El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) desestimó la impugnación de la atleta sudafricana Caster Semenya a las regulaciones internacionales que la obligaban a someterse a un tratamiento médico o ser expulsada de la competencia. Estas leyes promulgadas por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), requieren que las atletas, como Semenya, con niveles de testosterona natural más altos que los típicos tengan que medicarse innecesariamente si desean competir. Los propios jueces han reconocido que esas normas son discriminatorias pero que no son nulas.

Liesl Gerntholtz, director ejecutivo adjunto de Human Rights Watch ha afirmado que «Las mujeres con variaciones intersexuales tienen el mismo derecho a la dignidad y el control sobre sus cuerpos que las demás mujeres, y es profundamente decepcionante ver que CAS respeta las normas que se oponen a las normas internacionales de derechos humanos. Al examinar y excluir a las mujeres atletas en base a sus niveles de hormonas naturales, las regulaciones de la IAAF estigmatizan, estereotipan y discriminan a todas las mujeres».

Las regulaciones de abril de 2018 se enfocan en mujeres atletas con algunas variaciones intersexuales, algunas veces llamadas «diferencias de desarrollo sexual», que causan niveles de testosterona naturales más altos que los típicos. Las regulaciones les niegan a estas mujeres el derecho a participar en la categoría femenina para correr eventos a partir de 400 metros, a menos que se sometan a pruebas invasivas y medicación para reducir sus niveles de testosterona. No hay un consenso científico claro de que las mujeres con variaciones intersexuales que tienen testosterona natural más alta que la típica tengan una ventaja de rendimiento en atletismo.

Al desestimar el caso de Caster Semenya, los jueces del TAS reconocieron que las regulaciones son discriminatorias, pero, al no aplicar las normas internacionales de derechos humanos, las consideraron una respuesta «proporcionada» a las preocupaciones de la IAAF sobre la elegibilidad para las categorías femeninas. Sin embargo, expresaron «serias preocupaciones con respecto a la futura aplicación práctica» de las normas con respecto a cómo la IAAF evaluaría el cumplimiento de las mismas por parte de los atletas, reconociendo la evidencia cuestionable de una ventaja atlética significativa real para las atletas con niveles más altos que la testosterona natural. Además, señalaron el problema de los posibles efectos secundarios del tratamiento hormonal en estos atletas. Los jueces señalaron que una evaluación adicional de estas preocupaciones puede hacer que estas regulaciones se consideren inválidas en el futuro.

El 22 de marzo de 2019, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución que señala que las regulaciones de la IAAF «no son compatibles con las normas y estándares internacionales de derechos humanos, incluidos los derechos de las mujeres con diferencias de desarrollo sexual» y expresaba preocupación por «la ausencia de evidencia legítima y justificable de las leyes». El Consejo de Derechos Humanos también encontró que «no hay una relación clara de proporcionalidad entre el objetivo de las regulaciones y las medidas propuestas y su impacto».

En octubre de 2018, expertos de las Naciones Unidas sobre salud, tortura y derechos de las mujeres escribieron a la IAAF sobre los reglamentos:

«Estas leyes refuerzan los estereotipos negativos y el estigma de que las mujeres en la categoría objetivo no son mujeres, y que deben ser «reparadas» mediante un tratamiento médicamente innecesario con impactos negativos en la salud, o competir con los hombres, o competir en «cualquier intersexualidad aplicable o similar» clasificación ‘, que puede poner en tela de juicio su propia definición de sí mismo».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre