Reyes Calderón declara hoy ante el juez Calama. Podremos conocer su versión sobre su participación en la trama que arruinó a más de 305.000 familias al finalizar con la resolución del Banco Popular y el cese de los miembros del Consejo presidido por Emilio Saracho, entre ellos, la propia Reyes Calderón.

Las irregularidades de ese proceso son conocidas por todos los lectores, puesto que de ellas nos hemos hecho amplio eco en este medio.

El tema es muy serio, pues el daño producido, no solo para el Banco Popular, sino para el sistema financiero español, ha sido profundo y todavía quedan muchas cosas por responder.

Resultará de gran interés que la señora Calderón aclare, por ejemplo, cuáles fueron las circunstancias de que su firma aparezca plasmada en la “nonata acta de la Comisión de Nombramientos del 28 de noviembre”, una de cuyas varias versiones aparece firmada por la propia Reyes Calderón y Helena Revoredo, pero que la tercer miembro de la comisión –Ana Molins- se negó a firmar, al parecer, por no recoger dicha acta la realidad de lo sucedido.

Los comentarios de dicha acta, que refleja el informe de los peritos del Banco de España como hechos por Calderón no son acordes a la realidad reflejada en otros documentos, ya conocidos por nuestros lectores, pero lo más grave es que ponen de manifiesto una enorme frivolidad, ligereza y, sin duda, desconocimiento del funcionamiento de un banco comercial, que vive de la confianza de los clientes.

Si no bastase con las irregularidades que acompañaron al cambio de la presidencia del banco, con la marcha de Ron y la llegada del Saracho, resulta que sobre el único acta de la que hemos tenido conocimiento, de la sesión de la Comisión de Nombramientos del 28 de noviembre, que señala el informe de los peritos del Banco de España y en la que se reescribió la historia del Popular, pesa la sombra, de que no parece responder a la realidad de los hechos ocurridos.

La primera duda surge a la vista de la nota 330, que aparece al pie de la página 255 del informe de los Peritos del Banco de España, cuando sobre el Acta del 28 de diciembre dice: “Hemos utilizado esta acta al ser la que se encuentra firmada por Dña. Reyes Calderón y Dña. Helena Revoredo Delvecchio, en el mismo tono se pueden encontrar otras versiones de la misma. Entre las tres versiones existen diferencias de redacción”.

Aquí cabe hacer una primera pregunta a los peritos y a la Sra. Calderón: ¿cómo es posible que no exista un acta firmada por las tres consejeras miembros de la Comisión? ¿Qué valor tiene un acta que no firman todas las consejeras porque no se ponen de acuerdo sobre su contenido? ¿Por qué los peritos la aceptan como veraz?

Para no aburrir a los lectores y, siguiendo con el relato de la Señora Calderón, dice: “Segundo. – Implementación del Plan de Sucesión. Para centrar el debate, la Presidenta realiza una sucinta relación del contexto y los hechos, como efectuó en la Comisión fechada el 14 de noviembre. En resumen, según la normativa vigente, resulta ser competencia de la Comisión de Nombramientos coordinar el plan de Sucesión y es competencia del Consejero Coordinador la coordinación del Plan de Sucesión del presidente cuando éste tenga carácter ejecutivo, como es el caso.”

Empezamos mal, la Sra. Calderón, ex Decana de la Facultad de Económicas de la Universidad de Navarra, desconoce la diferencia entre coordinar y urdir, impulsar e incluso pasar por encima de la ley, en lo que debe ser un proceso de sucesión, tal y como le señalaron algunos de los consejeros, a los que, sin acogerse a precepto legal alguno, excluyó Calderón del debate de sucesión, aun teniendo aquellos reconocida en la ley, voz y voto para tal proceso, de transcendencia vital en cualquier entidad.

“En ese contexto, deben enmarcarse los hechos que expone a continuación: (…)”, dice y, después de obviar la conspiración, orquestada por Del Valle, Borja Prado y ella misma durante el mes de agosto de 2016, que cita, como una conversación de la que dice haber dado cuenta al Presidente y que, según fuentes jurídicas cercanas a la declaración Ángel Ron ha negado, Calderón entra en el inicio del proceso que ella misma presuntamente gestó, aludiendo a la caída de la acción y el ataque de cortos, pero olvida que era sobre el propio Del Valle donde estaban puestos los ojos de la sospecha por el ataque de cortos.

Calderón no incluye en su relato, los contactos que ella sostuvo, personalmente, con Del Valle en su visita a Madrid para inaugurar el Master en Banca y Regulación Financiera el 29 de septiembre de 2016 y en la cena de ese Máster, con la concurrencia de destacadas figuras del sector financiero, de la que hay constancia en los medios de comunicación e incluso en la página web de la Universidad de Navarra y en la que Del Valle dijo, ante todo el que quiso oír, que Reyes era de su equipo y que iban de cambiar completamente el Banco. No cabe duda que lo hicieron.

Un tema no menor y del que suponemos que la Sra. Calderón dará también cumplida explicación es, que en esas fechas, Del Valle ya había renunciado a su puesto en el Consejo, lo había hecho el día 28 de septiembre, en favor de su primo Jaime Ruiz Sacristán.

En el acta, la Sra. Calderón se olvida de este asunto, por lo que, cuando hace mención en adelante a Del Valle, se refiere a un accionista, no a un consejero y, por ello, nos surge otra pregunta: ¿desde cuándo un consejero coordinador de otros consejeros, como la señora Calderón, se dedica a coordinar el ataque de un accionista no consejero? Este tema es de enorme gravedad.

Continua el relato, “En esas fechas la acción comenzó a desplomarse y a sufrir el ataque de los cortos. A principios del mes de octubre, ya con la acción altamente atacada por los cortos, Del Valle le informó que había hablado con el Presidente para decirle que, según su opinión, basada en razones económicas, el banco necesitaba un cambio en el management. Como el Consejo no reaccionaba, pediría opinión sobre ello a los accionistas en una Junta General, convocatoria que tenía derecho a realizar por ostentar una participación superior al 3%. La Presidenta informa de que trató de reconducir la situación, dañina en su opinión para el Banco y sus accionistas, y lo mismo hizo el Presidente. Éste viajo a México donde se reunió con Del Valle y, tal como le informaron ambos en sendos correos, acordaron realizar cambios en el Consejo, pero no en la Presidencia. Dichos cambios supondrían la renovación parcial del Consejo con la salida de dos miembros (Roberto Higuera y Francisco Aparicio) y la entrada de dos nuevos miembros independientes. Del Valle le informó telefónicamente del modo en que se realizarían dichos cambios. Como esa forma no cumplía la normativa de gobierno corporativo, la Consejera Coordinadora hizo saber al Consejero, Presidente y al Secretario del Consejo que no daría su voto para ello en la Comisión de Nombramientos”.

O la Sra. Calderón falta a la verdad o le falla la memoria, pues no parece que Ángel Ron haya ofrecido nunca la salida de Francisco Aparicio del Consejo, precisamente y según dicen fuentes conocedoras de aquello, no concederle a Del Valle un segundo asiento en el consejo a cambio de la salida del Sr. Aparicio, fue lo que disparó el ataque de Del Valle contra Ron. Es más, a Calderón parece, según las mismas fuentes, que le pareció bien dar carta de naturaleza a la amenaza de Del Valle, que consiguió mover la voluntad de algunos dominicales –Allianz y Credit Mutuel-, que preferían cualquier cosa, antes que el escándalo con el que amenazaba Del Valle, pidiendo la convocatoria de una Junta General.

Y continúa el relato: “El Presidente convocó un Consejo extraordinario sobre gobierno corporativo con el ánimo de plantear dichos cambios el día 25 de octubre, pero, días antes de su celebración, Del Valle informó que revocaba su acuerdo verbal y que pedía, junto a otros, abiertamente un cambio en la Presidencia, y mantenía la petición de Junta General. Finalmente, dicho consejo se celebró sin adopción de ningún acuerdo.

Ante esta situación, la presidenta informa que consultó directamente a los accionistas dominicales, y que no pudo contactar con el representante de Sindicatura ya que no respondió a ninguna de sus llamadas ni a sus emails. Vicente Tardío, François Martín, Jaime Ruiz y José María Arias, estaban a favor de iniciar un proceso sucesorio, condicionado a la no celebración de una Junta General.

Sondeó telefónicamente la intención del consejero Oroviogoicoechea, que le expuso su opinión negativa a cambiar de presidente, y que le indicó que era el mismo sentir que los independientes que llevaban más tiempo en el Consejo. Sondeó también en varios almuerzos y otras conversaciones telefónicas el sentir de algunos independientes, unos abiertamente opuestos, y otros con dudas”.

A partir de ahí, Reyes Calderón trata de reconstruir un relato aparentemente  ̈”lógico” de lo que fue un despropósito mayúsculo, pues alude sistemáticamente a que el presidente se mostró colaborador, pero reacio a que se comunicase al resto de consejeros la existencia de ese proceso desordenado, hasta que hubiese un Plan bien trazado, que él consideraba que era fundamental. Pese a la evidencia de los hechos, Calderón omite en el acta algunas cuestiones fundamentales que hacen su relato poco o nada creíble, veamos:

¿Por qué Spencer Stuart, la firma buscada por ella y suponemos que por alguien más para sustituir a Ron, le envía a Calderón una carta el ocho de noviembre, respondiendo a su petición de búsqueda de un sustituto, sin que el Consejo hubiese iniciado un procedimiento, ni tuviese conocimiento alguno de tal cosa? Este asunto es de transcendental importancia y Calderón se lo ocultó absolutamente a los consejeros y al presidente, mientras continuaba haciendo gestiones con Del Valle, un ex consejero, según resulta de las declaraciones y los correos y documentos que se han publicado.

¿Por qué oculta las amenazas que narró Ron, que le hizo del Valle el 13 de noviembre y que se estaban produciendo, al constatarse bajadas de la acción por noticias falsas sobre la entidad y un inusual volumen de cortos sobre el banco, desconocido hasta el momento? ¿Cómo es posible, que el factor para animar la salida de Ron fuese la caída de la acción, y no se preocupase a Calderón de la falsedad de las noticias publicadas en prensa? ¿Por qué ocultó a los consejeros que el despacho contratado sin Autorización para asesorar el proceso de sucesión “Alemany Escalona y de Fuentes”, contaba entre sus filas al secretario del Consejo de El Confidencial? ¿Por qué oculta a los consejeros que el mismo 14 de noviembre le pidió a Ángel Ron que recibiese a Saracho, según este contó en la Audiencia Nacional?

¿Por qué oculta que Ron accedió a recibirlo, valoró al candidato haciendo mención a su desconocimiento de la banca comercial y a la existencia de un bono enorme que Saracho decía que tenía que comunicar?

¿Por qué ocultó que Ron, que según declaró, era ya conocedor del proceder de Del Valle con Banco Bital al que llevó al borde de la quiebra para negociar una solución para su salida de aquel gran banco mexicano, del que controlaba el 24% del capital y que estaba repitiendo el mismo esquema con el Popular, aceptó esa cita con Saracho y no lo descartó como candidato, con la finalidad de ganar tiempo y tratar de estabilizar la situación que entre Calderón y Del Valle estaban alimentado, según nos indican fuentes cercanas a la presidencia en aquel momento y podía conocer la Sra. Calderón? ¿Qué fue a hacer la Sra. Calderón a la casa de Saracho, nada más salir Ron de la cita con Saracho?

Por cierto, ¿reconocerá la Sra. Calderón haber declarado inviable un banco solvente como era el Popular con un valor patrimonial de más de 11.000 millones de euros y un plan de capital aprobado por el Consejo en el que ella estaba y que preveía desinversiones y otras operaciones que hubiesen generado capital por más de 3.000 millones de euros, que hacían innecesaria cualquier otra ampliación de capital o dirá como Arias, con quien comparte abogado, que Uría y Saracho les amenazaron con atenerse a las consecuencias, sino declaraban el banco inviable en media hora?

Mucho tendrá que responder Reyes Calderón, no sabemos si la imaginación de una avezada novelista será suficiente para responder coherentemente ante un juez, que parece dispuesto a que se sepa la verdad y a investigar con seriedad lo que puede ser el mayor expolio de la historia de la banca española.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

8 Comentarios

  1. Que va a opinar Reyes Calderón de la paralización de todo el Plan de negocio de 2016 que fue lo que condujo a la resolución.
    https://diario16.com/ron-culpa-a-saracho-de-la-caida-del-popular/
    Ron ha insistido en el hecho de que Saracho llego al Popular con la intencion de venderlo, puesto que como banquero de inversión no tenia experiencia en gestionar una entidad comercial. Un hecho que lo demuestra, según Ron, fue la paralización del Plan de Negocio de 2016.
    FUE LA PARALIZACIÓN DEL PLAN DE NEGOCIO LO QUE PROVOCÓ LA RESOLUCION NECESARIA PARA LLEVAR A CABO EL REGALO AL BANCO SANTANDER. LA PARALIZACIÓN NO SE ENTENDÍA NI DESDE EL BANCO DE ESPAÑA.

  2. Hola a todos…menuda pajara (mas bien buitre)….esta solo canta si se ve amenazada…como hera la lucha de clanes mafiosos dentro del banco.y nosotros en nuestra ignorancia pensado que estsbamos en manos honorables ( como el Pujol)….en fin….hemos sido estafados con una complicidad politica que asustam.un saludo a la gente de bien

  3. esta pájara tendría que estar en prisión sin fianza hasta que suelte la lengua y después una condena 20 años a la sombra para que no se le estropee el cutis ….. no sea que nos denuncie por maltrato a la mujer

  4. Otra más metida en el robo mayor de la historia de España,y los jueces que hacen ?también están comprados por el Santander? Y ala corona le importamos algo las más de 300000 familias que fuimos robadas por todos los estamentos del estado?

    • La corona; un Rey que da la mano, aunque sea por cortesía, a la tía más ladrona del Banco Popular y sus colaboradores, es digno de coger el medio de transporte más rápido y marcharse de nuestro País -quizá a Arabia Saudi-, como hizo el cobarde de su puñetero bisabuelo,marchándose a Roma, que fue un vividor putero a escondidas.
      Un Rey, que no defiende a las más de 305.000 Familias robadas, no es digno ni de salir a la calle, solo se sirve del Pueblo para vivir del momio y sudor de los Españoles de pie.
      Militar de cartón, un mandado de los políticos baratos.
      En fin……

  5. A lo mejor emplea su mala imaginacion de novelista de pacotilla para liar al juez, sra calderon menos opus y mas preocuparse de las 300.000 familias que ha llevado a la ruina

  6. La ZORRA se coló en el gallinero. Sin ánimo de ofender a las pobres ZORRAS, ni de llamar gallinas a los del consejo de administración de banco popular. Es una metáfora, nada más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + siete =