¿Ha visto el lector elefantes con una anilla en una pata? Una versión: Se caza al animal. Una fuerte cadena en su pata le impide librarse, aunque se esfuerce. Se le debilita manteniéndolo sin comida ni agua. Cuando le parece al cazador, se acerca a él para que lo identifique y lo va alimentando. El paquidermo aprende que no le sirve gastar energías. Asocia a su cazador con “supervivencia”. Pierde conciencia de su libertad a cambio de ser alimentado. La cadena ya no es necesaria… mientras continúe la anilla en su pata. En su “mente” está “programado”.  Después, la anilla metálica no es necesaria.  Queda una “anilla mental” de subordinación. El elefante es muy superior al hombre que le domina, pero se ha rendido a él. A partir de ahí trabaja para él.

Un ser libre, inteligente, poderoso, fuerte, ha sido sometido, programado, por otro por la fuerza. Llegará un momento que ignorará que existe la libertad de moverse por la sabana con su manada…

¿Progresiva disminución de espacio en una pecera…?

Experimento con peces. Acuario amplio. Paredes de cristal. Varios ejemplares nadan libremente. A los pocos días, se introduce un vidrio transparente que reduce algo el espacio. Los peces chocan contra esa “pared” invisible. Se adaptan. Progresivamente, el cristal va reduciendo el espacio para nadar. Los peces siguen chocando, pero se van acomodando al agua disponible. Los investigadores los mantienen así una serie de días. Por fin, retiran la pared móvil y transparente. Observaron que los peces no se movían del rincón en que los habían confinado. Para ellos “ése era su hábitat”.  No sabían que tenían mucho más espacio para nadar. Por descontado, ya desconocían qué era hacerlo en libertad por un río, el mar.

Conflicto Castilla/España con Cataluña.

Es muy antiguo. 1650, Felipe IV: “Hay que imponer a Cataluña los usos y costumbres castellanos”. Felipe V continuó la opresión, la “domesticación”. Siguió durante siglos. Ahí está la historia. Sigue con Felipe VI. Cataluña, se erige y mantiene como primera fuente de riqueza productiva del Estado español. Aporta el 19% del PIB, el 25% de las exportaciones, etc. Los datos macroeconómicos son conocidos. Pero está expoliada. The Wall Street Journal publica: “España obliga a Catalunya a aportar más del 9% de su PIB”. Líderes autonómicos españoles reconocen la aportación de unos 16.000 millones de € anuales. Se obliga a “trabajar”, aportar, pero con una “alimentación” (financiación) insuficiente para lo que precisan sus habitantes. El ranking dentro del Estado español sigue bajando y no por su culpa. ¿Qué lo justifica…? Hay quien lo acepta. ¿Anilla mental…?

Constitución:  contempla el concepto “nacionalidad”. Los Estatutos, prometían un gran espacio de movimiento, libertad, para Cataluña, aunque estuviera dentro de lo que parecía una pecera grande:  España. Poco a poco, ya con la Loapa, apareció una pared de cristal transparente, pero “legal”, que iba disminuyendo el espacio. Primer Estatuto, financiación, inversiones, etc.: “incumplimiento”. El Parlamento catalán aprueba un nuevo Estatuto. El español lo “cepilla”. El Constitucional, inconstitucionalmente compuesto y en contra de la Constitución, modifica tras ser refrendado constitucionalmente. Cataluña, de “nacionalidad” a “fuera” de la Constitución. Está intervenida. Su sociedad, castigada en inversiones, educación, sanidad, infraestructuras, necesidades sociales. Buena parte de los votantes en Cataluña “reaccionan” por dignidad democrática: los independentistas que piden un referéndum. Respuesta: agresión policial, instrucciones judiciales que se han demostrado fraudulentas, juicio que el New York Times calificó de “error” y sentencia que The Guardian calificó de “vergüenza”. La justicia suiza, alemana, belga, escocesa, de la UE, contradicen al Supremo. Miles de imputados por actos democráticos. Ante el conflicto, ni un gesto de distensión. Tampoco para actuar sobre sus causas críticas. En paralelo, despilfarro del Estado en infraestructuras, subvenciones, formación, inútil; encubrimiento de escándalos monárquicos, hipercorrupción en los grandes partidos, sindicatos, estamentos básicos. Cataluña, cada vez más intervenida, acotada, ve progresivamente reducido su espacio. Queda muy poco o nada.

Antes de la sentencia del Constitucional que anuló artículos y modificó otros, ¡vigentes en Estatutos españoles!: sobre un 12% de independentismo. Hoy, casi un 50%.   ¿Reacción al “cristal móvil” que arrincona a sus gentes…?

Hay en Cataluña todavía partidos políticos, dirigentes, medios, patronales, sindicatos, organizaciones, muchos votantes que apoyan… “seguir con la anilla” mental y una pared “legal” que somete, priva de libertad, asfixia. Ante el independentismo… más y peor “dependentismo”. Como los elefantes, los peces, creen que “no es posible la libertad” Otros, no la quieren. ¿Qué lo justifica…?

¿Sólo en Cataluña hay anillas y peceras reducidas?

Las dos alegorías pueden aplicarse a la sociedad española. ¿Es la Constitución una “anilla” mental cuando ya está demostrado el generalizado incumplimiento de la misma? ¿Está vigente el “espacio” de libertad, democracia, justicia social, desarrollo, que se esperaba tras la transición…? ¿Qué demuestran los hechos objetivos?

¿Qué se gana…?

Exactamente, ¿qué ganan quienes viven, trabajan, tributan, en Catalunya, poniéndose ellos mismos la “anilla mental” que anula la enorme fuerza que tienen, lo mucho que aportan, para seguir siendo domesticados y trabajando para otros en detrimento de sus propias familias…? ¿Por qué prefieren la “anilla mental” y renuncian a ser, vivir, libres y con bienestar que merecen…?

Exactamente, ¿qué ganan los dependentistas, tan perjudicados en todo como los independentistas, que se resignan a vivir en un espacio cada vez más reducido en democracia, economía, justicia social?  ¿Por qué no quieren “nadar” en total libertad en el mar que ofrece la independencia en lugar de arrinconados en una pecera cada vez más pequeña…?

Exactamente, ¿qué gana el Estado español, los españoles, provocando el conflicto con Cataluña, incumpliendo sus propios compromisos Constitucionales, estatutarios, presupuestarios? ¿Qué se gana actuando con represión judicial, policial, en lugar de haber evitado el problema o solucionarlo políticamente? ¡Hay varias y democráticas soluciones para España y para Cataluña! ¿Qué se gana alejándose de los modelos verdaderamente democráticos…? ¿Por qué no se aplican…?

¿Qué diría Asimov?  España ha fracasado. Ahí están los hechos objetivos. Desde la dignidad democrática, ¿qué es lo coherente…?  ¿Sociedad catalana sin anilla y con espacios crecientes de libertad, democracia, justicia social, desarrollo… o… anillada y espacio progresivamente limitado…?

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Me ha parecido muy lúcido y verdaderamente expresivo este artículo. No todo és ajustado, a mi entender, pero en el fondo, la clava.

  2. Un análisis que se puede compartir en parte o no, pero mi pregunta ahora y aquí llegados a la situación actual: ¿Qué propone el autor? ¿Tiene alguna solución para salir de esta democracia limitada? ¿Se quiere mojar? «mojarse hasta mancharse» como diría el poeta.

  3. Quizás la pregunta es qué puedo hacer yo, lector, para cambiar el destino, trágico porque no está a mi corto alcance y me desborda hasta hacer aguas:
    – rectificar el rumbo?, Ahora que sabemos que es un error (y un abuso)
    – manifestarse en la calle (cuando se pueda) y en las redes para obligar al piloto a cambiar el rumbo? Es inútil, porque el Sistema viaja con el automático puesto, y así da igual quién coja los mandos y se crea poderoso…
    … …
    Bastaría con detener la ola gigante de caspa que nos devuelve al pasado. Casi ná!
    Si coincides con el diagnóstico del artículo, no esperes la receta para un tratamiento que sólo la gente puede aplicar… si no se ahoga con la marea alta antes y comienza a nadar hacia una isla virgen de tanto estrago.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre