domingo, 20junio, 2021
23.4 C
Seville

Casado se niega a ir a la Moncloa y solo participará en la mesa de reconstrucción si se celebra en el Parlamento

El líder del PP impone condiciones previas para sentarse a negociar las medidas contra la epidemia y contra la peor recesión económica desde 1929

- Publicidad -

análisis

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...

Fin de la mascarilla: ¿decisión política o sanitaria?

A partir del próximo 26 de junio los españoles podremos caminar por la calle sin mascarilla. La decisión ha sido acogida con júbilo por...

Vox veta la comisión de investigación sobre los miles de muertos en las residencias de mayores durante la pandemia

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha avanzado este sábado que su formación no va a apoyar la Comisión...

Teorías de la conspiración: de la locura al genocidio

Con este libro, Alejandro M. Gallo demuestra que no es solamente un autor de novela negra, sino un pensador con un amplio conocimiento de...
- Publicidad-

Al final la reunión tuvo que ser por videoconferencia, no sabemos muy bien si para prevenir el contagio por coronavirus o porque Pedro Sánchez y Pablo Casado se detestan tanto que no pueden estar en la misma habitación sin que les salga sarpullido. El presidente del Gobierno insiste en sacar adelante sus nuevos Pactos de la Moncloa, una idea bienintencionada cuyo éxito se antoja más lejano que la vacuna contra el bicho. Ni la situación es la misma que en 1977 ni tenemos a los mismos estadistas de empaque de aquellos años.

Casado, por su parte, juega a la ambigüedad, al gato y al ratón, ahora quiero ahora no quiero. Un día se muestra proclive a la negociación; al siguiente se cierra en banda. Es lo que tiene estar todo el rato mirando de reojo cómo le van los sondeos al vecino Abascal. Al final uno no vive en paz y tranquilo y llega el insomnio. En cualquier caso, Casado no cree en los Pactos de la Moncloa, lo cual, tratándose de alguien que está apelando todo el rato al espíritu de la Transición no deja de sorprender.   

Lo que ha salido de este último contacto entre bambalinas es que el líder del Partido Popular estaría dispuesto a participar en algún tipo de gran acuerdo nacional para la reconstrucción del país siempre y cuando se cierre en el marco del Parlamento. Una comisión es lo que parece pedirle el cuerpo al presidente popular. También son ganas de ponerse tiquismiquis, legalista y exquisito en medio de la zozobra nacional. ¿Acaso van a notar la diferencia de escenario los millones de españoles hartos de estar confinados y temerosos del contagio? El país se encamina a la peor recesión desde el crack de 1929 y no parece probable que muchos ciudadanos estén preocupados por si el pacto va a celebrarse en Moncloa, en las Cortes Generales, en el Senado o en el mesón de la Carrera de San Jerónimo, que seguramente estará cerrado por epidemia, lo cual es una gran tragedia nacional. Este es un país de bares y un español puede vivir con un Parlamento clausurado pero no sin una barra donde apoyar el codo y una caña fría para ahogar los pesares de la maldición que le ha caído en desgracia con nuestra clase política.

Pese a las exigencias de Casado, Sánchez ha aceptado finalmente el formato parlamentario, de modo que la “mesa de reconstrucción” nacional sigue adelante. Podría decirse que ambos líderes han renunciado a algo. El presidente del Gobierno a reeditar aquellos viejos pactos suaristas con los que esperaba recuperar, un tanto ingenuamente, el espíritu de consenso y la concordia. Por su parte, el líder conservador acepta negociar, aunque en terreno neutral. Por ahí, por ese acuerdo de mínimos, como dicen los sesudos politólogos, la partida de ajedrez sigue viva. Qué menos que eso. No era lógico ni civilizado que Gobierno y oposición andaran a la gresca constante en medio del cementerio en el que se ha convertido España. Era como declarar una guerra dentro de otra, un incendio sobre otro. Y nuestra imagen como sociedad ante Europa y ante el mundo entero quedaba a la altura de una tribu neolítica.

El contacto entre ambos mandatarios ha sido un primer paso, pero no debemos engañarnos. Un acuerdo sobre el tapete donde se va a jugar no significa que haya póker. Las posiciones están muy encontradas y Casado es consciente del desgaste del Gobierno y de que el PP crece en las encuestas. Levantar un país no es razón suficiente para hundir un partido, tal como debe pensar el líder popular. Y mucho menos ahora que parece que Vox se desinfla en los sondeos de los periódicos de la caverna.

Lo que sale de la “Cumbre de la videoconferencia” es un simple calendario gregoriano: empezar a dialogar mañana mismo y tratar de lograr un acuerdo en dos o tres meses. De esa manera, el pacto nacional estaría listo en verano, pero nunca antes del mes de julio. En esa mesa se hablará de todo, desde las medidas para afrontar la crisis económica hasta cómo apuntalar la maltrecha Sanidad y plantear un frente común ante Bruselas, que es a fin de cuentas la que debe emitir los ansiados coronabonos y el billón de euros del plan Marshall. Todo parece indicar que en esa mesa estarán las demás formaciones políticas, a excepción de Vox y la CUP, que se han autoexcluido por pura arrogancia. Algunas fuentes periodísticas apuntan a que el PSOE podría tener hasta 7 diputados en la comisión; PP, 6; Vox (aún sigue invitado), 5; Unidas Podemos, 4; ERC, 3; JxaCat y PNV, 2.

Ahora toca formar los grupos de trabajo, mover el papeleo, los sempiternos borradores, los informes previos, la lenta y tediosa maquinaria de la política. Los tiempos del poder nunca coinciden con los del pueblo llano. De ahí que la pregunta del millón sea: ¿puede un país devastado por una epidemia esperar tres meses hasta que sus gobernantes se pongan de acuerdo? El hambre no entiende de políticas. Y la muerte sigue segando vidas.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. El enano acomplejado que se creía estadista por obedecer las ordenes de la familia Bush, el que envio a Irak al ejercito español para que muriesen, y murieron, por los negocios petroleros de los Bush; recordemos que vino aquí un miembro de esa nefasta «familia» para ofrecer la oportunidad de hacer grandes negocios, Y así fue, hoy es un oligarca financiero, y en su familia se trafica con armas, la familia de su yerno es y era una de las hienas de la guerra.
    Ahora, el incapaz, el licenciado por Havararavaca; al que tienen que regalar las titulaciones universitarias dada su incompetencia intelectual, se apoya en el enano acomplejado para aparentar que es un «lumbreras», cuando ambos son “caca de la vaca”. En fin, en manos de quien estamos los españoles: ladrones, acomplejados, estafadores, y demás ralea cortesana; y hay gente que les vota, ¡manda carallo!.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Una Marea Blanca multitudinaria recuerda a Ayuso que hay oposición en Madrid

Hay oposición en Madrid tras el 4 M, más allá de Mónica García, que en la pasada legislatura se quedó sola en su batalla...

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...

“Yo espero de la filosofía que sea el ruido que causa estragos”

El autor acaba de publicar Necrocatalanomicón (Autsaider editorial, 2021), un libro en clave de sátira y también como declaración de amor a Cataluña. En...

Fin de la mascarilla: ¿decisión política o sanitaria?

A partir del próximo 26 de junio los españoles podremos caminar por la calle sin mascarilla. La decisión ha sido acogida con júbilo por...
- Publicidad -

lo + leído

Una Marea Blanca multitudinaria recuerda a Ayuso que hay oposición en Madrid

Hay oposición en Madrid tras el 4 M, más allá de Mónica García, que en la pasada legislatura se quedó sola en su batalla...

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...

“Yo espero de la filosofía que sea el ruido que causa estragos”

El autor acaba de publicar Necrocatalanomicón (Autsaider editorial, 2021), un libro en clave de sátira y también como declaración de amor a Cataluña. En...

Fin de la mascarilla: ¿decisión política o sanitaria?

A partir del próximo 26 de junio los españoles podremos caminar por la calle sin mascarilla. La decisión ha sido acogida con júbilo por...