La derecha española y los ultras vieron una oportunidad cuando los foros mediáticos informaron de la existencia de un informe realizado en Australia por una institución no científica en el que se afirmaba que España era el país que peor estaba gestionando la crisis de Covid19. Sin embargo, este documento es contundente en la afirmación de que es Estados Unidos el país que peor respuesta ha dado a la pandemia.

El informe indica que la gestión de Donald Trump ha sido desastrosa y que podría ocasionar cientos de miles de muertes. El presidente norteamericano inicialmente declaró que el virus era una broma perpetuada por sus oponentes políticos y en cada paso de la negación se empeñó en jugar a la política partidista y reprender severamente a la prensa por hacer preguntas. Trump «se niega a asumir cualquier responsabilidad y sigue repitiendo que la pandemia no es «su culpa». La total falta de preparación y el desorden de los EE. UU. para una pandemia indican una falta de liderazgo terrible por parte de Trump, así como las limitaciones inherentes dentro de los EE. UU. al intentar implementar respuestas a nivel nacional», afirma el informe.

El documento pone como ejemplo la disolución en 2018 de una unidad del Consejo de Seguridad Nacional creada por Obama para centrarse en la preparación para una pandemia «es una falta de visión terrible por parte de la administración Trump. La pérdida de respiradores almacenados debido a que el gobierno federal dejó que los contratos de mantenimiento caduquen en 2018 es una decisión insensible por parte de la administración Trump que de lo contrario podría evitar la pérdida de vidas preciosas en tiempos de una pandemia como el actual COVID-19. El hecho de no almacenar suficiente equipo médico de protección en el arsenal nacional representa el fracaso de la administración Trump para proteger a los valiosos profesionales de la salud de Estados Unidos», se indica en el informe.

Por otro lado, el documento australiano afirma que el asombroso espectáculo de estados compitiendo contra otros estados por equipos, pagando sobreprecios respecto al valor de los respiradores antes de la crisis «muestra una terrible falta de habilidades de gestión por parte de la administración Trump. Además, su constante flip-flop público en sus actitudes y respuestas a la crisis ha confundido al pueblo».

Por otro lado, recuerdan el espectáculo de los viajeros llamados a confinarse y obligados a permanecer de pie durante horas en la densa muchedumbre del aeropuerto junto con personas infectadas demuestra, según el informe, una falta de previsión y cuidado hacia los estadounidenses.

«Diez semanas de insistir en que el coronavirus es una gripe inofensiva que desaparecería milagrosamente por sí sola, es un claro indicador de la falta de comprensión y el tren imprudente de Trump. La negativa de los gobernadores estatales republicanos a actuar con prontitud, como lo ilustra el fracaso de cerrar las playas de Florida y la costa del Golfo hasta finales de marzo, es una prueba más de la falta de liderazgo en los niveles más altos. Sin duda, estos gobernadores estatales comparten parte de la culpa, pero el dinero se detiene con el presidente, Donald Trump. Como presidente de los Estados Unidos, podría haber insistido en que se cerraran, pero no lo hizo. Los expertos señalan cada vez más la negligencia deliberada del presidente Trump como la causa principal de la intensidad de la pandemia, pero el analista legal de MSNBC Glenn Kirscher, lleva las cosas un paso más allá, argumentando polémicamente que Trump podría ser legalmente responsable de las muertes por coronavirus después de dejar el cargo», indica el informe.

El impacto del fracaso del liderazgo de Trump es evidente y claro para todos: los casos de COVID-19 confirmados en los EE. UU. superan los 800.000 y los muertos son más de 45.000. Sin embargo, el presidente de los Estados Unidos sigue afirmando que restringir el número de muertos a 200,000 se consideraría un éxito.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre