El ex gobernador del Banco de España, Luis María Linde, comparecerá en la Audiencia Nacional el próximo día 11 de marzo y ahí tendrá que explicar, entre otras cosas, las razones por las que el Popular no dio más garantías a la hora de ampliar la línea de liquidez de emergencia (ELA) que hubiese evitado que Saracho declarase la inviabilidad y la resolución de la entidad.

En su comparecencia en el Congreso de los Diputados, Linde afirmó que la primera solicitud de liquidez del Banco Popular se produjo el día 5 de junio a primera hora de la mañana. Sin embargo, tal y como ha informado Diario16, el día 1 de junio se redactó un contrato entre el Banco de España y el Banco Popular en el que se garantizaba una línea de liquidez de 2.000 millones de euros. Linde dijo, además, que fue el Banco de España el que se dirigió al Popular para forzar a que se fuera preparando el marco jurídico para la solicitud de ELA “por si acaso…”. ¿Qué sabía el Banco de España para ese “por si acaso”? El día 1 de junio aún no se había producido ninguna fuga de depósitos, fuga que se produjo a partir del día 5 de junio. Ni siquiera se había convocado la reunión para iniciar el Proyecto Hipócrates.

En aquella comparecencia en el Congreso de los Diputados, Linde confirmó el motivo principal por el que no se dio más liquidez a la entidad: la falta de garantías, tal y como reconoció el subgobernador Alonso en el mes de junio de 2017: “Se atendieron dos peticiones de ELA del Banco Popular el 5 y el 6 de junio pidiendo garantías. El Banco de España no se negó a dar la ELA y dio todo lo que podía dar en función de las garantías aportadas por la entidad. No se dio más porque el Banco Popular no dio más garantías”. Con una valoración en cuentas de más de 11.000 millones y los activos inmobiliarios valorados en más de 60.000 millones, ¿por qué no se dio más? Evidentemente, porque, tal y como reconoció el señor Alonso, Emilio Saracho no presentó todas las garantías que tenía a su disposición.

Linde también confirmó en el Congreso que el Popular era solvente. Según el ex gobernador, a comienzos de 2017, el Popular era un banco que «cumplía las ratios de solvencia según el MUR pero se constató que la evolución de la liquidez estaba empeorando».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre