Puigdemont defiende el papel que deben jugar desde Waterloo. Foto: Flickr.

El panorama en Cataluña de cara a la formación del próximo Gobierno de la Generalitat no se presenta tan claro como parecía en un principio cuando el bloque independentista consiguió la mayoría absoluta en escaños y el 52% de los votos. Las tiranteces entre los futuros socios de gobierno amenazan, incluso, después de 2 intentos de investidura fallidos con unas nuevas elecciones si no se llega a un acuerdo en el bloque independentista antes de 2 meses.

Las tiranteces

La tensión viene generada por cuatro puntos de tirantez. Dos en lo referente al liderazgo y los otros dos en cuanto al rumbo que se debe marcar en la próxima legislatura. Por un lado está el liderazgo de quien tiene que marcar la hoja de ruta. ERC y la CUP apuestan claramente por Pere Aragonés y Oriol Junqueras que son los que están en Cataluña y legitimados por los últimos comicios para enfrentarse cara a cara con el Estado español en el debate territorial. Por otro lado está Carles Puigdemont y su

Consejo Nacional por la Republica. Que pretende, desde Europa, ejercer presión al Estado desde el amparo que le da la legalidad internacional.

Fuera del alcance del estado

Los otros dos puntos divergentes tienen que ver con la hoja de ruta. Mientras ERC quiere gobernar y dar prioridad a las políticas sociales JuntsxCat no ve otro camino que el choque con el Estado. Y para llevar a cabo esta confrontación el papel de Puigdemont es clave según Junts, ya que como anunciaban en un comunicado desde el Consejo por la República hay que aprovechar la situación de los miembros del Consejo “por el hecho de que sus personas jurídicas instrumentales están en el exilio, y están fuera del alcance de la acción represora del Estado español”.

Enfado de ERC

El enfado en ERC es evidente así lo demostraba el diputado de la formación Joan Tardà que publicaba en su cuenta de twitter: “Se entiende la pataleta. No es fácil aceptar que los masoveros vayan por delante cuando siempre has sido señor”. Y es que la formación liderada por Oriol Junqueras no puso pegas a la hora de investir a Puigdemont o a Quim Torra.

Controlar los fondos

Otros de los motivos de discusión tiene que ver con la gestión de los fondos europeos. Mientras ERC quiere ejercer el control de este presupuesto desde un comisionado, JuntsxCat pretende que sea la Consejería de Economía liderada por Elsa Artadi y así los conservadores tendrían pleno control del gasto de las ayudas europeas.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. «El vot de Lleida val gairebé dues vegades i mitja que a Santa Coloma de Gramenet»
    N.B. TENÉIS UN 26% DEL CENSO (UNA PERSONA UN VOTO)EN LAS «PLEBISCITARIAS» DEL 14-F

  2. «El vot de Lleida val gairebé dues vegades i mitja que a Santa Coloma de Gramenet»
    N.B. TENÉIS UN 26% DEL CENSO (UNA PERSONA UN VOTO)EN LAS «PLEBISCITARIAS» DEL 14-F.
    Otto Von Bismarck : «España es el pais más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentado destruirlo y no lo han conseguido».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre