«Los españoles merecen un gobierno que no les mienta». Así ha empezado Pablo Casado su intervención. «Necesitamos políticos que den la cara», ha dicho olvidándose de la gestión opaca que hizo su partido del Prestige, la Guerra de Irak, el 11M o la crisis económica.

Casado ha echado en cara al presidente palabras dichas durante los contagios de ébola que gestionó el gobierno de Mariano Rajoy. La manipulación del líder de la oposición ha llegado a pretender comparar lo ocurrido entonces, donde sólo hubo un contagio, con la pandemia del Covid19.

El líder del Partido Popular ha reclamado a Sánchez responsabilidad cuando desde que se inició la crisis sanitaria su partido no ha hecho otra cosa que poner palos en las ruedas para evitar una gestión exitosa.

«Así no», ha dicho y ha culpado a Sánchez de los muertos, de las faltas de material, olvidando que las políticas sanitarias del PP son las culpables de la falta de recursos y de la saturación de los centros hospitalarios.

Por otro lado, se ha referido a la gestión de otros países y a la oposición dura de otros países como Estados Unidos o Reino Unido. ¿Cómo se puede comparar la gestión de Trump o Johnson con lo que se está haciendo en España?

En otro orden, Casado ha llegado a afirmar que la deslealtad demostrada en estas semanas no es otra cosa que la de «ejercer nuestra función como oposición […] Por encima de la lealtad, siempre estará nuestra lealtad a los españoles», ha dicho.

Casado ha anunciado que votará a favor de la prórroga del estado de alarma, pero no ha dudado en lanzar una amenaza velada sobre que la ampliación de la situación actual no es infinita porque «la restricción de derechos no es ilimitada».

Según Casado, la crisis del Covid19 fue la crónica de «una pandemia anunciada», para referirse a cifras como que España es el segundo país del mundo en contagios, sin mencionar, por ejemplo, las políticas de Trump que han llevado a que la ciudad de Nueva York tenga las mismas cifras. Casado, en este momento, ha culpado de inacción ante las recomendaciones de diferentes, y ha aprovechado para echar en cara cosas que son la herencia recibida del Partido Popular.

Casado ha anunciado una serie de reclamaciones que hará tras la salida de la crisis del coronavirus. Es decir, ha amenazado con un recrudecimiento de la ofensiva contra el gobierno.

Por otro lado, el líder del PP ha calificado como fake news las cifras oficiales que demuestran que las políticas sanitarias del PP han debilitado la sanidad pública. Curioso que se hable de bulos quien se está aprovechando de la desafección generada por la desinformación de las redes de la extrema derecha.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre