El interés de Pablo Casado, presidente del PP, por volver al bipartidismo es la última opción que le queda a Pedro Sánchez para ser presidente, sacar adelante la legislatura y no convocar elecciones.

Fuentes bien informadas aseguran a diario16.com que “Casado ni se cree la suerte que está teniendo cuando todo parecía perdido”, explican. A su juicio, “ir a elecciones no es tan malo para el PP, porque puede que caiga Pedro Sánchez, pero los que están muertos políticamente son Pablo Iglesias y Albert Rivera.

PP y PSOE celebran que la ciudadanía achaque la falta de acuerdos a los nuevos partidos —Unidas Podemos, Ciudadanos y Vox— a las que, a su juicio, se responsabiliza «en mayor medida» del bloqueo. Consideran que esta percepción beneficiará, a medio plazo, al bipartidismo, ya que ante un escenario de pactos «tan complejo», la sociedad civil «se decantará» por los partidos de siempre .

En el PP podrían estar valorando a puerta cerrada abstenerse para que una legislatura en minoría acabe desgastando a Pedro Sánchez y tenga que convocar elecciones en cuanto no consiga los apoyos suficientes para sacar adelante los presupuestos.

Esto facilitaría la carrera de Casado a La Moncloa. Algo impensable hace apenas dos meses.

Vuelta a los orígenes

Para Pablo Casado «la vuelta a los orígenes», como defienden desde Génova, supondría la solución a la crisis que actualmente vive el PP. El líder de los conservadores ha perdido 72 diputados respecto a las elecciones de 2016 — ha pasado de 123 escaños a 66— por el surgimiento de dos formaciones que han acabado con la hegemonía que tantos años ha ostentado en solitario el Partido Popular a la derecha del tablero político.

El objetivo prioritario de Pablo Casado, por lo tanto, es bloquear tanto a Ciudadanos como a Vox. Una idea que no ha dejado de repetir; en su primer encuentro con Pedro Sánchez en La Moncloa, aseguró: «Hay dos partidos que han participado de la historia democrática, el PP y el PSOE, siempre he defendido el bipatidismo”.

A juicio del líder del PP, la inestabilidad que supone un sistema de multipartidos da como resultado la «imposibilidad de hacer reformas”.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Sánchez no quiere evitar elecciones, ni pactar con la izquierda. Quiere, igual que Casado, volver al bipartidismo. Ahí está la clave.
    Los que han sido poco listos en esto han sido Podemos y Cs

  2. Bueno, yo creo que el PSOE y UP están condenados a ponerse de acuerdo. Y no creo que Sánchez aceptara nunca liderar un gobierno que dependiera de Casado y/o Rivera, eso sería lo más triste que cualquier persona de izquierdas pudiera imaginar. Sería mil veces preferible ir a elecciones.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre