La semana previa a las navidades será clave para el conflicto político en Cataluña y para el propio Estado español, puesto que se van a suman una serie de acontecimientos que pueden dar un vuelco a la situación actual, tanto desde un punto de vista político como desde el social y el económico.

En primer lugar, Carles Puigdemont, Luis Puig y Toni Comín están citados en la Cámara del Consejo de Bruselas para comparecer ante el juez que deberá decidir sobre si aceptar la orden de extradición emitida por el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena tras la sentencia del juicio del Procés. La Fiscalía belga es favorable a la entrega de los tres políticos catalanes.

Sin embargo, todo indica a que el juez no tomará ninguna decisión hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determine sobre la inmunidad como eurodiputado de Oriol Junqueras. En el caso de que el alto tribunal de la Unión Europea determinara que el líder de ERC adquiriera la condición de eurodiputado, la inmunidad alcanzaría hasta su estancia en prisión, puesto que la sentencia del Procés se emitió con posterioridad a las elecciones europeas. Por otro lado, esta decisión del TJUE también alcanzaría a Carles Puigdemont, por lo que el líder de JxCat tendría plena libertad, incluso, para regresar a España sin poder ser detenido.

Estos dos hechos tendrían una influencia fundamental en las negociaciones entre el PSOE y ERC de cara a la investidura de Pedro Sánchez, puesto que Oriol Junqueras podría ser clave en mantener el bloqueo y provocar unas terceras elecciones o en permitir que Sánchez logre ser investido presidente y, a partir de ahí, iniciar un diálogo político sobre el conflicto catalán en busca de una solución consensuada que no se puede alcanzar en unas pocas semanas teniendo en cuenta el escenario de enquistamiento actual.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre