A las 9 de la mañana del día de hoy está prevista la comparecencia en calidad de testigo de Luis María Linde, ex gobernador del Banco de España, quien tiene mucho que decir y aportar a la instrucción que realiza el juez Calama Teixeira. Además de los puntos ya analizados en Diario16 en días pasados, Linde estará obligado a ratificar lo indicado por los peritos del supervisor en referencia al informe de Deloitte, cuyas conclusiones fueron tomadas como referencia para la resolución del Popular. No alinearse con lo indicado en el informe pericial del Banco de España sería un verdadero escándalo.

El informe de los peritos es contundente en referencia al de Deloitte: «Lo primero que cabe decir es que el propio informe incluye unas cautelas genéricas que le llevan a advertir que se trata de una valoración provisional y que en cuanto sea posible, de acuerdo con la normativa, se facilitará el informe definitivo. Así, según dice: el periodo habitual para elaborar este tipo de informes es de 6 semanas y se ha elaborado en 12 días; se ha incluido un colchón de pérdidas adicionales, tal como pide la normativa; no se ha dispuesto de información crítica; y, no se ha discutido suficientemente con los directivos», afirma el informe.

Sin embargo no fue el único representante del Banco de España que ha criticado el informe de Deloitte. Según Pedro Luis Sánchez, presidente de la Asociación de Inspectores del Banco de España, el desfase en la valoración del Popular era una «grosería técnica» y criticó los diferentes escenarios que se contemplaron antes de la resolución porque era «como no decir nada». En la comparecencia en la Comisión de Investigación Sánchez afirmó que si «el informe dice esto y si esta es la valoración que se hace de la entidad, técnicamente hablando es una grosería. No tiene ningún sentido». Por otro lado, el presidente de los inspectores dijo a los diputados que existen «debilidades» en la supervisión y los mecanismos de resolución europeos. «Si cualquier inspector dice que en una cartera de crédito ha encontrado un eventual deterioro de entre 200 y 300 millones, no vamos a quedar muy bien profesionalmente. Pero si digo que el eventual quebranto que he detectado variará en función del escenario entre 200 y 800, quizás es mejor que me dedique a otra cosa».

El informe pericial presentado a la Audiencia Nacional considera que es muy relevante el hecho de que sólo se tuvo en cuenta para realizar el informe de Deloitte el escenario de la venta del Popular «no otras alternativas que podrían resultar en una mayor valoración y que, en el caso de una entidad como el Banco Popular que presenta una elevada recurrencia de sus flujos de caja, no se hace una valoración basada en el descuento de dividendos».

Los peritos del Banco de España también ponen en duda en su informe el proceso de venta por un euro del Popular al Santander. Respecto al sistema de valoración que utilizó la entidad cántabra los peritos son muy claros cuando afirman que no se hizo ningún «análisis de la calidad de la cartera. Su análisis consiste principalmente en igualar los ratios de cobertura a los suyos y posteriormente calcular el importe de la ampliación de capital necesaria».

Sin embargo, y esto es muy importante, los peritos, en base a la información extraida de un informe del Santander, afirman que la revisión de la cartera inmobiliaria no fue minuciosa. En dicho informe de la entidad cántabra «se comparan los recortes en los activos con las ventas de cartera de activos realizadas en mercado o por el propio Santander haciendo ajustes al alza por comprarse todos los activos y no sólo activos seleccionados por el inversor».

Por tanto, según la valoración entregada al juez Calama Teixeira, el euro que pagó el Santander se basó en las pérdidas que se derivaban de la rápida venta a BlackStone de los activos inmobiliarios.

Finalmente, se pone en duda el propio sistema de venta elegido, dado que una subasta pública es el proceso menos apropiado para maximizar el precio de venta, más bien al contrario.

Todas estas conclusiones deberán ser ratificadas por Luis María Linde en la mañana de hoy. Cualquier otra versión provocaría un verdadero escándalo, puesto que sería la primera vez e la historia que un ex gobernador del Banco de España pusiera en duda el trabajo de sus peritos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre