Instituciones Penitenciarias es un servicio público esencial que trabaja con la población reclusa, considerada especialmente vulnerable por padecer patologías previas e inmunodeficiencia adquirida por el confinamiento en espacios cerrados. El sindicato denuncia que parte de las y los profesionales que trabajan con ellos tienen que mantener un contacto estrecho y “no pueden mantener la distancia de seguridad preventiva de más de 2 metros”. Por eso, CCOO llevan semanas pidiendo que “les proporcionen los Equipos de los Equipos de Protección Individual (EPI), una demanda que aún no ha sido atendida en la mayoría de los centros penitenciarios del país”.

A pesar de las distintas medidas preventivas y organizativas del trabajo, de la suspensión de las comunicaciones o de las actividades grupales que se han adoptado, “el virus ha traspasado los muros de la prisión”, señala CCOO.

E sindicado afirma que hay 37 trabajadores positivos confirmados y 2 internos y unas 250 personas en investigación, esperando a que les hagan las pruebas. Más de 180 son trabajadoras y trabajadores penitenciarios.

CCOO exige para el colectivo de prisiones “un acceso rápido y masivo a los tests. Tenemos que conocer lo más rápido posible el personal e internos que están infectados para evitar la propagación del virus y que aparezcan brotes descontrolados en las prisiones”.

En las próximas semanas “se espera un crecimiento exponencial, ya que tenemos los primeros casos distribuidos por 28 centros penitenciarios”, señala el sindicato. “Por eso, necesitamos que se nos dote de mascarillas que protejan al personal, guantes de nitrilo y gel hidroalcohólico”, destaca el sindicato.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre