Aunque parezca inapropiado o desafortunado, es verdad que el genio colombiano describe los últimos tiempos del Libertador como un hombre sólo, abrumado por la situación que él había gestado y deseoso de exiliarse en Europa, algo que recuerda a la actuación de José María Arias Mosquera: solo, destruido por el monstruo que ayudó a generar, dando palos de ciego hasta aporrearse su cabeza con su propia maza.

Justo después del artículo que firmé el pasado 13 de noviembre, en el que se aludía a las relaciones de la Fundación Barrié con el Banco Santander, aparecía este artículo de nuestros colegas de La Voz de Galicia, fechado el 14 de noviembre, sobre la reforma integral que el Santander realizará sobre la antiguas sede del Banco Pastor.

Hete aquí el laberinto de don Arias:

Tras su «magnífica gestión» para desalojar al presidente Ángel Ron, Arias termina entre los consejeros que entregan el Banco a la JUR, dirigidos por Saracho, acaba en «el elegido grupo» de los consejeros a los que las autoridades les intervinieron un banco, por un problema de liquidez generado por noticias en su mayor parte falsas, que salieron de dentro de la entidad. Arias acabó arruinado a consecuencia de su propia estrategia.

Como hemos sabido, el Santander fue y es el beneficiario final de la operación que, entre otros, dejo sin nada a la Fundación Barrié, presidida por Arias, y que, según las cuentas auditadas por la Fundación depende del Banco Santander… De los 7,3 millones de ingresos anuales que tuvo la Fundación en 2018, 6 millones proceden de arrendamientos al Grupo Santander (Nota 16 de las Cuentas Anuales).

Dos puntualizaciones sobre esos ingresos: en 2009, la Fundación compró al Banco Pastor sus sedes principales en La Coruña —sobre la que versa el oportuno artículo de nuestros colegas— y Vigo. A cambio, el Pastor pagaría unas elevadas rentas a la Fundación. Deloitte, auditor del Pastor en aquel momento, certificó la bondad de la operación, que el Popular se la tuvo que tragar cuando compró la entidad gallega en 2012.

Por una rocambolesca carambola, el principal beneficiario de la expoliación del Popular mantiene a la Fundación del Conde que, con ese nivel de ingresos, tuvo unos gastos de personal de 750.000 euros en 2018 y más de 1,2 millones en 2017.

Arias se encuentra en un complejo laberinto, que afecta no sólo a su reclamación por la confiscación del Popular —en el que la Fundación Barrié que él preside mantenía más de un 2%—, sino a su papel de ex Presidente del Pastor y de la Fundación que presidía su tía.

Además, Arias se fijó una prejubilación de 1.000.000 de euros anuales sólo unos meses antes de que el Pastor fuese vendido por él mismo al Popular, y también una pensión vitalicia para el que era su Consejero Delegado, Jorge Gost Gijón. PriceWaterhouseCoopers certificó que los acuerdos eran conformes, dado que era su nuevo auditor.

Curiosamente Arias, que se fijó esa prejubilación en un banco que pasaba por serios problemas y, que según todas las fuentes financieras consultadas, no hubiese sobrevivido a los llamados Decretos Guindos de 2012, cargó en su declaración en la Audiencia Nacional contra la prejubilación del ex Consejero Delegado Francisco Gómez, contemplada en los Estatutos del Banco desde 1979, en condiciones menos onerosas que las suyas y en un Banco que era seis veces más grande que el suyo. Esta ley del embudo que practica el Sr. Arias debe ser la que le permite decir una cosa y su contraria, siempre que se beneficie de ambas, según su parecer.

Cerremos la descripción del laberinto en el que el eléctrico o electrocutado Conde está enmarañado. Esteban Cano, el 28 de diciembre pasado, escribía un artículo que, como tantos, resulta ahora esclarecedor y que se ha ratificado en todos sus términos y del que recomendamos su lectura a los que investigan esta operación diabólica.

A la luz de lo que conocemos sobre sus actividades en Latinoamérica, su asombro y lamento por la llamada operación Thesan, cuya regularidad hemos descrito en estas páginas, y de la que disponía de la misma información que el resto de los miembros de la Comisión de Auditoría o de la Comisión Delegada del Consejo —aunque dijo enterarse por la presa—, choca con el juicio positivo que le mereció la operativa del Banco Pastor en sus oficinas de representación y que dio lugar a la apertura de una pieza separada llamada Cantón en la investigación que se seguía sobre la trama Gürtel.

¡Ah! No vaya a ser que como la pieza separada Cantón está conectada con la investigación sobre la trama Gürtel, poderosos amigos del Conde traten de protegerlo. Parece imposible que el modelo de amistad Dictador-Conde de Fenosa tenga ahora continuidad con conexiones no confesables con los poderes que traten de proteger a don Arias.

Nota:

El autor desea manifestar su profunda gratitud al finalizar esta serie de artículos, en los que se a puesto de manifiesto la infame actitud de un “noble aristócrata”, a la historiadora Lola Socor. Sin su inestimable documentación hubiese sido imposible poner a disposición de los lectores y lectoras de Diario16 la cálida inhumana de tan siniestro personaje protagonista de esta serie, dedicada al Sr. Arias ex Presidente del Banco Pastor , personaje “blanqueador de gestiones”, Duque de las teorías de CIPOLLA y referente de la epistemología de la mediocridad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. El Sr. Arias ex Presidente del Banco Pastor hundió el Banco Pastor que fue rescatado por el Banco Popular. En un pais democrático NO ES ESPAÑA QUE ESTAMOS EN UNA DICTADURA hubiese sido juzgado. Y ahora no contento con haber salido impune carga con mentiras contra la directiva cuando de sobra ya es conocido que el ROBO BANCO POPULAR HA SIDO LA MAYOR TRAMA FINANCIERA DE LA HISTORIA Y HA COINVERTIDO A ES PAIS EN BANANERO PEOR QUE VENEZUELA Y HA SIDO EL PP QUE ES UNMA MAFIA ORGANIZADA. EL PP COM MAFIA ORGANIZADA NI DUDA EN HACER LO QUE SEA PARA ENTRAR EN EL PODER INTENTANDO TAMAYAZOS…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + siete =