La consejera de Sanidad de la Castilla y León, Verónica Casado, ha comunicado que no renovará los contratos que realizó a los casi 3.000 profesionales para trabajar en hospitales, Emergencias 112 y Atención Primaria del SACYL, por la falta de personal para poder hacer frente a la pandemia del COVID19, sumándose así a la insolidaridad de la presidenta Isabel Díaz Ayuso, que ha mandado al paro a casi 10.000 trabajadores.

Los 2.835 profesionales sanitarios contratados como refuerzo para afrontar la crisis de la COVID, y que han luchado contra la pandemia, dejándose la piel, finalizan el próximo 31 de abril, pero no serán renovados y en todo caso, algunos de ellos podrán continuar, pero solo dependiendo de necesidades de cada Gerencia de Salud.

Desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO reclama al conjunto de las Administraciones, incluidas a las comunidades de Madrid y Castilla y León que además de un reconocimiento por su esfuerzo y dedicación ante la pandemia originada por el COVID-19, “recompensar la labor del personal sanitario, una vez controlada la situación, manteniendo el volumen de contrataciones realizadas, con un más que merecido descanso al conjunto de los y las profesionales del sector y devolviéndoles los derechos que les han sido arrebatados”.

La consejera de Sanidad de la Castilla y León remarcó que la “presión asistencial se está normalizando”, tanto en los servicios generales como en las Unidades de Cuidados Intensivos, (UCIS) y, por lo tanto, si no hay un repunte, no se renovarán los contratos eventuales de los y las trabajadoras que lo han dado todo para salvar vidas.

CCOO califico de “indecente”, “desgobierno” y “temeridad” la reducción de nuevo de las plantillas a cifras con las que será imposible afrontar los retrasos de consultas, cirugías o pruebas diagnósticas que hay que comenzar a afrontar, tras el parón de la actividad asistencial en pacientes con otras patologías distintas al COVID19, tanto en Madrid como en Castilla y León.

A lo largo de las últimas semanas un grupo de sanitarios que en un principio trabajarían hasta el 30 de junio, ahora sin explicación alguna de las administraciones, ven que la relación laboral termina este 30 de abril.

Para CCOO hay que mantener el volumen de contrataciones realizadas y dar un merecido descanso al conjunto de los profesionales del sector sanitario. Por eso piden pedimos equiparar los ratios de personal sanitario a la media europea, algo de lo que hoy estamos bastante alejados y que el despido masivo de eventuales agrandará.

Se debe incrementar la financiación del gasto sanitario en Atención Primaria hasta el 25% del total del gasto, para conseguir acercar a la población estos servicios, y dar más capacidad resolutiva a estos productos, volviendo a retomar sus valores intrínsecos, como la educación para la salud, la prevención y la promoción valores que se han olvidado en esta última etapa.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre