martes, 16agosto, 2022
30.7 C
Seville

Catalunya independiente… ¿nuevo error de España?

Joan Manzano
Joan Manzano
Ejecutivo en multinacionales y consultor en España y Sudamérica en Desarrollo Organizacional, Planificación Estratégica, Marketing Estratégico, Comercial, Ventas. Desarrollo Directivo.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

¿Por qué se independizaron las colonias españolas en América…?

Ortega escribió: “España, para llegar a una etapa verdaderamente constructiva, de sinceridad y edificación, tiene que pasar por una serie de experiencias fallidas, tiene que embarcarse en uno y otro error. Sólo al cabo de sufrir estos tártagos y engañarse a sí misma varias veces respecto a su auténtico sentir, consigue afinar la puntería”.

El libro “Adiós, madre patria” recoge documentación sobre la independencia de las colonias castellanas primero, españolas, después, en América. Común denominador: “conciencia de no ser tenidos en cuenta, de ser explotados; de que la metrópoli no respetaba y aplicaba su propia legislación en las colonias. Pero sí extraía de ella todo lo que podía”. Eso provocó la independencia. Sus declaraciones  atentaron contra el artículo 1 de la Constitución española de entonces. Parece que esa idea, hoy no tiene nada que ver con lo que entonces era “la nación española”, sigue vigente.  Crecen los políticos, catedráticos, comentaristas, incluso ex del PP que califican “colonia” a Catalunya.  Cada vez, parece, son más los votantes catalanes que se consideran “colonizados”.

Parece evidente: España no ha aprendido. Tiene una larguísima historia de pérdidas coloniales. Los borbones reinaban con poder.  ¡Curioso el balance borbónico!

¿Cómo está hoy España?

¿Ha aprendido de sus errores? ¿Está en una etapa “verdaderamente constructiva, de sinceridad, edificación…? ¿Qué sugieren los hechos desde la llamada “transición ejemplar” hasta hoy?

¿Qué valoración hacer de cada uno de sus “estamentos” ?: Monarquía, Constitución, Parlamento, Senado, Sistema judicial, Fuerzas armadas, partidos políticos, patronales, sindicatos, etc. ¿Equiparables a los equivalentes de los considerados Estados verdaderamente democráticos, en desarrollo y crecimiento social, económico, cultural, político, judicial, etc.? ¿O todo lo contrario…? ¿Qué demuestran los “hechos objetivos”? Un observador imparcial, con criterio y valores universales, ¿qué informe emitiría? Ya llegan.

Ejemplo: Sesiones del Congreso español. ¿Se abordan temas de trascendencia estratégica para optimizar democracia, bienestar de la sociedad; posición internacional, competitividad, integración interna…? ¿Se detecta un esfuerzo de “todos” los diputados que “sume” cara a las mejores medidas? O…, ¿se tratan temas puntuales con un objetivo totalmente “excluyente”, tono claramente descalificador? ¿Se “suma” en función de la sociedad o se “excluye” en función del modelo propio? ¿Orientación al mejor futuro o a una clara vuelta al pasado, una defensa “numantina” de modelos partidistas, ideológicos, cada vez más lejos de la dinámica democrática europea…? Se puede añadir mucho más. Ahí está la realidad.

Mientras, la sociedad toma partido por esas posiciones enfrentadas a través de votos ilógicos. Son ideológicos, viscerológicos, fobiológicos, partidológicos, etc.  España no está por una etapa “verdaderamente constructiva, de sinceridad, edificación”. ¿Lo está su sociedad?

¿Y el conflicto con Catalunya…?

Problema creado por el propio Estado. Reproduce lo que provocó la independencia en América: “incumplimiento de la propia legislación. Explotación”. Ucronía: ¿qué hubiera sucedido si el Estado, la monarquía, los sucesivos gobiernos y estamentos hubieran cumplido la Constitución, los Estatutos, los presupuestos en inversiones vitales, los acuerdos, con Catalunya? ¿Qué si el Tribunal Constitucional hubiera respetado el Segundo Estatuto “constitucionalmente” elaborado, aprobado en dos parlamentos, refrendado por los votantes en Catalunya y firmado por el rey? ¿Qué si se hubiera financiado a Catalunya de acuerdo con lo que genera su población y recogían los Estatutos? ¿Qué si se hubiera dado contenido a su condición de “nacionalidad” en lugar de dejarla “fuera” de la Constitución, sin Estatuto, y ahora estar como “territorio intervenido”? ¿Colonia…? ¿Qué si se hubiera respetado su identidad histórica, lengua, cultura, valores…?  Todo esto debería tratarse en el Parlamento español “para corregir, solucionar” vía política el conflicto. ¡Hay soluciones! Mantener la represión judicial y policial, como califica Asimov, demuestra “incompetencia de los gobernantes”. Esa gestión agrava el conflicto. Gabilondo: “Catalunya no se va. Ya se ha ido. La echamos nosotros”.

¿Qué es lo coherente…?

España demuestra estar en autodestrucción, engaños. En quiebra sistémica. Ante nuevas experiencias fallidas en democracia, progreso, competitividad internacional, integración interior. Todo indica que se vuelve a engañar. Ante esa evidencia, demostrada por tantos hechos interiores y exteriores, ¿adónde “apunta” con Catalunya? ¿Qué futuro prevé para los habitantes de ésta?

Ante el trato de España a “todos” quienes habitan en Catalunya: evidencia de expolio, colonización, menosprecio… ¿qué les justifica ser dependientes de un Estado que, como a las colonias americanas, les ignora, no respeta las leyes que les protegen, castiga, coloniza…?

Ante esa evidencia ¿qué es lo coherente para los habitantes de Catalunya con dignidad democrática y orientados a su mejor futuro…? ¿Seguir colonizados… o independizarse y mejorar sustancialmente su calidad de vida, democracia, justicia social, libertad, dignidad, identidad…?

Si no se independizan… ¿quién comete el error…?

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

  1. Hablando de las colonias americanas le recuerdo que centenares de barcos negreros catalanes participaron en ese lucrativo comercio como (Joan Maristany Galceranse el genocida de la isla de Pascua) y Cataluña se enriqueció con ello.

    Tiempo después durante el franquismo la burguesía catalana pudo explotar a millones de «nouvinguts» al amparo de las leyes franquistas que impedían que los obreros pudieran organizarse y protestar, y gracias al trato privilegiado que dio Franco a los catalanes, cuando terminó la dictadura Cataluña era la comunidad más rica de España.

    Y en la actualidad tienen montado la etnocracia del 30% (ver Wikipedia) por la cual una minoría rica y privilegiada con yate en la Costa Brava (los puigdemot) gobiernan sobre la mayoría del pueblo; los «rodriguez» de Badalona y Hospitalet.

    El cuento de los catalanes explotados y oprimidos con yate en la Costa Brava y casa en el Ampurdán, ya huele. Y su supremacismo también.

  2. Muy curioso tu comentario.
    Das por hecho que el 100% de los Catalanes son independentistas. Quizás aquellos negreros eran de una parte o de la otra, haciendo lo mismo que el resto de países.

  3. «Los Puigdemot» Je,je.
    ¿A quien quieres referirte? ¿A PuigdemoNt?
    Tu ignorancia sobre el tema, y me temo que sobre cualquier otro, debería aconsejarte el informarte mejor antes de emitir cualquier opinión.
    Puigdemont no tiene yate. Y si lo tubiera y se lo hubiera ganado honradamente, pues que lo disfrutara. Estaría en su derecho.
    El 52% de votantes que, supongo que sabràs,no tienen todos yate, si tienen claro como tienen que ser las relaciones Catalunya – España. Relaciones de igual a igual . Y para esto, Catalunya necetita ser un estado independiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído