Denunciantes de corrupción ante la sede del Europarlamento en Madrid. Foto: José A. Gómez

Las presiones internas en UGT para que el sindicato retire su acusación contra Roberto Macías son cada vez más fuertes. Si la pasada semana varias asociaciones de denunciantes de corrupción hicieron una petición pública, al despacho del secretario general en la sede de Avenida de América, Pepe Álvarez, están llegando comunicaciones de afiliados, alguno de ellos histórico, en la que le reclaman que no se castigue a la persona que descubrió el presunto fraude que se estaba cometiendo con las subvenciones concedidas para los cursos de formación a parados, un fraude que podría superar los 100 millones de euros, según indicó Roberto Macías a Diario16 en una entrevista.

Este medio ha tenido acceso a una de esas cartas dirigidas a Pepe Álvarez, en la que un afiliado a la UGT desde 1981 le expone las razones por las que el sindicato debería retirar esa acusación por salud democrática. La organización sindical, por su parte, indicó en un comunicado que no podía retirar dicha acusación porque la Fiscalía tenía otra. Cosas veredes.

Este afiliado le realiza una serie de preguntas al secretario general de UGT. La primera de ellas busca encontrar las razones por las que el sindicato interpuso una querella contra Roberto Macías por revelación de secretos por alertar de un presunto caso de malversación de fondos públicos, y la razón por la cual el sindicato se mantiene como acusación particular en un caso de denuncia de corrupción. El afiliado es claro en este aspecto, si no hay motivos «¿por qué no desisten del procedimiento como acusación particular?», sobre todo porque, según indica la carta, la realidad demuestra que en la «investigación seguida se acredita la presente malversación de fondos públicos por parte de los investigados, como miembros del Comité de UGT-A, en colaboración con otros empresarios investigaos».

El afiliado, además, pregunta a Pepe Álvarez si resulta razonable que un sindicato «maltrate a un trabajador que está colaborando con la Justicia en el esclarecimiento de una malversación de fondos públicos […] ¿Qué intereses extraños pueden esconderse con esta querella?», afirma la carta.

En la misiva, el afiliado narra cómo coincidió con Manuel Villoria Mendieta en la presentación de su libro Combatir la corrupción en Cartagena. Villoria es, además de miembro de la Junta Directiva de Transparencia Internacional, secretario de la Comisión de Ética de UGT. En el turno de preguntas este afiliado cuestionó sobre si era ético que un sindicato como UGT persiguiera a un alertador de corrupción como Roberto Macías, si, desde su posición como miembro de Transparencia Internacional, no veía irresponsable la conducta de los líderes de UGT y, sobre todo, si al señor Villoria no le parecía una vergüenza la persecución de un alertador de corrupción.

El autor de libro Combatir la corrupción afirmó que no iba a entrar en el meollo del asunto porque estaba sub iudice pero que «UGT tiene un buen marrón y que no entiende cómo la Fiscalía presentara acusación contra Roberto Macías». ¿La Fiscalía? Más bien quien tiene la obligación moral de retirar la acusación es la propia UGT, sobre todo cuando el propio Pepe Álvarez afirmó en Asturias que había que «limpiar de corrupción las cloacas del Estado», que calificó como «espeluznantes» los casos de corrupción en el Canal de Isabel II, que afirmó que trabajaría «para que nadie dude del comportamiento honesto y transparente de UGT» o que dijera en una entrevista que «es una canallada meter a los sindicatos en el pozo de mierda de la corrupción».

Por otro lado, el propio afiliado recuerda a Pepe Álvarez que el despacho de la asociación AMAyT, que lleva la defensa de Roberto Macías, fue asaltado en las pasadas semanas y de ahí fueron sustraídos documentos clave para el juicio que se celebrará hoy y en el que hay prevista una concentración ante los juzgados.

Finalmente, el afiliado indica en su carta que notificará a los sindicatos europeos la actual situación de UGT-A respecto a Roberto Macías.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre