Pablo Casado ya no sabe qué hacer para demostrar su deslealtad al Gobierno y la ciudadanía española. El último paso lo ha dado al trasladar a los presidentes autonómicos de su partido una estrategia común para presionar al Ejecutivo y reclamar más recursos económicos para la lucha contra el coronavirus. Debe ser que 200.000 millones de euros iniciales no son suficientes para el líder del PP o que la estrategia real de los conservadores no es otra que intentar aprovechar la crisis del COVID-19 para derribar al Gobierno.

A través de su cuenta de Twitter, Pablo Casado ha explicado que ha acordado con los presidentes de las autonomías gobernadas por el PP la reclamación del IVA de 2017 que el Gobierno no devolvió el año pasado al no tener presupuestos. Ahora, aunque el Ejecutivo no está en funciones, aún no hay cuentas aprobadas sino que siguen vigentes las de Montoro.

Por otro lado, el PP también quiere que el Gobierno pague 1.000 millones de euros para formación del empleo en las comunidades autónomas y que sean los gobiernos autonómicos los que gestionen las ayudas europeas a los ERTE.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre