Un nuevo frente judicial se le abre al Banco Santander por el Caso Popular. En este caso se trata de una querella interpuesta por varios afectados, representados por el bufete Fieldfisher Jausas, para que la Justicia inicie las investigaciones que correspondan sobre las presuntas filtraciones de información que permitieron al Santander conocer la situación del Popular y que iba hacia la resolución. La querella, en principio, iba dirigida contra el Banco Popular pero el Santander absorbe esa responsabilidad tras la pérdida de personalidad jurídica de la sexta entidad por la fusión por absorción.

Fue el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid y se incoaron Diligencias Previas. Sin embargo, el juez solicitó a la Fiscalía un pronunciamiento sobre competencia territorial. El fiscal solicitó el sobreseimiento porque «no se identificaba quien era el autor de las filtraciones y la querella se basaba en meras sospechas», afirma el bufete en un comunicado de prensa. Esta posición de la Fiscalía tuvo como consecuencia la inadmisión de la querella, sobre la que ahora deberá pronunciarse la sección 15 de la Audiencia Provincial de Madrid.

Jordi Ruiz de Villa, socio de Fieldfisher Jausas, afirma que «la importancia de esta querella criminal es que puede abrir un nuevo frente de responsabilidad en el caso Banco Popular, ya que todo apunta a que el Banco Santander se prevaleció de información ilícita para no concurrir al proceso privado de venta del banco y confeccionar una oferta en el proceso de resolución antes incluso de que el proceso de resolución empezara. Incomprensiblemente los tribunales se niegan a investigar unos hechos flagrantes que han perjudicado» a 1,5 millones de personas.

En concreto, la querella denuncia que el Santander tuvo acceso a información privilegiada, en general, y a la intención de Saracho de llevar al Popular a la resolución, hecho que fue publicado por Diario16 en referencia a que en el mes de marzo de 2017 el entonces presidente de la entidad ya mencionó la resolución como parte de su estrategia ante los inspectores del BCE.

Según la querella, justo al inicio del proceso privado de venta del Popular liderado por JP Morgan (el banco del que Saracho fue vicepresidente) y Lazard (banco de inversión presidido por Jaime Castellanos, amigo y familiar de Ana Patricia Botín), « el comité ejecutivo del Banco Santander aprobó en fecha 3 de mayo una valoración de del Banco Popular en 0,60€/acción (equivalente a 2.600M€), con una horquilla entre 0,40€/acción (equivalente a 1.600M€) en el peor escenario y 0,80€/acción (equivalente a 3.600M€) en el mejor escenario.

» Al cabo de 5 días (8 de Mayo de 2017), sin que hubiera ninguna noticia pública ni cambio en la cotización o situación de liquidez que pusiera en tela de juicio el valor del Banco Popular, el comité ejecutivo del Banco Santander decidió dejar de plantearse comprar a un precio de 0,60€/acción, y se planteó comprar a 0.-€ acción, lo cual solo era posible si se daba el supuesto de “una emergencia en la que el supervisor tenga que orquestar lo pasos legales necesarios para que el Banco Santander pueda adquirir el Banco Popular a un precio simbólico”», se afirma en la nota de prensa remitida por Fieldfisher Jausas.

Según se argumenta en la querella criminal, es en esta presentación del 8 de mayo donde se deduce que pudo haber filtraciones al Santander sobre la decisión del Popular de solicitar la resolución. «El 14 y 15 de mayo de 2017 (cuando todavía estaba abierto el plazo para presentar ofertas por parte de otros bancos y el Banco Popular seguía cotizando a 0,70€/acción) el Banco Santander se planteó comprar el Banco Popular en 0.-€ la acción con una quita explicita adicional de la deuda subordinada AT1 de 1.250M€ (lo cual sólo es posible en el marco de una resolución bancaria, sobre la que no existían precedentes). El 16 de mayo de 2017, el Banco Santander comunicó al Banco Popular que no estaba en disposición de realizar una oferta atractiva para los accionistas, dada la cotización en Bolsa de las acciones situada alrededor de 0.70 euros la acción, pese a lo cual tenía un enorme interés estratégico en el mismo», afirman desde Fieldfisher Jausas.

Por otro lado, en la querella se presentan las pruebas de que antes del 21 de mayo el Santander ya estaba negociando con BlackStone y LoneStar para la venta de los activos inmobiliarios del Popular, acuerdo que se llevó a efecto en agosto de 2017, sólo minutos después de que la Comisión Europea diera su autorización definitiva a la operación. Este hecho sólo «sería razonable si Banco Santander fuera conocedor de la estrategia del Banco Popular de solicitar una resolución, y que el Banco Santander sería adjudicataria en dicho proceso de venta del negocio en el marco de la resolución de la entidad».

Además, como hemos publicado en Diario16, existen pruebas fehacientes de que el 22 de mayo de 2017, el Consejo de Administración de Banco Santander otorgó formalmente poderes a la Comisión Ejecutiva para que realizara una oferta de adquisición del Banco Popular a un precio de 0-200M€ con una quita explícita previa de 2.030M€ de instrumentos AT1 y AT2 (instrumentos de capital emitidos por la entidad de niveles 1 y 2), en el marco de un procedimiento de resolución.

Este acuerdo del Consejo de Administración sólo sería posible si el Santander, a diferencia del resto de las entidades que participan en el proceso privado de venta, conocía que la JUR iba a iniciar un proceso de resolución mediante el instrumento de venta de la totalidad del negocio. En esa fecha, la opción de la resolución no era previsible ni predecible.

Apúntate a nuestra newsletter

12 Comentarios

  1. Clarooo lo que ya he dicho antes, las pruebas son contundentes, pero y los jueces???? Miran para otro lado porque es el santander??? ESA ES LA GRAN PREGUNTA QUE SE TIENE QUE HACER LA JUSTICIA

  2. No se quién cojones tiene la culpa, llevamos más de 2años sufriendo este robo, pienso que ya está bien de marear la perdiz, que la justicia se ponga las pilas,a este paso con tanta gente que se a reido de nosotros, nos da igual quien nos pague pero que nos paguen que ya es hora

  3. gracias por la información presentada los indicios son abrumadores todo dios sabe que esto a sido un robo como la copa de un pino porque no quiere la justicia obrar en consecuencia ……. porque el ladrón es el banco santander y la defraudadora de la lista falchiani con la inestimable ayuda del algarrobo de segundos ministro de economía del gobierno del PP corrupto con tantos indicios esto ya tendría que estar resuelto

  4. El Banco Santander es el poder más importante de España su palabra es LEY EL RESTO NO PINTA NADA. Esto se va a ARCHIVAR O A CERRAR EN FALSO. Estamos en una DICTADURA en la sombra.1,5 millones españoles estafados no son nada. Entiendo que Cataluña se quiera independizar de este régimen dictatorial en la sombra. Se trata de una poder que tiene manipulados a todos los medios de comunicación. El PSOE está haciendo el paripe con la exhumación de Franco mientras mientras defienda a los ESTAFADORES DE LA TRAMA FINAMCIERA A MAS DE 305.000 FAMILIAS. EL PP PERPETRÓ LA TRAMA Y EL PSOE LO ESTÁ TAPANDO.

  5. Que el jueves aprovechen el agujero que queda en el valle y que metan al santander, dictador actual de españa y que no lo saquen hasta dentro de cuatrocientos años.

  6. La mafia judicial no va a permitir que el SATANder sea imputado por esto, van a cerrar el caso lo antes posible, como ya intentó la fiscalía, dirán que es difuso, que no hay pruebas o cualquier barrabasada, luego se irán a comer y a impartir cobrando los cursos organizados por la defraudadora de la lista Falciani. La justicia es para los llanitos, no para SATANder y sus botines.

  7. Este gobierno se entretiene con la exhumación y se olvida de los vivos que hemos sido estafados. Llegan las elecciones y solo se preocupan de financiarse con nuestro dinero robado.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre