Tal y como publicamos en Diario16, Antonio Del Valle descubre en su demanda que, para entrar en esa ampliación de capital, había contactado con el inversor chileno Andrónico Luksic, quien había ejecutado su entrada en el Popular comprando 100 millones de euros en acciones del —aunque ya era conocedor que el trabajo de auditoría interna estaba pendiente.

Es obvio que el inversor chileno veía un negocio muy claro cuando invirtió 100 millones de euros que tenía en un banco que estaba en proceso de «investigar» cuánto capital hacia falta, pero que disponía de palancas internas para generar 3.400 millones de euros de capital en venta de activos no estratégicos -plusvalías ocultas y mejoras de capital por la venta incluidas. No obstante, los inversores mexicanos estaban interesados en invertir 1.300 millones de euros y la familia Luksic otros 300 millones.

El día 2 de junio de 2017, Antonio Del Valle menciona una reunión con Luksic y un banco de inversión al que denomina Media Bank. Tal banco no existe, salvo que se refiriese a Mediobanca, de Borja Prado —amigo de Luis de Guindos—, que decide retirarse de la operación el día 5 de junio, el mismo día que, según Del Valle, decidió venderse el Popular por un euro al Santander, cuando, en realidad y según los documentos publicados por Diario16, la resolución se inició el día 3 de junio con la puesta en marcha del Proyecto Hipócrates.

En su demanda de arbitraje contra el Estado Español de 23 de agosto de 2018, el accionista mexicano es aún más preciso: Deutsche Bank preparaba una operación de capital de 3.000 millones de euros y Del Valle, junto a sus socios y Andrónico Luksic, iban a cubrir al menos el 50% de la misma.

Poco a poco nos vamos acercando al momento en que todas las tretas, infidelidades y traiciones saldrán a la luz. Saracho tenía un plan y, claramente, todo lo que hizo hasta el día 5 de junio le venía bien a Antonio Del Valle: la acción seguía bajando y Saracho no ejecutaba el Plan de Negocio de 2016, por lo que reservaba plusvalías y operaciones de venta que irían a parar directamente al que se quedase con el Popular, ya fuera  a través de la ampliación de la que tanto habla Del Valle o en la venta que, finalmente, se produjo al Santander por un euro tras la resolución y ejecutada fuera de plazo.

¿Traicionó Saracho a Del Valle y a Luksic? Recuerden lo que dijo el presidente que llevó al Popular a la resolución el mismo día 7 de junio de 2017: «Por lo tanto, sencillamente hemos procedido a vender el banco mediante un mecanismo de   resolución a uno de los contendientes que más interés y más capacidades tiene para llevar el Banco Popular a nuevos horizontes». Palabra de Emilio Saracho Rodríguez de Torres, el mismo que dijo que «la Ley de Murphy acabó con el Popular».

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. Un verdadero HDLGP que ojalá la Ley de Murphy le devuelva todo el daño causado, multiplicado por el precio de la acción del día del atraco. Gracias D16

  2. Hola a todos ..señoría antes a los cuatreros se les colgaba de un árbol. ahora se les Premiá con una vicepresidencia en la banca europea .cómo cambia la historia. cuanto más corrupto se va volviendo un país más se estafa a sus conciudadanos haga el favor de repartir justicia que nos tiene muy quemados como ciudadanos.. un saludo a la gente de bien

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre