Cecilia Domínguez Luis, (La Orotava, Tenerife), 1948. Licenciada en Filología Hispánica. Ha publicado poemas, artículos y cuentos en periódicos y revistas de las Islas y de la Península. Además: diecisiete libros de poemas, seis novelas (tres de ellas juveniles), seis libros de cuentos, uno para adultos, tres para niños y otro para adolescentes, además de un relato corto juvenil. Fue Presidenta del Ateneo de La Laguna. En la actualidad, pertenece al comité de redacción de la revista Cuadernos Ateneo, editada por el Ateneo de La Laguna. Ha sido traducida al francés, al rumano y al alemán y, a lo largo de todos estos años, ha participado como ponente en diversos Congresos Nacionales e Internacionales de Lengua y Literatura, así como en encuentros de poesía, dentro y fuera de las islas. En 2011, fue elegida Miembro de la Academia Canaria de la Lengua. En 2013 fue nombrada Miembro del Instituto de Estudios Canarios. En 2015 se le concede el Premio Canarias de Literatura.

El próximo viernes 20 de septiembre, a las 19:00 horas, participará en una nueva jornada del Ciclo de Lectura del Atlántico, que se desarrollará en la Real Sociedad Económica Amigos del País de Tenerife, donde presentará “La piedra y el Obús”, Nace, 2019. Un libro de poemas que está concebido para ahondar en los cimientos del ser humano y desde su interior, apelar a una nueva refundación del ser, a partir de la igualdad y la justicia. A partir del establecimiento transversal de los valores y los principios. A partir de la autocrítica y la introspección.

  

“La piedra y el Obús”, Editorial Nace, 2019, es un libro de poemas concebido desde la luz, para acabar incrustándose entre las grietas del ser humano. ¿Quién es la piedra y quién es el obús?

La piedra y el obús representa dos momentos de la Humanidad: el primero (la piedra) y, por el camino que vamos, el último (el obús)

 

Hablas en tus poemas del hombre, desde un punto de vista global, como humanidad, y también desde una perspectiva individual, como parte del vórtice que sustenta al sistema patriarcal. ¿Crees que la humanidad debe reestructurarse para establecer los nuevos modelos de valores?

El problema es que, la humanidad, a pesar de todos los avances científicos y tecnológicos, no ha sabido avanzar en lo social, en lo que tiene el hombre de solidario y humanitario, en definitiva, de persona. Las estructuras no han cambiado y, claro, estamos dentro de un engranaje peligroso, que beneficia siempre a los mismos y que invisibiliza a la otra parte, lo que es mucho peor que prohibir.

 

¿Hemos perdido los viejos héroes de la memoria?

Los hemos interpretado mal, tal vez, interesadamente. Nos hemos quedado en la superficie, porque hoy no hay tiempo para pensar, o no nos dejan ese tiempo. Más que perder, se ha confundido heroicidad con barbarie.

 

En el libro de poemas “La piedra y el obús”, la poeta desdobla su voz en femenino para adoptar un tono, quizás cuasi másculo, cuando el poema y el dolor lo pide, que intenta ahondar en las miserias y el hambre del ser humano. ¿Por qué has empleado ese desdoblamiento como recurso en tus poemas?

Si en “la piedra” los poemas están visto desde la distancia de una tercera persona, es porque estoy hablando de “el principio”, del descubrimiento, del asombro, de las preguntas. Digamos que es el ojo que ve, que no interviene, que cuenta lo que pasa y que también descubre. En el “obús”, la perspectiva cambia. Ahora es un hombre quien habla en primera persona, el que es consciente de su propio cinismo, del que a veces se siente culpable pero que, la mayoría, lo reivindica. Y es un hombre porque la historia la han escrito ellos, a su imagen y semejanza, aunque la hemos protagonizado unas y otros.

 

“El aullido/sustituye al dedo que señala./Un hombre golpea la piedra,/golpea, golpea./Se hace añicos el aire/y astillas de luz constelan el desierto”, ¿Crees que el ser humano no tiene ninguna otra opción que la de seguir viviendo? Y si, en efecto es así, ¿por qué tiene ese deber o esa necesidad?

Primero hay que empezar por reconocer que nadie elige vivir. Estamos aquí, acaso por azar, o por voluntad de otros. Otra cosa es que aceptemos la vida, lo que es imprescindible para continuar y, cuando elegimos, lo hacemos con todas sus consecuencias. Por supuesto que hay otras opciones. Pienso que lo único que podemos elegir es, precisamente, no seguir viviendo. No creo que sea una cuestión de deber ni de necesidad, sino de instinto de supervivencia, o también ¿por qué no?, de amor a la vida.

 

Un poemario de raza, no complaciente, que ha sido concebido para dar luz y saldar las cuestiones pendientes que el ser humano tiene con la humanidad. ¿Crees que el ser ha inculcado la violencia como parte del ritual de la vida, como modus operandi del individuo?

La violencia existe desde que alguien agrede al otro por que desea lo que el quiere, o por demostrar su poder frente al otro. Todo esto, por supuesto se integra en el sistema patriarcal, en cuanto es dominación, pero pienso que es anterior a eso.

 

“…descubriéndose a sí mismo en el asombro./Con el tiempo sus manos/trazarán la primera espiral/en la piedra”. ¿Existe la posibilidad de la redención, en cualquiera de sus formas, del ser humano ante sus actos? ¿Podemos, en cierta manera, enmendar todo este caos que sin darnos cuenta estamos celebrando?

Creo que sí, que hay posibilidad de redención. Soy bastante optimista (aunque no lo parezca) con respecto al ser humano. Creo que un día de estos “se caerá del caballo” y se dará cuenta de que la ruta a seguir es otra. Pero lo primero que tendríamos que reconocer es, precisamente ese caos del que todos somos culpables, de una manera o de otra.

 

¿Es quizás la soledad uno de las razones que atormentan al ser humano y que lo corrompen?

Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra/traspasado por un rayo de sol/ y de pronto anochece (Ed e súbito será) Es un poema de Salvatore Quasimodo que para mí definen un instante de soledad luminosa. Por supuesto que hay una soledad oscura, la que no se desea, la de sentirse solo y anónimo en medio de la gente y que eso te produzca tormento. Pero quizá, lo que corrompa más no sea, precisamente la soledad.

 

Tenemos la obstinada obsesión de mirar hacia otro lado. ¿El ser humano se ha dado por vencido? ¿Estamos expuestos al torrente vital de la turba, de la sociedad, del miedo?

La obsesión es el miedo. Miramos hacia otro lado porque tememos enfrentarnos, incluso, con nosotros mismos. Además, el miedo, es otra forma de poder y la turba es también producto de ese miedo que alguien (o muchos) nos inculca para dominarnos. La xenofobia, el racismo, el machismo, etc. No es otra cosa que miedo; miedo a lo que se desconoce, miedo a lo que no se entiende, miedo al distinto, miedo… Miedo que se fomenta, como otra forma de poder.

 

“Luego está la voz de una terca conciencia./Demasiado/para una tan corta vida/en la que hay que elegir./Y lo peor de todo es que no creo/en la fácil excusa del destino”. ¿Por qué no crees en el destino?

Si creyera en el destino, estaría asomada a la ventana, o sentada en la puerta de mi casa, sin hacer nada, esperando a eso que llaman destino. Creer en el destino nos quita capacidad o voluntad de acción. Si estoy destinada a… ¿para qué lucho?

 

“Hace tiempo/que contemplo una tierra habitable/más allá de tus ojos”. ¿Crees en la esperanza como único motor del ser humano?

No, como se suele decir, la esperanza es lo último que se pierde -algo en lo que no estoy muy de acuerdo, porque lo último que se pierde es la vida-, pero no es un motor, digamos que es el lubricante, pero el motor es el amor, entendiendo este con un sentido amplio que incluye el respeto, la tolerancia, la libertad propia y la del otro, la empatía, la solidaridad…

 

Asevera parte de la intelectualidad contemporánea que los autores deben dejar a un lado el surrealismo y la conceptualidad y volver al realismo, como contra cultura y como forma de lucha, para plasmar las grandes atrocidades que se están cometiendo en la actualidad. ¿Crees que es necesaria esa posible involución en el arte y en el modo de vida del ser humano para renombrar el mundo que nos rodea?

El arte es siempre lucha, y no digamos el surrealismo que es un movimiento totalmente, rompedor, inconformista, reivindicador, y que surge en contra de la sociedad de su tiempo. Para renombrar el mundo, precisamente, necesitamos del arte, de la literatura. Cualquier involución, al menos para mí, es negativa. Se puede denunciar, plasmar, darle la vuelta a todo, sin tener que volver atrás, ni en el arte ni en nada. ¿Volver atrás? ¿Adónde? Cualquier tiempo pasado, no fue, como se dice, mejor, solo que éramos más jóvenes.

 

¿Qué esperas de este libro de poemas?

Lo que suelo esperar de todos: Intentar hacer reflexionar y plantear preguntas a los que lo lean

 

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto?

Sí, en varios. En poesía, tengo una trilogía sobre tres mujeres que, en cierta manera, me han marcado: Eva, Andrómaca y Ofelia. En narrativa, estoy en una novela que pretende ser un homenaje a esas mujeres, cuyos maridos emigraron a Venezuela en los años 50, y se olvidaron de ellas y de sus hijos.

Un libro que transita desde la prehistoria hasta nuestros días. Un libro de poemas que atraviesa la mitología atravesando desde el diálogo el presente. Un libro que se presenta inquebrantable ante la realidad que nos rodea. Un libro que nos recuerda el precio inmaterial del silencio mediante la palabra y el dolor, a través del caos y el abismo.

El próximo viernes 20 de septiembre, a las 19:00 horas, participará en una nueva jornada del Ciclo de Lectura del Atlántico, organizada por el Círculo Artístico Cálamo, y que se desarrollará en la Real Sociedad Económica Amigos del País de Tenerife, donde presentará “La piedra y el Obús”, Nace, 2019. Una buena razón para ver al ser humano entre la piedra y el obús.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorTwitter y facebook pillan “in fraganti” las trampas del PP
Artículo siguienteAy Carmena, ay Carmena….
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + 12 =