Comisiones Obreras (CCOO) ha calificado de injustificable la política de brazos cruzados del Gobierno ante la grave situación, tanto de actividad como financiera, en la que se encuentra Correos y como respuesta ha iniciado un proceso de movilización que tendrá su primera expresión en un paro general en mayo. Para el sindicato, mayoritario en la empresa postal pública, la comparecencia de Pilar Platero, presidenta de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y de Rosana Navarro, subsecretaria de Fomento, en el Congreso de los Diputados con motivo de la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 en relación con Correos, no ha hecho sino demostrar la intención del Gobierno de enmascarar la realidad respecto a la mayor empresa del sector público y de SEPI.

La presumida innovación y diversificación en nuevas líneas de negocio por parte de la presidenta de SEPI, y el aumento de los ingresos, no dejan de ser papel mojado para CCOO, al no existir sobre la mesa plan estratégico alguno que permita orientar su actividad y convertirlo en un operador logístico de referencia. En relación con el plan de prestación del Servicio Postal Universal que debe fijar las cuantías de la financiación del Servicio Postal Universal, exigido por los sindicatos hace casi un año, tanto SEPI como Fomento han señalado que el grupo de trabajo creado está terminando las conclusiones de la metodología del cálculo cuyo borrador han hecho llegar a la UE.

Para CCOO, la intención del Gobierno es echar balones fuera, acabar la legislatura manteniendo la inacción hacia Correos en un plan que no termina de llegar, es por lo que denuncia “la distorsión que vende el Gobierno sobre Correos, con un recorte de 180 millones de euros en la financiación del Servicio Postal Universal en 2017 y 2018, un déficit histórico en sus cuentas, falta de plan estratégico para adaptarse al nuevo mercado y el incremento notable de la precariedad laboral con una plantilla fija claramente insuficiente”.

“Pese al aumento de los ingresos vendido por el Gobierno, el recorte presupuestario y la falta de plan estratégico para adaptarse al nuevo mercado, es decir, la inacción política, se refleja en unas cuentas públicas que acumulan un déficit récord en cuatro años consecutivos de 300 millones de euros (2015-2018)”.

En lo que se refiere al empleo, la presidenta de SEPI anunció los procesos de consolidación para el período 2015-2017 en casi 6.000 nuevos puestos de trabajo, que para CCOO es poco significativo ya que esta cifra es claramente insuficiente si se tiene en cuenta que en la última década se han destruido 15.000 empleos fijos, y se está imponiendo un modelo de empleo basado en la precariedad, la temporalidad (un 35%) y los minijobs (un 22%).

También parece sorprendente para el sindicato que se alabe “la eficiente plantilla” de la empresa pública, cuando no ha habido intención alguna de mejorar sus condiciones laborales por parte de SEPI o del Gobierno, con un convenio colectivo y acuerdo funcionarial bloqueados desde hace más de cuatro años.

Para CCOO, que ya pidió la comparecencia de la presidenta de SEPI en noviembre pasado ante una situación que se arrastra desde el inicio de la legislatura, todos estos ingredientes están ubicando a Correos en la senda de la quiebra económica. Motivo por el que CCOO, junto con el resto de sindicatos de Correos, ha iniciado un proceso de movilización que tendrá su primera expresión en un paro general en mayo y que se prolongará durante los próximos meses mientras no se rectifique la grave situación de Correos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre