Casado y Abascal, máximos exponentes de las retrógradas derechas españolas.
Casado y Abascal, máximos exponentes de las retrógradas derechas españolas.

Tanto el Partido Popular como Vox tienen un concepto patrimonialista de España. Según su modo de ver, la patria y todo lo que contiene ese concepto, les pertenece. No en vano, sus antepasados ganaron la Guerra Civil y no aceptan que haya una mayoría de izquierdas en el Gobierno.

Por ello, no han dudado en utilizar el discurso franquista de los «enemigos de España» como elemento de ataque al Ejecutivo legítimo y que está en el poder porque la democracia es el régimen político en el que el pueblo decide quiénes serán sus dirigentes. Bueno, en España ocurre eso salvo en el caso de la Monarquía, que es uno de los legados vivos de la dictadura.

Tanto Pablo Casado como Santiago Abascal no han dudado en afirmar que el enemigo de la Constitución es el Gobierno. El líder de la ultraderecha española afirmó en un acto en Barcelona que «el mayor enemigo de la Constitución es el Gobierno socialista, apoyado en el comunismo totalitario», además de advertir que la Carta Magna está en peligro porque se encuentra en manos «de aquellos que precisamente tendrían que cumplirla y tendrían que defenderla». Por otro lado, Abascal volvió a negarle la legitimidad al Gobierno, lo que es un desprecio a los ciudadanos y ciudadanas que no votaron a la derecha o a los ultras, e insistió que el Ejecutivo de Sánchez es el peor de los últimos 80 años, es decir, que coloca por encima a los gobiernos de Franco.

Por otro lado, Pablo Casado afirmó que «los que se declaran enemigos de la Constitución están en la dirección del estado».

Esta vuelta a los discursos franquistas por parte del PP y Vox coincide con el llamamiento que la extrema derecha ha hecho para la defensa popular de la Constitución frente al enemigo social-comunista. El llamamiento lo ha hecho el portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros, al afirmar que la ciudadanía debe salir a la calle para defender la Constitución y la unidad de la patria. «No conocíamos en la historia de España nada parecido. La Constitución está en peligro y todos debemos defenderla […] nunca en la historia de España ha estado al frente un Gobierno que haya puesto en peligro los valores constitucionales de unidad, libertad, justicia y pluralismo político», ha afirmado el portavoz de la ultraderecha.

El testamento de Franco, el que fue leído entre lágrimas y pucheros por Carlos Arias Navarro en televisión, instaba a los españoles a no olvidar «que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta». Por otro lado, durante el franquismo se hizo una clara distinción entre los buenos y los malos españoles, además de negarse a «los enemigos de España» de su condición humana. Por otro lado, las referencias constantes por parte del PP y de Vox al «Gobierno social-comunista», recuerda demasiado a la exaltación que durante el franquismo se hacía de la Guerra: «El alzamiento nacional no fue un grito de guerra civil cualquiera. Tuvo, ante todo, el espíritu de cruzada en defensa de la civilización cristiana y occidental amenazada por la barbarie comunista».

En consecuencia, las declaraciones y los llamamientos que tanto el PP como Vox realizaron durante el Día de la Constitución para atacar al gobierno legítimo, fue una vuelta a la jerga franquista que, por otro lado, da mucho miedo.

2 Comentarios

  1. «Tanto el Partido Popular como Vox tienen un concepto patrimonialista de España. Según su modo de ver, la patria y todo lo que contiene ese concepto, les pertenece»

    ¿¿»No en vano, sus antepasados ganaron la Guerra Civil»??

    Un abuelo de Pablo Casado era rojo. El abuelo de la independentista Marta Rovira fue alcalde franquista, igual que el del conseller Pere Aragonés. El de Puigdemont desertó cuando los republicanos lo llamaron a filas y se pasó al bando nacional. Padre, abuelo y tatarabuelo de Lluis Llach tuvieron vinculación con el fascismo.

    Cientos de miles de españoles tuvieron abuelos en ambos bandos y otros cintos miles tienen hoy ideologías opuestas a las de sus abuelos.

    El fascismo que defendieron algunos mostró su verdadera cara pero lo mismo le pasó al «fascismo rojo» o comunismo.

    Si todos los ensayos políticos del señor José Antonio Gómez muestran la misma finura a la hora de analizar la realidad vamos apañados.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre