Han pasado 27 años y todavía no hay nada claro sobre el brutal asesinato de las tres jóvenes Toñi, Miriam y Desiré, que conmocionó a España.

El caso de Alcàsser vuelve a ocupar titulares: un juzgado de Alzira ha pedido que se tome declaración al capitán del barco que partió de Lisboa hacia Dublín, donde supuestamente había subido Antonio Anglés, del que nunca más se supo.

Fueron precisamente los pasajeros del barco quienes advirtieron que entre ellos se encontraba el presunto asesino más buscado de España. Supuestamente fue encerrado en un camarote, donde se cerraron ventanas y puertas a cal y canto. Supuestamente porque Anglés despareció de allí y nunca más supo de él. El capitán del barco, Kenneth Stevens dio una entrevista el pasado mes de enero de 2018 y explicó que solamente había una razón para tal desaparición: la ayuda de alguno de los marineros para que Anglés se escapase.

En el año 2009 se practicaron diligencias sobre el caso y todavía se puede seguir investigando, puesto que hasta 2029 no prescribiría.

Antonio Anglés fue declarado en rebeldía en 1993 y desde entonces se desconoce su paradero. A pesar de que ha habido distintas versiones, nadie sabe nada del supuesto asesino de las tres niñas de Alcasser.

Hasta el momento, el único que ha cumplido condena por el asesinato, rapto, violación de las niñas de Alcasser ha sido Miguel Ricart.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre