El presidente del PP, Pablo Casado, ha mostrado su apoyo “rotundo e inequívoco” al presidente de los populares de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, tras el corte de mangas que el viernes le dio la presidenta del Parlamento de esta comunidad al dimitir y alegar hasta cuestiones de conciencia por la falta de rumbo y proyecto al que se enfrenta la región si vuelve a gobernar este partido con un líder como Mañueco.

Mientras Silvia Clemente dejaba constancia, todavía en la sala de prensa del Parlamento, que Mañueco es «una persona que no tiene palabra, que no tiene capacidad y que carece completamente de liderazgo», el líder de los populares en España ha querido dar su respaldo al candidato de su partido en Castilla y León, a pesar de que Mañueco ni siquiera le apoyó a

Casado aspira, por tanto, a que el PP continúe al frente de la comunidad, a pesar de llevar ya el partido conservador gobernando la región el mismo tiempo que el PSOE en Andalucía.

Casado ha recordado que Mañueco fue elegido por los militantes, al tiempo que ha asegurado que será el próximo presidente de esta comunidad autónoma tras las elecciones del próximo 26 de mayo.

Lo que omite comentar el presidente del PP nacional es que el moderado y discreto Juan Vicente Herrera, actual presidente de Castilla y León, tenía preparado su relevo con una política de su cuerda y estilo: Rosa Valdeón. Hace ahora dos años que la entonces vicepresidenta de la comunidad se vio obligada a dimitir tras airear Alfonso Fernández-Mañueco y Fernando Martínez Maillo, en sus medios amigos de la región -a los pocos minutos de que ocurriera- que Valdeón no había superado un control de alcoholemia.

 

Camino Libre

Que Juan Vicente Herrera se quedara sin el relevo deseado, dejó el camino libre a Fernández Mañueco para la carrera por la presidencia del PP en Castilla y León, no sin artes, en una campaña de luces y sombras, ganara las primarias al actual alcalde de León, Antonio Silván.

“Mañueco es una persona que no tiene palabra, no tiene capacidad y que carece completamente de liderazgo”

Como el viernes declarara al anunciar su dimisión la presidenta del Parlamento en esta región, “El PP de Castilla y León carece de ambición, no tiene contenido y no hay iniciativas para que la Comunidad tenga un futuro mejor”.

Silvia Clemente también aseguró, con rotundidad, que “creí que Alfonso Fernández Mañueco podía dirigir al Partido Popular de Castilla y León y tener un buen proyecto, pero me equivoqué”.

La presidenta del Parlamento de Castilla y León manifestó también que “2n el proceso de renovación de Castilla y León, me pidió ayuda y se la di. Ahora sé que lo único que pretendía era que yo no me presentara a ese proceso de renovación”, ha declarado.

Clemente ha apuntado que se ha encontrado con el “bloqueo” de su propio partido, aunque se le había encomendado la elaboración del programa electoral para las elecciones autonómicas del 26-M. “Me apartaron de todas las reuniones y de todas las convocatorias. Me enteraba por los medios de comunicación”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre