La Sala de Admisión del “caso Master” compuesta por  Manuel Marchena (presidente de la Sala), Miguel Colmenero (ponente de la resolución), Francisco MonterdeAna Ferrer y Pablo Llarena, decidió archivar las actuaciones en la Sala 2ª del Tribunal Supremo por considerar en definitiva que no se había detectado el necesario concierto de voluntades entre Pablo Casado y los responsables del máster en Derecho Autonómico y Local de la Universidad Rey Juan Carlos.

De esta forma la Sala del Alto Tribunal se preparaba ante la posible imputación de la mujer de Pablo Llarena, Gema Espinosa Conde, en el “asunto de la hija de Marchena”, en el que se trataba el mismo tipo de soborno que el del “caso Master” de Pablo Casado.

Ahora, con la propuesta de Manuel Marchena para presidir el órgano de gobierno de los jueces, Pablo Casado intenta cerrar definitivamente el escabroso asunto de su máster blindándose ante futuras investigaciones, haciendo cómplice de su suerte al que pretende que sea el nuevo presidente del Tribunal Supremo, que de esta forma quedaría también protegido de las derivas penales que pudiera tomar el asunto de su hija.

La Comisión de Selección –cuya directora es la mujer de Pablo Llarena– este mes de julio pasado tomó la polémica decisión de crear una plaza de fiscales sin tener competencia para ello y con la finalidad exclusiva de favorecer a la hija del presidente de la Sala 2ª del Tribunal Supremo, Sofía Marchena, que perdió la oportunidad de acceder a la carrera judicial con su promoción al encontrarse enferma, apareciendo ambas mujeres de esta forma como protagonistas de lo que parece claramente que fue un soborno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 5 =