exigir planes de transición reales a sus clientes, planes que terminen en el cierre rápido de los activos de carbón, en lugar de prolongar su vida vendiéndolos a nuevos operadores.

Demandas contra los cierres de carbón

A medida que más y más países adoptan leyes de eliminación del carbón y regulaciones ambientales más estrictas, un número creciente de empresas están demandando a los gobiernos ante tribunales de arbitraje para defender sus activos de carbón. Algunos ejemplos son Fortum&Uniper y RWE , que están demandando al gobierno holandés en virtud del Tratado de la Carta de la Energía debido a la ley de eliminación del carbón de 2030 de los Países Bajos. Ambas empresas abrieron nuevas plantas de carbón en el país neerlandés en 2015 y 2016 sin considerar la posibilidad de que el gobierno adoptara políticas climáticas más sólidas.

Apenas tres semanas antes de que BHP y Anglo American vendieran sus acciones en la mina Cerrejón, presentaron demandas de arbitraje contra el gobierno colombiano junto con Glencore en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). Sus demandas son una reacción al fallo de la Corte Constitucional de Colombia de que Cerrejón violó los derechos de las comunidades indígenas al acceso al agua. En medio de una severa sequía, Cerrejón había desviado un río para extraer carbón debajo de su lecho.

Las empresas están impugnando el fallo judicial en virtud del tratado bilateral de inversión entre Colombia y el Reino Unido argumentando que tiene un impacto perjudicial significativo en la producción de la mina. A través de tales demandas ante los tribunales, las empresas están socavando la democracia al eludir las sentencias y haciendo que sea más difícil que nunca para los gobiernos hacer cumplir la legislación ambiental progresista o eliminar gradualmente los activos de carbón.

Intercambio de un combustible fósil por otro

Sin embargo, incluso en países donde se están retirando las plantas de carbón o se abandonan los nuevos proyectos, una parte significativa de estas plantas está siendo reemplazada no por energías renovables, sino por gas fósil. Aproximadamente un tercio de las plantas de carbón que se «retiraron» en los Estados Unidos entre 2011 y 2019 se transformaron en plantas térmicas de gas.

Países como Bangladesh, que eliminó un tercio de sus plantas de carbón planificadas, o Filipinas, que abandonó más de la mitad de las nuevas plantas de carbón en su cartera de proyectos, ahora se encaminan hacia una construcción masiva de terminales de gas natural licuado.

Esto es extremadamente preocupante ya que el gas fósil está compuesto principalmente de metano, que tiene 86 veces el poder de calentamiento del CO2 durante los primeros 20 años después de su liberación. El metano es responsable de al menos el 25% del calentamiento actual y las fugas de metano van de la mano con el proceso de extracción, almacenamiento y quema de gas.

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La banda sonora de mi vida

El 22 de noviembre se celebró el día internacional de la música, muchos pensaréis que no es tan importante, pero… ¿Qué sería la vida...

¿Quién dijo que la movilización obrera no sirve para nada?

Los sindicatos están eufóricos con sus últimas victorias de la pasada semana: la negociación del conflicto con la empresa Pilkington NSG, radicada en Sagunto...

El Repaso del 29 de noviembre: aparece la variante ómicron, ¿cómo nos están informando sobre ella?

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad. En estos momentos, la variante omicron del Covid-19 capta nuestra atención. En...

Afectados del Metro de San Fernando: «No vemos una solución sino sólo excusas, mentiras y que a nadie le importa»

Excavadoras y escombros. Este es el final para las viviendas de más de 200 familias de San Fernando de Henares. La situación se ha...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

La banda sonora de mi vida

El 22 de noviembre se celebró el día internacional de la música, muchos pensaréis que no es tan importante, pero… ¿Qué sería la vida...

¿Quién dijo que la movilización obrera no sirve para nada?

Los sindicatos están eufóricos con sus últimas victorias de la pasada semana: la negociación del conflicto con la empresa Pilkington NSG, radicada en Sagunto...

El Repaso del 29 de noviembre: aparece la variante ómicron, ¿cómo nos están informando sobre ella?

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad. En estos momentos, la variante omicron del Covid-19 capta nuestra atención. En...

Afectados del Metro de San Fernando: «No vemos una solución sino sólo excusas, mentiras y que a nadie le importa»

Excavadoras y escombros. Este es el final para las viviendas de más de 200 familias de San Fernando de Henares. La situación se ha...