Foto: Flickr

Tal y como publicamos en exclusiva en el mes de noviembre de 2018, el día 5 de junio de 2.017, apenas veinticuatro horas antes de que Emilio Saracho declarase al Banco Popular como entidad inviable siguiendo las instrucciones recibidas de Uría y Menéndez, el Banco de España autorizó la concesión de una ELA (liquidez de emergencia) por un valor máximo de 9.500 millones de euros.

En un documento al que ha tenido acceso Diario16, además, se puede comprobar cómo esa concesión de la línea urgencia se hacía en base a la valoración positiva de la entidad tanto de la liquidez como de la solvencia, es decir, que el propio Banco de España determinó un día antes de que se declarara la inviabilidad que, precisamente, el Popular era líquido y solvente por lo que los argumentos dados para iniciar el procedimiento de resolución son falsos.

Este documento, junto con el informe interno del propio Banco de España en el que se afirmaba que el día 6 de junio el Popular disponía de, al menos, 600 millones de euros de liquidez, muestran cómo el Banco Popular fue resuelto y vendido por un euro sin ningún argumento que sostuviera esa decisión ya que era solvente, cumplía los mínimos regulatorios, disponía de liquidez y el Banco de España le hubiera dado más si no se hubiese producido la resolución que, por cierto, se había decidido cuatro días antes. La solvencia del Popular, además, ha sido reconocida tanto en el informe de los peritos del Banco de España como en las declaraciones en la Audiencia Nacional ante el juez Calama Teixeira.

Popular no accedió a la totalidad de la ELA porque no se resolvieron por parte de Saracho de pequeños problemas de forma como entregar los documentos originales que mostraban las garantías para la concesión de esos 9.500 millones en vez de copias, algo que reconoció unos días después el entonces subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, cuando afirmó que sospechaba que el banco tenía potencialmente más garantías de las que presentó antes de su resolución.

La línea de liquidez a la que optaba el Popular vencía el día 14 de junio, es decir, nueve días después de esta decisión de la Comisión Ejecutiva del Banco de España, tiempo suficiente como para haber iniciado los trámites para una ampliación de capital y para ejecutar la venta de activos no estratégicos como WiZink y TotalBank que hubieran supuesto una entrada de, al menos, 2.500 millones de euros.

Sin embargo, no fue así y el plan pergeñado el día 3 de junio entre el FROB, la JUR y Saracho se llevó a efecto de manera casi milimétrica para implementar la estrategia de rescate al Santander y provocando la ruina de más de 305.000 familias.

10 Comentarios

  1. Estos de Uría y Menéndez hay que darles de comer aparte, diseñar un plan para causar la ruina de mas de 1.000.000 personas es de una criminalidad extrema. Podrán alegar que como despacho se deben a sus clientes, pero todo tiene un límite y estos se han pasado muchos pueblos. Ojalá algún dia paguen por todas sus tramas.

  2. Estos rapiñeros de baratos no tienen nada, ganan muchísimo dinero con la descracia de otros. Lo triste es que contaron con la ayuda imprescindible del gobierno de España. Que por cierto era el partido popular, y ahora se están gastando dinero público para defender al estado en Europa.

  3. Ahora el FROB ladron con Ponce al mando estan contratando abogados para defenderse para no devolver lo robado a mas de 1500.000 españoles.Y encima lo hacen con dinero publico.Ponce otro coberde y ladron junto con Guindos Rajoy Sarracho,cnmv,bde,santander.una banda de terroristas financieros que robaron el Banco popular para regalarselo a la botina ,para pagar sus favores,y para eso el gobierno del pp de Rajoy y la complicidad de todos los partidos politicos y medios de comunicacion ( menos DIARIO 16 ) provocar que robaran a mas de 300.000 FAMILIAS españolas.Si hubiera justicia en este miserable pais,ya estarian todos estes entre rejas.

    • Y ahora escriben libros que nadie va a leer para blanquear la parte del pastizal que le pasó la tipa esta por el favor. Tiene cojones.

  4. Rapiña, en el sentido de ROBAR a los Propietarios del Banco Popular y el de algunos Ciudadanos de a pie.
    Baratos, que no tienen dignidad alguna.
    Son unos «pobres» desgraciados, estos abogaduchos, implicados con el cantabrón y encima tiene colocados a algunos familiares del banco que les da de comer.
    Bah, gentuza.
    Contaron con la ayuda del gobierno y demás partidos políticos, incluso con nuestro «amado» rey, de no se qué, que desampara a sus Ciudadanos; solo se dedica a recorrer el mundo con nuestros impuestos; este que nació con la panza llena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here