El Santander logró, por un euro, convertirse en la entidad privada más grande de Portugal, y el segundo banco del país vecino tras el estatal Caixa Geral de Depósitos, tras la integración de todos los negocios de Popular en Santander Totta. Esto fue posible gracias a que Emilio Saracho no vendió la filial portuguesa tal y como estaba previsto en el Plan de Capital aprobado en el Consejo de Administración horas antes de que el propio Saracho dinamitara al Popular con su discurso en la Junta General de Accionistas celebrada el 10 de abril de 2017.

Popular estaba presente en Portugal desde la compra del Banco Nacional de Crédito Inmobiliario (BNC) en el año 2003. El negocio portugués comprendía una entidad financiera (Banco Popular Portugal), una gestora de activos, una compañía de Seguros de Vida, una compañía de Seguros Generales y una gestora de inmuebles, así como la participación en una compañía de gestión y servicing de inmuebles.

La filial portuguesa del Popular disponía de 10.000 millones de activos, 6.000 millones en crédito y 4.700 millones de liquidez, lo que le situaba como el séptimo grupo bancario de Portugal en un mercado de concentración elevada, con una cuota en crédito del 2,9% (aunque en crédito a empresas la cuota es del 5,6%), y una cuota de depósitos del 2,5%.

El negocio principal suponía el 85% de los activos (8.259 millones de euros) y el 78% del consumo de capital (incluyendo a la compañía de seguros de vida que consumía el 9%). El negocio inmobiliario suponía el 15% de los activos, consumía el 22% del capital.

Cuando se aprobó el Plan de Capital había sobre la mesa una oferta de un tercero que había planteado la compra de 5.800 millones de euros de activos, es decir, un 60% del total. Dicha propuesta incluía también la compra de Eurovida Popular Seguros, y Popular Gestao de Activos. El perímetro bancario incluía: créditos sin grandes problemas de riesgo y no ligados a fondos específico, depósitos de la clientela y negocio fuera de balance. Asimismo, se transferirán fondos propios de forma que el perímetro tenga una ratio CET1 fully loaded del 11%.

De haberse aceptado esta oferta, se habrían liberado 57 puntos básicos de capital (359 millones). De manera adicional, la propuesta del tercero, que el Popular no menciona en el plan de capital, daba la posibilidad de liquidar negocio retenido y que tendría un impacto de otros 40 puntos básicos de capital (253 millones).

Sin embargo, Saracho tampoco aplicó esta medida aprobada por el Consejo de Administración y, al igual que ocurrió con la gran mayoría de lo incluido en el Plan de Capital, sirvió para beneficiar al Banco Santander una vez que logró comprar la sexta entidad financiera de España por un euro.

Viendo estas cifras, es normal que Saracho, el mismo día de la resolución, afirmara que «el Popular se incorpora a un banco que tiene un camino claro, que tiene un liderazgo muy claro también y que tiene identificado específicamente por qué el Popular […] El Banco Santander es una oportunidad para el Popular». A estas palabras añadió otras que son muy esclarecedoras: «Es evidente, simplemente por ver el esfuerzo de un banco del tamaño del Santander tiene que hacer para acometer el saneamiento de este banco, que los accionistas nunca realmente tuvieron una posibilidad de mantener su valor en el tiempo».

Si hubiese aplicado el Plan de Capital y el Proyecto Sunrise, por citar dos medidas de gran potencia e impacto en el negocio del Popular, no habría hecho falta que el Santander hiciera ese ímprobo esfuerzo de pagar un euro y el banco continuaría siendo propiedad de las 305.000 familias arruinadas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

9 Comentarios

  1. El SARACHO SIEMPRE HA TRABAJADO PARA EL BANCO SANTANDER Y PROVOCO LA RESOLICION DEL BANCO POPULAR PARA REGALARLO AL SANTANDER ESTAFANDO A MAS DE 305.000 FAMILIAS. A QUÉ ESPERA LA JUSTICIA EN ESTA ESPAÑA BANANERA CON UN REGIMEN DE DICTADURA ???
    Que quieren ya esconder los medios de comunicación cuando hay ya más de 10 millones de españoles que son conocedores de la MAYOR TRAMA FINANCIERA DE ESPAÑA.
    EL BANCO POPULAR DISPONIA EN 2016 DE UN PATRIMONIO NETO DE 11.088 MILLONES DE EUROS Y UNA GENERACIÓN RECURRENTE DE BENEFICIOS ANTES DE PROVISIONES DE APROXIMADAMENTE 1.150 MILLONES.
    ESPAÑA ESTA DIRIGIDA POR UNA DICTADURA.

  2. Este roubo e esta injustiça nunca terá fim. O banco Popular fartou -se de meter dinheiro no banco Banco Popular Portugal, para estes namoes o levarem grátis.

  3. Buenos días y gracias un día más.

    Estos individuos como el Saracho son dignos del mayor de todos los desprecios, por el Sufrimiento y la pérdida económica que le causan a una parte de la sociedad, debido a sus prácticas fraudulentas.
    Pero también todos aquellos que ante las injusticias se callan o incluso las defienden, de igual modo se hacen culpables.

  4. Salud para todos las personas de bien y los delincuentes con licencia para robarnos paguen por el daño que están causando a un millón y medio de ahorradores trabajadores que ayudaron a levantar este país desde mucho antes de esta mierda de constitución. Gracias Diario.

  5. Aunque entren en la cárcel, poco probable, tampoco devolverían el dinero. En los Eres y otros casos de corrupción sean de cualquier partido o índole, acaba todo sin devolver la totalidad de lo robado.
    Las condenas salen irrisorias y de risa, seguid votando a los partidos más corruptos o sus comparsas de compadreo.

  6. Nuestra unica y pequeña esperanza creo que esta en el tribunal europeo, en españa no hay nada que hacer, saracho culpable o no, no nos va a pagar….

  7. CASO BANCO POPULAR
    PwC contradice a los peritos del BdE y a Saracho en el caso Banco Popular
    El auditor del Popular y la representante legal de PwC han defendido la contabilidad del banco ante la Audiencia, incluidas las políticas de provisiones y las tasaciones
    Declaración clave en el caso Banco Popular. La firma que se encargó de auditar las cuentas del banco, PwC, y su responsable en esta tarea, Pedro Barrio, han testificado como imputados en la Audiencia Nacional, dentro del caso que investiga presuntos delitos contables de la entidad que se quedó Santander.
    Barrio ha negado cualquier tipo de irregularidad y ha defendido las cuentas a las que dio el visto bueno año a año, salvo algunos párrafos de énfasis en los estados financieros de 2016, los de la ampliación de capital de 2.500 millones. El socio de PwC ha aclarado que estos párrafos iban dirigidos a los inversores del Popular, sobre todo para que fueran conscientes de que la operación de junio de 2016 iba encaminada a cubrir pérdidas.

    El auditor ha hecho hincapié en que, al contrario de lo que señalaron los peritos judiciales —dos inspectores del Banco de España—, Popular sí atendió el requerimiento del regulador en 2014, para que se ajustaran determinadas provisiones. Al contrario, los peritos creen que el banco obvió esta recomendación hasta 2016.
    PwC y Barrio también han llevado la contraria a Emilio Saracho, presidente del banco sucesor de Ángel Ron, que en su declaración como investigado dio a entender que la política de tasaciones era irregular. El auditor ha defendido que el 90% de las valoraciones inmobiliarias se llevaban a cabo con tasadoras homologadas por el Banco de España, y el 10% restante se revisaban con firmas internacionales y de prestigio. Además, considera que la venta de inmuebles de 2014 y 2015 se hizo a precios similares a los de las tasaciones, por los que eran correctas.
    Reexpresión de cuentas
    El socio de PwC también ha justificado que no tuvo alternativa en abril de 2017, cuando Popular le comunicó que estaba revisando algunos aspectos de las cuentas del año anterior ya auditadas, por lo que avisó a Banco de España, BCE y CNMV según marca que se haga el ICAC. Aun así, creen que el banco no explicó bien la reexpresión en el hecho relevante publicado en la CNMV, ya que sumaba partidas que no debían juntarse.
    La Fiscalía ha incidido en la supuesta contabilidad irregular a través de Thesan Capital. El ha aclarado que Thesan era una sociedad externa que él no tenía que revisar, y que sí examinó diversos acreditados vinculados a esta sociedad que tenían provisiones suficientes.
    Fuentes próximas a la declaración señalan que el interrogatorio a Barrio ha sido muy técnico, mientras que el de PwC, al que ha hecho frente su socia Gemma Moral, ha sido más rápido y ha girado en torno a aspectos de cumplimiento normativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 2 =